«Ser­gio dis­fru­ta de la vi­da y hay que se­guir dán­do­le opor­tu­ni­da­des»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

La Fun­da­ción María Jo­sé Jo­ve, pre­si­di­da por Fe­li­pa Jo­ve, vol­vió a traer a A Co­ru­ña una nue­va edi­ción de es­te con­gre­so ce­le­bra­do en Pa­lex­co con his­to­rias tan emo­cio­nan­tes co­mo la de Ser­gio, cie­go de na­ci­mien­to y au­tis­ta, y su her­mano Juan­ma Az­ná­rez, ex­tro­ver­ti­do y vi­tal. Son los pro­ta­go­nis­tas del do­cu­men­tal La son­ri­sa ver­da­de­ra, una es­pe­cie de road mo­vie que va con­tan­do la his­to­ria per­so­nal de Ser­gio mien­tras via­ja en tán­dem con su her­mano des­de Cuen­ca a Ma­rrue­cos. Ayer, des­pués de su char­la en Pa­lex­co, y a pe­sar de que el can­san­cio em­pe­za­ba a no­tar­se, hu­bo un mo­men­to pa­ra char­lar con es­tos dos ejem­plos de su­pera­ción y va­len­tía vi­tal. —¿Qué tal es­tá re­sul­tan­do la ex­pe­rien­cia en es­te con­gre­so? —Éra­mos aje­nos a to­do. Nun­ca nos ha­bía­mos plan­tea­do al­go así. Con el do­cu­men­tal ya creía­mos que ha­bía­mos cum­pli­do el de­seo y la fun­ción que tra­tá­ba­mos de di­fun­dir, que es la his­to­ria de Ser­gio. —¿Cree que el pú­bli­co, en su ma­yo­ría jó­ve­nes, fil­tra al­go de lo que se ha­bla en es­tos fo­ros? —Es­tos jó­ve­nes es­tán en un mo­men­to de pu­ra efer­ves­cen­cia vi­tal. Es un pú­bli­co con el que si pue­des co­nec­tar, co­mo ha ocu­rri­do hoy (por ayer) en A Co­ru­ña, es fantástico. Ves a la gen­te pa­sar por dis­tin­tos pro­ce­sos; des­de la cu­rio­si­dad ini­cial, a me­ter­se de lleno en la his­to­ria y dis­fru­tar­la. Han aplau­di­do, han reí­do, han llo­ra­do al­gu­nos, in­clu­so. Emo­cio­nes, en de­fi­ni­ti­va. —¿Có­mo fue la pro­gre­sión de Ser­gio? —Ser­gio tu­vo una in­fan­cia muy du­ra, le diag­nos­ti­ca­ron au­tis­mo cuan­do te­nía seis años. Una ado­les­cen­cia com­pli­ca­da, pe­ro un día le pro­pon­go un via­je a In­gla­te­rra y se vino con­mi­go. Des­pués es­tu­vi­mos con nues­tra ma­dre en Tai­lan­dia y con nues­tro pa­dre, en Ma­rrue­cos. En­ton­ces nos di­mos cuen­ta que an­te lo que po­día pa­re­cer un in­con­ve­nien­te pa­ra él, siem­pre se lo to­ma­ba co­mo una aven­tu­ra. Apren­dió a con­du­cir, to­ca el piano (tie­ne oí­do ab­so­lu­to), ha­ce yo­ga con mi ma­dre... Nos di­mos cuen­ta de que Ser­gio dis­fru­ta de la vi­da igual que los de­más y que hay que se­guir dán­do­le opor­tu­ni­da­des. —¿Có­mo sur­ge el via­je y la idea de do­cu­men­tar­lo? —An­tes de la pe­lí­cu­la ha­bía­mos tan­tea­do a ver có­mo Ser­gio se ma­ne­ja­ba. No ha­ce­mos nun­ca na­da que no quie­ra ha­cer. Él no te lo di­ce, pe­ro tú lo no­tas. Fue una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca via­jar du­ran­te un mes con Ser­gio, apren­dien­do de él. Sa­bía­mos que no se le pue­de exi­gir con un ca­len­da­rio de ro­da­je, por eso nos lo to­ma­mos co­mo el he­cho de cum­plir Ser­gio, cie­go de na­ci­mien­to y au­tis­ta, con su her­mano Juan .

un sue­ño y a ver quién se su­ma­ba. [Mien­tras Juan­ma char­la­ba, Ser­gio no de­ja­ba de re­pe­tir frases en voz ba­ja]. —¿Qué le gus­ta ha­cer Ser­gio? —Me gus­ta es­cu­char mú­si­ca. Ir al gim­na­sio y gra­bar cin­tas de ca­se­te... [y sa­ca el walk­man pa­ra ha­cer

una mi­ni entrevista al pe­rio­dis­ta] —¿Se acuer­da de la pri­me­ra cin­ta que gra­bó? —Sí. Fue en el 2003, en un via­je que hi­ce a San­tan­der. [Lo di­ce con La son­ri­sa ver­da­de­ra en el ros­tro, mien­tras su her­mano lo mi­ra se­reno y or­gu­llo­so].

Á. MANSO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.