Trump su­fre su pri­me­ra gran de­rro­ta le­gis­la­ti­va al re­ti­rar su re­for­ma sa­ni­ta­ria

El no de los ul­tra­con­ser­va­do­res echa por tie­rra la ley que de­ro­ga el Oba­ma­ca­re

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIA­NA REY

Do­nald Trump su­frió ayer su ma­yor hu­mi­lla­ción pú­bli­ca des­de su lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca. «La aca­ba­mos de re­ti­rar», anun­ció un ali­caí­do pre­si­den­te de EE.UU. mi­nu­tos an­tes de que su plan sa­ni­ta­rio pa­ra de­ro­gar el Oba­ma­ca­re fue­ra so­me­ti­do a vo­ta­ción. La fal­ta de apo­yo fue el mo­ti­vo por el cual el li­de­raz­go re­pu­bli­cano de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes tu­vo que can­ce­lar la vo­ta­ción in ex­tre­mis, an­te el boi­co­teo del ala ul­tra­con­ser­va­do­ra, com­pues­ta por una trein­te­na de con­gre­sis­tas agru­pa­dos en el Free­dom Cau­cus.

El mo­tín re­pu­bli­cano fue ce­le­bra­do des­de las fi­las de­mó­cra­tas, don­de ase­gu­ra­ron que la fal­ta de con­sen­so de­mues­tra a Trump que los en­re­dos de Was­hing­ton na­da tie­nen que ver con las ne­go­cia­cio­nes in­mo­bi­lia­rias en Man­hat­tan. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan, fue el en­car­go de ir a la Ca-

sa Blan­ca y con­fir­mar a Trump lo que ya era un he­cho: «Pre­si­den­te, no tie­ne los vo­tos su­fi­cien­tes».

Se in­ten­tó de to­do y has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to. En­tre idas y ve­ni­das por la ave­ni­da Pen­sil­va­nia, el Ca­pi­to­lio y la Ca­sa Blan­ca, el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, así co­mo el je­fe de Ga­bi­ne­te, Rein­ce Prie­bus, y el leal ase­sor Ste­ve Ban­non in­ten­ta­ron ven­der va­rios cam­bios de úl­ti­ma ho­ra en el pro­yec­to de ley pa­ra apa­ci­guar los áni­mos a am­bos la­dos del partido. Pe­ro la ne­ga­ti­va es­ta­ba ya asen­ta­da en­tre los ul­tra­con­ser­va­do­res, ame­na­za­dos ho­ras an­tes por el pre­si­den­te de EE.UU.: «O aho­ra, o nun­ca», les di­jo Trump arries­gan­do su ca­pi­tal po­lí­ti­co y ju­gan­do la car­ta del buen ne­go­cia­dor que ase­gu­ró ser al fren­te de su im­pe­rio.

La exi­gen­cia que sa­có a la Ca­sa Blan­ca fue­ra de la sa­la de ne­go­cia­cio­nes es­tu­vo le­jos de cons­ti­tuir un gol­pe de au­to­ri­dad y fi­nal­men­te el Free­dom Cau­cus obli­gó al nue­vo Eje­cu­ti­vo a en­fren­tar­se a la pa­ra­do­ja de que los más con­ser­va­do­res de su equi­po fue­sen los res­pon­sa­bles de es­te se­gun­do bo­fe­tón que ya ha su­pues­to un pun­to de rup­tu­ra (otro más), en las fi­las re­pu­bli­ca­nas.

Ryan, se­ña­la­do

En una apues­ta de al­to ries­go, la Ca­sa Blan­ca ju­gó con fue­go y se que­mó, sub­es­ti­man­do al gru­po que con­tro­la 25 vo­tos de los con­gre­sis­tas que se opo­nen, cua­tro más de los mí­ni­mos ne­ce­sa­rios pa­ra apro­bar la pro­pues­ta de Trump. En­tre to­da la ma­re­ja­da, la tem­pes­tad ace­cha aho­ra a la re­la­ción de los im­pul­so­res del plan sa­ni­ta­rio: El pre­si­den­te de EE.UU. y el lí­der de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Se­gún The New York Ti­mes, Trump ha­bría la­men­ta­do ha­ber he­cho ca­so a Ryan al ha­ber co­men­za­do su pro­gra­ma le­gis­la­ti­vo con el asun­to de la re­for­ma sa­ni­ta­ria, en lu­gar de ha­ber apos­ta­do por otras pro­pues­tas que hu­bie­sen ob­te­ni­do más apo­yo, co­mo por ejem­plo la re­for­ma fis­cal. «No voy a en­dul­zar es­to, hoy es un día de­cep­cio­nan­te», re­co­no­ció Ryan.

Atrás que­dan los sie­te años de lu­cha re­pu­bli­ca­na en Ca­pi­tol Hill y las más de 50 vo­ta­cio­nes pa­ra tra­tar de de­ro­gar un Oba­ma­ca­re que de mo­men­to si­gue sin ser des­man­te­la­do. La re­ti­ra­da cons­ti­tu­yó un ba­ta­ca­zo le­gis­la­ti­vo que a su vez evi­den­ció la fal­ta de pe­so de una Ad­mi­nis­tra­ción he­ri­da por los hal­co­nes, en su pri­mer pul­so le­gis­la­ti­vo.

EFE

Trump, ayer en la Ca­sa Blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.