Cuan­do no se te­me a la muer­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Con mo­ti­vo del úl­ti­mo aten­ta­do per­pe­tra­do en Lon­dres, no po­de­mos me­nos que ho­rro­ri­zar­nos y ade­más así de­be de ser. No po­dre­mos nor­ma­li­zar nun­ca un ac­to tan cruel, tan des­ga­rra­do y a la vez tan ab­sur­do. Mu­chos te­ne­mos fo­tos en ese puen­te o en Pa­rís, o en Bru­se­las o en cual­quier otro lu­gar del mundo y si no he­mos si­do no­so­tros, las tie­nen nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos. Es más, en es­ta oca­sión le ha to­ca­do es­tar allí a una pai­sa­na de Be­tan­zos, cir­cuns­tan­cia es­ta que nos sen­si­bi­li­za más, si ca­be.

Es im­po­si­ble apli­car un ra­zo­na­mien­to cohe­ren­te a una ac­ción tan vil, tan ca­na­lla. Nos cues­ta con­ce­bir qué pue­de mo­ti­var a al­guien a ac­tuar así con­tra per­so­nas in­de­ter­mi­na­das, en­tre las que se en­cuen­tran hom­bres, mu­je­res y ni­ños, de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des, cre­dos o ideas po­lí­ti­cas y re­li­gio­sas. Su ob­je­ti­vo es ha­cer da­ño, da igual a quién, y cuán­to ma­yor sea, me­jor pa­ra sus in­tere­ses. Su dia­na so­mos to­dos, sin ex­cep­ción.

Y es bueno que nos ha­ga­mos esa re­fle­xión por­que ello sig­ni­fi­ca que no so­mos co­mo ellos, que no pen­sa­mos igual, que no te­ne­mos su es­truc­tu­ra men­tal, su fal­ta de for­ma­ción ni de sen­ti­mien­tos. Nos he­mos do­ta­do de un en­torno so­cial y de­mo­crá­ti­co, de li­ber­tad. Nues­tra ca­da vez más in­jus­ta­men­te cri­ti­ca­da Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la co­mien­za en su ar­tícu­lo pri­me­ro pro­cla­man­do a nues­tro país co­mo un Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de de­re­cho, que pro­pug­na co­mo va­lo­res su­pe­rio­res de su or­de­na­mien­to ju­rí­di­co la li­ber­tad, la jus­ti­cia, la igual­dad y el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co. Te­ne­mos una cul­tu­ra di­fe­ren­te, sa­be­mos que una vi­da hu­ma­na va­le mu­cho y que no po­de­mos dis­po­ner de ella en nin­gún ca­so, de ma­ne­ra alea­to­ria y me­nos ba­jo el pa­ra­guas de cual­quier re­li­gión o ideo­lo­gía.

His­tó­ri­ca­men­te se han he­cho atro­ci­da­des enar­bo­lan­do ban­de­ras e idea­rios, pe­ro ese es el ma­tiz, que he­mos evo­lu­cio­na­do, que he­mos apren­di­do de los erro­res, que esos dis­la­tes han ser­vi­do pa­ra en­ten­der que son bar­ba­ri­da­des que no apor­tan na­da cons­truc­ti­vo, que han cau­sa­do mu­cho do­lor y tris­te­za y, con el pa­so del tiem­po, has­ta in­dig­ni­dad y ver­güen­za.

Hay quien abo­ga por el diá­lo­go pa­ra so­lu­cio­nar es­tos te­mas, otros ha­blan de ne­go­cia­ción. Y hay quien jus­ti­fi­ca el uso de la fuer­za co­mo reac­ción an­te es­tos ata­ques in­dis­cri­mi­na­dos. En­tien­do que es­ta úl­ti­ma pos­tu­ra ge­ne­ra inquietud y cier­tas re­ti­cen­cias pe­ro cuan­do uno pien­sa a quién se en­fren­ta, es­tas du­das se di­si­pan. ¿Có­mo com­ba­tir a fa­ná­ti­cos y fun­da­men­ta­lis­tas que no so­lo no te­men a la muer­te, sino que en­cuen­tran en ella una re­den­ción de su al­ma, un pre­mio pa­ra sus ab­sur­das con­vic­cio­nes, una me­jo­ra pa­ra sus fa­mi­lias e in­clu­so una li­be­ra­ción pa­ra su me­jor en­tra­da en un idí­li­co y ab­sur­do pa­raí­so? ¿Có­mo ra­zo­nar con ellos? Y uti­li­zo esa ter­ce­ra per­so­na pa­ra mar­car la di­fe­ren­cia, pa­ra es­ta­ble­cer la ne­ce­sa­ria dis­tan­cia, por­que no­so­tros no so­mos así, no po­de­mos ser así.

No po­de­mos te­ner du­das so­bre la fal­ta de con­cre­ción con­cep­tual de la ame­na­za re­ci­bi­da ni tam­po­co so­bre la com­pren­sión del bien ju­rí­di­co pro­te­gi­do que, en es­te ca­so, es nues­tra se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad y, por en­de, lo que es más pre­cia­do aún, nues­tras vi­das.

Lo leí en uno de los poe­mas del maes­tro Bor­ges. Era una oda es­cri­ta en 1966: «Na­die es la pa­tria, pe­ro to­dos lo so­mos». He aquí una de sus ob­se­sio­nes: la pa­tria. Él, que lle­gó a de­cir que que­ría ser sui­zo y no ar­gen­tino, es­cri­bió so­bre ese con­cep­to me­jor que nin­gún otro bo­nae­ren­se. A la pa­tria le han ro­ba­do el sig­ni­fi­ca­do. En es­ta Es­pa­ña fe­bril has­ta nos pro­du­ce son­ro­jo de­cla­rar­nos pa­trio­tas. Co­mo si la pa­tria no fue­se un po­co de to­dos, co­mo si no la lle­vá­se­mos en las en­tra­ñas des­de que na­ce­mos. Sen­tir­se pa­trio­ta es, en cier­ta me­di­da, par­ti­ci­par de la aven­tu­ra co­lec­ti­va del vi­vir. Pe­ro re­co­no­cer­lo cau­sa pu­dor. In­clu­so la de­re­cha bus­ca cir­cun­lo­quios pa­ra ale­jar­se de la pa­tria, la ban­de­ra o lo que nos une: mu­cho más que aque­llo que nos se­pa­ra. De la iz­quier­da, qué voy a de­cir. Son pa­trio­tas de to­das las pa­trias, ca­ta­la­na prin­ci­pal­men­te, me­nos de la es­pa­ño­la.

Des­de Lon­dres nos es­tán otor­gan­do lec­cio­nes im­pres­cin­di­bles. Las mis­mas que dic­ta­ba Bor­ges en­tre la al­me­na­ra, ese fue­go, de sus ver­sos. Uni­dos, sin fi­su­ras, de­cla­rán­do­se or­gu­llo­sos de ser in­gle­ses. Or­gu­llo­sos tam­bién de sus va­lo­res: la de­mo­cra­cia. Ella con­fi­gu­ra nues­tra pa­tria. Y ahí nos en­con­tra­mos los que pen­sa­mos di­fe­ren­te y sa­be­mos que ese es un pa­tri­mo­nio in­cal­cu­la­ble. Los que no ha­cen de sus cre­dos e ideas el úni­co dog­ma ab­so­lu­to. Los que no otor­gan lec­cio­nes mo­ra­les a dia­rio por­que sa­ben que la mo­ral no es una cien­cia, sino un prin­ci­pio de vi­da.

Ser pa­trio­ta es no apro­ve­char elec­to­ral­men­te nin­gu­na des­gra­cia. Aquí he­mos vi­vi­do tan­tas que has­ta nos cues­ta re­cor­dar­las. Las hu­bo di­ver­sas. Des­gra­cias que ha­cían de los aten­ta­dos de ETA un arie­te que em­pu­ja­ba vo­tan­tes. Has­ta aque­llos que tras el 11 de mar­zo del 2004 ofre­cie­ron el es­pec­tácu­lo me­diá­ti­co más re­pug­nan­te que re­cuer­do. El PSOE ga­nó unas elec­cio­nes gra­cias a ello. Ni los pe­rio­dis­tas que lo pro­mo­vie­ron, ni los po­lí­ti­cos que des­pués go­ber­na­ron, lo han re­co­no­ci­do. Qui­zá su pa­tria sea otra. Mi­rar a Lon­dres en es­tos días tris­tes, otra vez, es una lec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.