«A dos de ca­da tres uni­ver­si­ta­rios el mó­vil se lo pa­gan sus pa­dres»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición -

De red so­cial de éxi­to —en Es­pa­ña Tuenti lle­gó a su­pe­rar a Fa­ce­book— a ope­ra­dor mó­vil vir­tual (OMV). Pa­blo Le­des­ma (Ma­drid, 1969), di­rec­tor ge­ne­ral, ex­pli­ca la nue­va es­tra­te­gia de la com­pa­ñía. —¿Có­mo se pa­sa de ser el Fa­ce­book es­pa­ñol a un ope­ra­dor mó­vil vir­tual? —Cuan­do Te­le­fó­ni­ca com­pró Tuenti ha­ce cin­co años se de­ci­dió pi­vo­tar lo que era un mo­de­lo de com­pa­ñía co­mo red so­cial ha­cia un mo­de­lo de ne­go­cio com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y cons­truir una ope­ra­do­ra mó­vil co­mo se­gun­da mar­ca de Mo­vis­tar. In­gre­sa­mos mu­cho más di­ne­ro al se­gun­do año co­mo ope­ra­do­ra mó­vil que co­mo red so­cial. Y lo que se hi­zo fue apro­ve­char to­do el ta­len­to de esa gen­te que creó la red so­cial pa­ra cons­truir des­de ce­ro un ope­ra­dor mó­vil cien por cien di­gi­tal. —Co­mo red so­cial Tuenti lle­gó a te­ner 15 mi­llo­nes de usua­rios re­gis­tra­dos. ¿Cuán­tos tie­ne aho­ra? —Tuenti te­nía 255.000 clien­tes en to­da Es­pa­ña a fi­na­les del año pa­sa­do. En Ga­li­cia son 20.000, hay una pe­ne­tra­ción un po­co por en­ci­ma de la me­dia na­cio­nal. —¿Qué po­si­ción ocu­pa en el rán­king de OMV? —Com­pe­ti­mos con to­dos, tam­bién con Vo­da­fo­ne, Mo­vis­tar y Oran­ge, por­que hay clien­tes que so­lo quie­ren mó­vil. Pe­ro en­tre Sim­yo, Mas­mo­vil, Pe­pePho­ne, Lo­wi y Tuenti, ocu­pa­mos el cuar­to lu­gar. Des­pués hay un mon­tón de mar­cas mu­cho más pe­que­ñas. —Es­tar den­tro de Te­le­fó­ni­ca, ¿no cho­ca con los pla­nes de Mo­vis­tar? —El gru­po Te­le­fó­ni­ca quie­re po­si­cio­nar Tuenti pa­ra con­cen­trar­se en un hue­co de clien­te en­tre 18 y 50 años que so­la­men­te quie­re con­tra­tar un mó­vil. No­so­tros lo ofre­ce­mos de una ma­ne­ra muy es­pe­cial, cien por cien di­gi­tal, el cen­tro de aten­ción co­mer­cial es ex­clu­si­va­men­te on­li­ne, ven­de­mos ma­yo­ri­ta­ria­men­te on­li­ne y la ma­ne­ra que te­ne­mos de co­mu­ni­car­nos con nues­tros clien­tes es muy co­la­bo­ra­ti­va. Te­le­fó­ni­ca bus­ca con Tuenti lle­gar a es­te ti­po de clien­te y ex­pe­ri­men­tar fór­mu­las nue­vas de ma­ne­ra que Tuenti sea complementario a Mo­vis­tar. —Han re­no­va­do sus ta­ri­fas con nom­bres co­mo LOL, OMG, WTF. La RAE no es­ta­rá muy con­ten­ta... —In­ten­ta­mos cons­truir es­to de ma­ne­ra co­la­bo­ra­ti­va con nues­tro clien­tes, con nues­tro tar­get. El nom­bre de las ta­ri­fas [si­glas que co­rres­pon­den, en in­glés, a Lot of laughs, Oh my god y What the fuck] fue una pro­pues­ta del gru­po de mi­lle­nials, di­je­ron ‘por qué no las lla­mas así’. Y creo que ha si­do un acier­to, lla­ma mu­cho la aten­ción y es una ma­ne­ra co­lo­quial de ex­pre­sar­se en las re­des so­cia­les, que es el tar­get. —Ya no de­vuel­ven di­ne­ro por los da­tos no con­su­mi­dos, ¿no? —No. Du­ran­te el 2016 pro­pu­si­mos al mer­ca­do una ma­ne­ra de co­mer­cia­li­zar las ta­ri­fas de da­tos de ma­ne­ra que de­vol­vía­mos el di­ne­ro de los gi­gas no con­su­mi­dos. Creo que era un enfoque muy ho­nes­to, que nin­gún otro Le­des­ma apo­ya las res­tric­cio­nes al mó­vil en los avio­nes.

ha­bía he­cho en Es­pa­ña, pe­ro era di­fí­cil de im­plan­tar y el mer­ca­do no lo aco­gió. Pre­gun­ta­mos a nues­tros clien­tes qué pre­fe­rían, si se­guir de­vol­vién­do­les di­ne­ro o te­ner unas ta­ri­fas en las que los gi­gas fue­ran un po­qui­to más ba­ra­tos y lle­va­ran 4G, voz di­gi­tal ili­mi­ta­da..., y ma­yo­ri­ta­ria­men­te se in­cli­na­ron por es­ta se­gun­da op­ción. —¿Es Tuenti so­la­men­te una ope­ra­do­ra pa­ra jó­ve­nes? —Bueno, yo ten­go 47 años y soy jo­ven, así que es una ope­ra­do­ra pa­ra mí. Cuan­do de­ci­mos jó­ve­nes nos re­fe­ri­mos a to­da aque­lla per­so­na que es­tá es­tu­dian­do, bus­can­do el pri­mer tra­ba­jo o bus­cán­do­se la vi­da, que ya tie­ne su pri­mer tra­ba­jo y se es­tá es­ta- ble­cien­do. A dos de ca­da tres uni­ver­si­ta­rios el mó­vil se lo pa­gan sus pa­dres. Y lle­ga un mo­men­to en tu ci­clo vi­tal en el que tie­nes ca­sa e hi­jos y en­ton­ces com­pras fi­bra, te­le­vi­sión... y ahí ya es­tán las ofer­tas con­ver­gen­tes. Tuenti ofre­ce ser­vi­cios so­lo mó­vil y por eso de­ci­mos que es­ta­mos en­fo­ca­dos en los jó­ve­nes, pe­ro al­guno pue­de pen­sar que ha­bla­mos so­lo de vein­tea­ñe­ros y no, más de la mi­tad de nues­tros clien­tes es­tán por de­ba­jo de los 45 años y la otra mi­tad por en­ci­ma. —¿Dón­de es­tán los em­plea­dos de aten­ción al clien­te? —Me en­can­ta que me ha­gas esa pre­gun­ta, yo es­toy sen­ta­do en me­dio de ellos. Es­tán aquí, con no­so­tros [las ofi­ci­nas es­tán en Ma­drid]. En Tuenti el 90 % de la plan­ti­lla tie­ne me­nos de 35 años y en esa plan­ti­lla 30 per­so­nas son las que com­par­ten el Cus­to­mer Care, el cui­da­do del clien­te. Ellos no tie­nen ob­je­ti­vos de ven­ta, so­lo les de­ci­mos tú dia­lo­ga con el clien­te y so­lu­ció­na­le la vi­da. En 30 se­gun­dos res­pon­den a un chat. —¿Qué pa­sa cuan­do un usua­rio ago­ta su plan de da­tos? —Con las nue­vas ta­ri­fas si­gues na­ve­gan­do a la má­xi­ma ve­lo­ci­dad y te co­bra­mos 1,2 cén­ti­mos el mega. Hay dos fór­mu­las en el mer­ca­do: re­du­cir la ve­lo­ci­dad y es­ta que aca­bo de ex­pli­car. Y en es­ta de se­guir na­ve­gan­do a má­xi­ma ve­lo­ci­dad so­mos los que te­ne­mos el pre­cio más ba­ra­to. Sin em­bar­go, nues­tra in­ten­ción es es­tran­gu­lar la ve­lo­ci­dad. No lo he­mos he­cho, por un pro­ble­ma téc­ni­co, pe­ro en bre­ve re­du­ci­re­mos la ve­lo­ci­dad por­que lo que ma­yo­ri­ta­ria­men­te nos han pe­di­do los clien­tes es no pa­gar más de la ta­ri­fa que han con­tra­ta­do.

—Us­ted im­pul­só la pri­me­ra pla­ta­for­ma de Big Da­ta en Te­le­fó­ni­ca. Hay mu­cha preo­cu­pa­ción so­bre el uso que las te­le­cos ha­cen de los da­tos de sus usua­rios. —En Te­le­fó­ni­ca te­ne­mos muy cla­ro que el due­ño de los da­tos es el clien­te. De he­cho, en Tuenti di­mos ha­ce un año la po­si­bi­li­dad a los clien­tes de la red so­cial de re­cu­pe­rar sus fo­tos. Fa­ce­book no ha­ce eso, las fo­tos que tú cuel­gas en Fa­ce­book son de Fa­ce­book. —¿Qué opi­na de las nue­vas res­tric­cio­nes a apa­ra­tos elec­tró­ni­cos en los avio­nes? —La se­gu­ri­dad en los avio­nes es lo prin­ci­pal. Vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que ca­da vez más hay un de­ba­te so­bre se­gu­ri­dad, pe­ro yo per­so­nal­men­te lo en­tien­do. La ver­dad es que se­ría fantástico te­ner un mó­vil en el avión y usar­lo, pe­ro no por en­ci­ma de la se­gu­ri­dad de la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.