Se­sen­ta ve­las ro­ma­nas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Ca­si so­mos coe­tá­neos el Tra­ta­do de Ro­ma y yo, aun­que tam­bién cum­ple años uno de mis ama­dos mi­tos ju­ve­ni­les: Ca­ro­li­na de Mó­na­co. Yo ce­le­bro vi­va­men­te y so­plo las ve­las de una Unión Eu­ro­pea se­xa­ge­na­ria, que aun­que su­fra los acha­ques pro­pios y com­pa­ti­bles con su edad, has­ta aquí he­mos lle­ga­do con sus 27 miem­bros go­zan­do de bue­na sa­lud, pe­se a los po­pu­lis­mos que vie­nen y a cier­ta cri­sis tem­po­ral y efí­me­ra de iden­ti­dad.

La de­mo­cra­cia se for­ta­le­ce con más Eu­ro­pa, con un me­jor te­rri­to­rio co­mún que afian­ce la co­lum­na que ver­te­bra nues­tra for­ma de ser y fi­je nues­tro pen­sa­mien­to oc­ci­den­tal y ju­deo­cris­tiano.

Na­cí en un país en blan­co y ne­gro en el que el pai­sa­je era gris, y co­men­cé a sen­tir­me eu­ro­peo de una ma­ne­ra in­tui­ti­va, in­fan­til y anec­dó­ti­ca, cuan­do mi pa­dre, que reali­zó una gi­ra tu­rís­ti­ca por Fran­cia, re­gre­só tra­yen­do co­mo ob­se­quio do­mes­ti­co una va­ji­lla de Du­ra­lex que te­nía to­dos los pla­tos de co­lo­res. Cuan­do ador­nó nues­tra me­sa fa­mi­liar en un pri­mer al­muer­zo de do­min­go, yo su­pe que des­de en­ton­ces to­do se­ría dis­tin­to y co­men­cé a so­ñar el fu­tu­ro en un país abier­to y sin fron­te­ras don­de cu­pié­ra­mos to­dos y con una mo­ne­da úni­ca y un bie­nes­tar al­can­za­ble.

Y po­co a po­co fui­mos vien­do có­mo los an­he­los bá­si­cos se iban cum­plien­do, los pla­zos acor­tán­do­se, las le­tras ven­cien­do, y no­so­tros su­man­do años a la mis­ma ve­lo­ci­dad que la Unión, aun­que la lec­tu­ra úl­ti­ma es la Eu­ro­pa fa­laz de dos ve­lo­ci­da­des.

He si­do, soy y se­ré, pro­fun­da­men­te eu­ro­peo. Co­noz­co muy bien su cul­tu­ra, a la que no soy ajeno, que es la mía, amo sus ciu­da­des, apren­do to­le­ran­cia fre­cuen­tan­do su paí­ses, me si­go ex­ta­sian­do con la vie­ja ban­da so­no­ra eu­ro­pea, con Beet­ho­ven y Bach, con Pen­de­rec­ki y Sa­tie, vi­si­to sus pi­na­co­te­cas, com­par­to el fre­ne­sí ita­liano y me sien­to sue­co en Go­tem­bur­go o da­nés en Co­pen­ha­gue. Ad­mi­ro el ri­gor ale­mán y soy por­tu­gués y grie­go cuan­do es­cu­cho un fa­do o de­fien­do la no in­ter­ven­ción en Ate­nas, don­de sen­tí por vez pri­me­ra un es­ca­lo­frío de per­te­nen­cia cuan­do tu­ve de fren­te el Par­te­nón.

Com­pren­dí y am­bi­cio­né la di­fe­ren­cia cuan­do reali­cé un cur­so en Re­na­nia West­fa­lia aus­pi­cia­do por la Fun­da­ción Frie­drich Ebert de los so­cial­de­mó­cra­tas ale­ma­nes.

No pue­do más que fe­li­ci­tar­me de per­te­ne­cer a es­te te­rri­to­rio, de apren­der Eu­ro­pa des­de Eu­ro­pa, de apo­yar mi hom­bro pa­ra con­tri­buir co­mo ciu­da­dano a su for­ta­le­ci­mien­to.

Mi pa­tria es Eu­ro­pa, por eso con Ra­món Pi­ñei­ro soy pro­fun­da­men­te es­pa­ñol y esen­cial­men­te ga­lle­go, y me fe­li­ci­to de que mis hi­jos sean eu­ro­peos de na­ción, cons­cien­tes de que su país se pue­de vi­si­tar des­de La­po­nia a Otran­to co­mo pa­sean los ve­ci­nos por su ba­rrio. Por eso y por mu­chas ra­zo­nes más reite­ro mis pa­ra­bie­nes de cum­plea­ños a la vie­ja nue­va Eu­ro­pa del fun­da­cio­nal Tra­ta­do de Ro­ma, deseán­do­le, co­mo en la co­pla ri­tual, que cum­pla mu­chos más. Las pri­me­ras se­sen­ta ve­las ro­ma­nas oja­lá que inau­gu­ren un fu­tu­ro so­li­da­rio y en paz. En la tar­de del sá­ba­do, en el lu­gar del Pa­raí­so (Ce­su­res), un ca­rre­te­ro pro­ce­den­te de San­tia­go que se di­ri­gía a di­cho pun­to fue atro­pe­lla­do por su pro­pio ca­rro, con tan ma­la suer­te que uno de los bue­yes le dio tan fuer­te gol­pe en el pe­cho que ha es­pi­ra­do al si­guien­te día.

*** Por el je­fe de la guar­dia mu­ni­ci­pal de Vi­go fue de­te­ni­do un in­di­vi­duo lla­ma­do Ra­món Vidal y Vidal, que ha da­do mu­cho que ha­cer en la ma­yor par­te de los Juz­ga­dos de Ga­li­cia. Sin alar­mas ni im­pre­vi­sio­nes, se es­pe­ran en el Can­tá­bri­co los efec­tos de la ma­rea del pró­xi­mo día 27 de mar­zo, la «ma­rea del si­glo», se­gún se ha da­do en lla­mar.

Da­da la con­fi­gu­ra­ción de las cos­tas can­tá­bri­cas, no es te­mi­ble que ocu­rran ma­yo­res da­ños ma­te­ria­les, que los pro­du­ci­dos en cual­quier ma­rea. Úni­ca­men­te en ca­so de un in­ten­so ré­gi­men de llu­vias, coin­ci­dien­do con la ma­rea o un fuer­te vien­to, se po­drían pro­vo­car inun­da­cio­nes más allá de lo pre­vi­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.