«Po­de­mos es­tá ob­se­sio­na­do con la des­truc­ción del PSOE»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

El por­ta­voz del PSOE en el Se­na­do ana­li­za la si­tua­ción de su partido y la irrup­ción de Po­de­mos en la es­ce­na po­lí­ti­ca. —Ex­plí­que­me lo de Gijón, la ciu­dad don­de fue al­cal­de: go­bier­na la de­re­cha, pe­ro la ma­yo­ría es de iz­quier­das. —Pues es una sin­gu­la­ri­dad ne­ga­ti­va que tra­jo la lle­ga­da de Po­de­mos, que es una for­ma­ción que sur­ge de la gran in­ci­den­cia que tu­vo la cri­sis eco­nó­mi­ca y de la sa­cu­di­da que su­frió la so­cial­de­mo­cra­cia. Po­de­mos ca­yó en una con­tra­dic­ción, su prác­ti­ca po­lí­ti­ca no es­tá pa­ra ser­vir a los ciu­da­da­nos y en Gijón se pu­so de re­lie­ve, al fa­ci­li­tar el go­bierno de la de­re­cha del Fo­ro As­tu­rias. —¿Por qué se lle­ga a ese pun­to? —Por­que Po­de­mos se ha ale­ja­do mu­cho de los in­tere­ses que di­ce re­pre­sen­tar. La trans­ver­sa­li­dad no la han de­mos­tra­do, y cuan­do tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de im­pul­sar un Go­bierno de pro­gre­so en Es­pa­ña, le ne­ga­ron esa po­si­bi­li­dad a Pe­dro Sán­chez. Su gran ob­je­ti­vo es el sor­pas­so, Po­de­mos es­tá ob­se­sio­na­do con la des­truc­ción del PSOE, y no les in­tere­sa cons­truir un país de pro­gre­so y be­ne­fi­ciar a las cla­ses so­cia­les más afec­ta­das. —Sue­na muy cru­do co­mo lo es­tá con­tan­do... —Pe­ro es que es así, quie­ren des­truir el PSOE pa­ra sus­ti­tuir­lo. —¿Se equi­vo­có el PSOE al fa­ci­li­tar con su abs­ten­ción que go­bier­ne Ra­joy? —No, creo que hi­zo lo que te­nía que ha­cer. El te­ma de la go­ber­na­bi­li­dad de Es­pa­ña no es ba­nal, se­ría una lo­cu­ra ir a unas ter­ce­ras elec­cio­nes cuan­do el país lle­va­ba un año pa­ra­li­za­do con un go­bierno en fun­cio­nes. Yo ha­ría au­to­crí­ti­ca al re­vés, por no ha­ber ac­tua­do an­tes, al ver que de los 90 dipu­tados pa­sa­mos a 85, por­que eso nos da­ría mar­gen pa­ra con­di­cio­nar nues­tra abs­ten­ción con al­go que me­jo­ra­ra la vi­da de las cla­ses más da­ña­das por las po­lí­ti­cas de la de­re­cha. —¿Qué de­be ha­cer el PSOE pa­ra re­cu­pe­rar su es­pa­cio po­lí­ti­co? —Es di­fí­cil, es un pro­ce­so y de­be­mos ini­ciar­lo. Hay que in­no­var. El PSOE tie­ne vo­ca­ción de go­bierno, así que tie­ne que re­for­mar su pro­yec­to, te­ner la sen­si­bi­li­dad de tra­ba­jar pa­ra la gen­te y no de ac­tuar den­tro una bur­bu­ja. Te­ne­mos que for­ta­le­cer la cohe­sión so­cial y te­rri­to­rial, ha­cer que el Es­ta­do del bie­nes­tar sea sos­te­ni­ble, abor­dar mo­de­los fis­ca­les que com­ba­tan la ilu­sión de mi­llo­nes de eu­ros a pa­raí­sos fis­ca­les y que lu­che con­tra el mo­de­lo de pre­ca­ri­za­ción que se le ofre­ce a la ju­ven­tud y que es­tá pro­vo­can­do cier­ta fa­ti­ga de­mo­crá­ti­ca. Los jó­ve­nes ne­ce­si­tan ver el fu­tu­ro con ilu­sión, ser in­ser­ta­dos en el mer­ca­do la­bo­ral que no rom­pa sus sue­ños. —Lo que di­cen al­gu­nos de aque­lla eta­pa no so­lo no es cier­to, sino que es re­cha­za­ble. Es fal­sear la his­to­ria pa­ra ha­blar de un su­pues­to pac­to de éli­tes, cuan­do en reali­dad hu­bo sa­cri­fi­cios enor­mes de una par­te de la so­cie­dad. Lo que ha­bía fun­da­men­tal­men­te eran an­he­los de li­ber­tad, de re­con­ci­lia­ción, de lle­gar de for­ma pa­cí­fi­ca a la de­mo­cra­cia y de po­ner en mar­cha uno de los pe­río­dos más bri­llan­tes de nues­tra his­to­ria, con lu­ces y som­bras, por­que siem­pre hay som­bras, pe­ro que no se de­be rein­ven­tar. —Pe­ro es in­ne­ga­ble que ya no re­pre­sen­ta lo mis­mo pa­ra to­dos. —Soy cons­cien­te, pe­ro no se de­be fal­sear la his­to­ria pa­ra los más jó­ve­nes. El otro día lo co­men­ta­ba Fer­nán­dez To­xo, que es­tu­vo en la cár­cel de A Co­ru­ña con­mi­go, en el ho­me­na­je a los abo­ga­dos de Ato­cha: «Aque­llos que di­cen que fue un pac­to de éli­tes no co­no­cen nues­tra his­to­ria».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.