La Ca­ta­lu­ña de Pan­cho Vi­lla

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RIVAS

Cuan­do hi­ce la mi­li, en la Edad Me­dia, los man­dos del Re­gi­mien­to Al­cá­zar de To­le­do 61 pre­su­mían de te­ner la tro­pa más ague­rri­da y ele­gan­te de la División Aco­ra­za­da. Y pa­ra lo­grar­lo, siem­pre a nues­tra cos­ta, pa­sa­ban re­vis­tas du­rí­si­mas, que, por una briz­na en la bo­ta o una pe­lu­si­lla al fi­nal de las pa­ti­llas, nos de­ja­ban sin el beso de la ami­ga enamo­ra­da. La re­pri­men­da co­lec­ti­va que de­vol­vía a los san­cio­na­dos a la cu­tre can­ti­na del cuar­tel era siem­pre la mis­ma: «¡Es­ta no es la tro­pa de Pan­cho Vi­lla!». Y aho­ra, cuan­do mi ju­ven­tud aza­ro­sa se vuel­ve nos­tal­gia, pon­go en pa­ra­le­lo la re­vo­lu­ción de Ca­ta­lu­ña con la tro­pa de Vi­lla, y, cuan­do es­cu­cho por la ra­dio las ha­za­ñas de Puig­de­mont y Jun­que­ras, mien­tras me du­cho, no re­sis­to la ten­ta­ción de arran­car­me con al­gún co­rri­do —La rie­le­ra, por ejem­plo— de tan abs­tru­sa re­vo­lu­ción: «Ten­go mi par de pis­to­las / con sus ca­chas de mar­fil / pa­ra dar­me de ba­la­zos / con los del fe­rro­ca­rril».

En un tren van los del re­fe­ren­do pac­ta­do o sin pac­tar, con­sul­ti­vo o de­ci­so­rio, imi­tan­do a Es­co­cia o tal vez a Eri­trea. ¡Vi­va la re­vo­lu­ción! En otro tren va el TSJC, con el Su­pre­mo a re­mol­que, con­de­nan­do sin con­de­nar, omi­tien­do co­lo­sa­les y con­ti­nua­das pre­va­ri­ca­cio­nes pa­ra cas­ti­gar co­bar­de­men­te di­mi­nu­tas desobe­dien­cias; fre­nan­do la ile­ga­li­dad con ba­rre­ras de pa­pel. ¡Vi­va la con­tra­rre­vo­lu­ción! En un tren de mer­can­cías va el PSC de Ice­ta, que con la bri­llan­te idea de re­cu­pe­rar el Es­ta­tut que el TC de­jo li­ge­ra­men­te em­ba­ra­za­do, pro­po­ne que el gran per­de­dor de es­ta re­vo­lu­ción de las ma­sas opu­len­tas con­tra el Es­ta­do la­drón sea pre­ci­sa­men­te el TC, que que­da­ría des­au­to­ri­za­do pa­ra se­guir tram­pean­do sus au­tos y sen­ten­cias, que da­ría la ra­zón a los que creen que la jus­ti­cia es­tá po­li­ti­za­da, y que con­ver­ti­ría en de­men­cia lo que ya es des­pro­pó­si­to.

En el tren que cru­za —¡por la mis­ma vía!— vie­ne el Go­bierno, con So­ra­ya de in­ter­ven­to­ra, que, sa­bien­do que el cho­que es inevi­ta­ble, ha de­ci­di­do no ti­rar del freno de emer­gen­cia —ar­tícu­lo 155— has­ta que la ca­tás­tro­fe se con­fir­me. Por­que lo que im­por­ta no es evi­tar el ac­ci­den­te y pa­rar la al­ga­ra­da ju­rí­di­co-po­lí­ti­ca, sino lle­nar­se de ra­zo­nes y vi­si­bi­li­zar la cul­pa del otro, pa­ra ex­pli­car­se con más fa­ci­li­dad en el fu­ne­ral por las víc­ti­mas. Y en trenes de cer­ca­nías cir­cu­lan tam­bién los man­gan­tes del Pa­lau y la Pú­ni­ca; la fa­mi­lia Pu­jol; los pre­su­pues­tos de la CUP; los dipu­tados in­su­bor­di­na­dos; los unio­nis­tas pro-re­fe­ren­do de Po­dem y Co­lau; el em­ba­ja­dor Ro­me­va y el obis­po exal­ta­do de Sol­so­na. To­dos, co­mo la rie­le­ra, con un «par de pis­to­las, con sus ca­chas de mar­fil». Por­que las re­vo­lu­cio­nes es­ti­lo Vi­lla —¡po­bre Ca­ta­lu­ña!— son así. Y, vis­tas des­de los paí­ses se­rios, re­zu­man un bo­chorno que tien­de al in­fi­ni­to. Pe­ro pa­re­ce que a la gen­te y los in­te­lec­tua­les del postureo les mo­lan can­ti­dad. Así que, co­mo di­ría Vi­lla, «¡a pe­liar!».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.