Quién di­jo mie­do, se­ño­ra May

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNE­GA

La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, com­pa­re­ció an­te el Par­la­men­to el día si­guien­te del aten­ta­do. Ha­bló y di­jo pa­la­bras muy bo­ni­tas: más o me­nos, las que di­cen to­dos los je­fes de Go­bierno cuan­do en su país se pro­du­ce un ac­to te­rro­ris­ta. Es co­mo si tu­vie­ran un mo­de­lo vá­li­do pa­ra to­dos, que se van pa­san­do por In­ter­net y al que so­lo le cam­bian el idio­ma: que­da­ría un po­co feo que a la se­ño­ra May se le es­ca­pa­ra un pá­rra­fo en fran­cés o en es­pa­ñol. Pe­ro, ex­clui­da la len­gua, sue­na exac­ta­men­te igual, con sus in­vo­ca­cio­nes a la uni­dad fren­te al te­rror, su pro­me­sa de que los ase­si­nos no van a triun­far ni van a de­rro­tar nues­tros prin­ci­pios y si el au­tor es un po­co gran­di­lo­cuen­te, ase­gu­ra tam­bién que los te­rro­ris­tas no ter­mi­na­rán con nues­tra ci­vi­li­za­ción.

No se lo cen­su­ro; es muy di­fí­cil de­cir al­go nue­vo. Tam­bién en mi ofi­cio un ar­tícu­lo so­bre un aten­ta­do se pa­re­ce mu­cho al an­te­rior. Lo que más me sor­pren­dió de la pri­me­ra mi­nis­tra fue ase­gu­rar que no te­nía mie­do, co­mo to­dos la he­mos po­di­do es­cu­char y leer. De­bió de ar­mar­se de va­lor esa no­che, por­que la tar­de an­te­rior, cuan­do se oía el rui­do de los dis­pa­ros, no dio pre­ci­sa­men­te esa im­pre­sión de va­len­tía: es­ca­pó del Par­la­men­to de West­mins­ter co­mo si la per­si­guie­ra el dia­blo o es­cu­cha­se vo­ces de ul­tra­tum­ba que in­ter­pre­tó co­mo ame­na­zas di­rec­tas a su ilus­trí­si­ma per­so­na.

La te­le­vi­sión nos ofre­ció ayer el do­cu­men­to: lady The­re­sa, ro­dea­da de un ejér­ci­to de guar­daes­pal­das —sie­te, de­cían los na­rra­do­res— po­nía pies en pol­vo­ro­sa, sin sa­ber muy bien a qué co­che su­bir pa­ra ca­mu­flar­se del te­mi­ble enemi­go in­vi­si­ble. No es que sea una co­bar­de, que a quien ha­ce el bre­xit no se le de­be acha­car co­bar­día. Tie­ne, sen­ci­lla­men­te, al­go tan hu­mano co­mo el mie­do. Y en cuan­to a la des­orien­ta­ción en el pár­king, tam­po­co es pa­ra cri­ti­car­la: las nor­mas de se­gu­ri­dad acon­se­jan a los gran­des per­so­na­jes pú­bli­cos que cam­bien de vehícu­lo, de iti­ne­ra­rio o de ma­trí­cu­la pa­ra que no les mo­les­ten los ase­si­nos. Otras nor­mas di­cen que el ca­pi­tán es el úl­ti­mo en aban­do­nar el bar­co, pe­ro se no­ta que la se­ño­ra May, aun­que vi­ve en una is­la, no tie­ne for­ma­ción ma­ri­ne­ra.

Y un de­ta­lle más: mien­tras ella bus­ca­ba una es­ca­pa­to­ria se­gu­ra, un dipu­tado tra­ta­ba de sal­var a uno de los aba­ti­dos ha­cién­do­le el bo­ca a bo­ca y ta­pán­do­le las he­ri­das con sus ma­nos. Ese dipu­tado fue tra­ta­do co­mo un hé­roe por la opinión pú­bli­ca. De la pri­me­ra mi­nis­tra, has­ta don­de yo sé, na­da se ha di­cho. Sim­ple­men­te que­da ese do­cu­men­to que al fi­nal vie­ne a con­fir­mar lo que siem­pre di­jo el pue­blo: que el mie­do es li­bre. O aque­llo otro que Gar­cía Már­quez pu­so en bo­ca de uno de sus per­so­na­jes: «Cuan­to más in­te­li­gen­te se es, más mie­do se tie­ne». The­re­sa May ha de­mos­tra­do te­ner una gran in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.