Bo­te­llón glo­bal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - Pa­co Sán­chez

Di­cen que el aten­ta­do de West­mins­ter le da vo­tos y alas a Le Pen, por ejem­plo. El te­rro­ris­ta muer­to es­ta­ría en­can­ta­do de se­me­jan­te res­pues­ta. Co­mo le con­ten­ta­ría que, fi­nal­men­te, nos obli­ga­ran a de­jar el por­tá­til en la bo­de­ga del avión, ade­más de se­mi­des­nu­dar­nos y to­que­tear­nos y for­zar­nos a fi­las y trá­mi­tes in­ter­mi­na­bles an­tes de em­bar­car. Al te­rro­ris­ta de Lon­dres le ha­ría fe­liz que mon­tá­ra­mos más con­tro­les de to­do ti­po y con­tra­tá­ra­mos más po­li­cías, que de­já­ra­mos de acu­dir a se­gún qué si­tios, que vié­ra­mos cons­tre­ñi­da de mil mo­dos nues­tra li­ber­tad. To­do eso sig­ni­fi­ca­ría que ha te­ni­do éxi­to, por­que ha pro­du­ci­do el efec­to fun­da­men­tal que pre­ten­día: mie­do.

Sé que es­toy re­pi­tién­do­me y que lo he di­cho ya otras ve­ces. Lo sien­to. Pe­ro con­tra el te­rror que in­ten­ta re­ven­tar nues­tra vi­da or­di­na­ria, nues­tro sis­te­ma de va­lo­res y la mis­ma con­vi­ven­cia po­lí­ti­ca so­lo ca­be una res­pues­ta: man­te­ner y re­for­zar esa vi­da or­di­na­ria, ese sis­te­ma de va­lo­res, esa con­vi­ven­cia po­lí­ti­ca. Al te­rro­ris­ta le in­tere­sa pro­vo­car a los hal­co­nes y asus­tar a las pa­lo­mas. A la gen­te co­rrien­te, sin em­bar­go, nos con­vie­ne de­mos­trar que no te­ne­mos mie­do y que se­gui­mos vi­vien­do con la mis­ma li­ber­tad y cre­yen­do en lo mis­mo. Nues­tra fuer­za ra­di­ca ahí, no en una se­gu­ri­dad siem­pre in­fla­da y siem­pre in­su­fi­cien­te.

De­fien­do el des­plie­gue de una es­tra­te­gia an­ti­te­rro­ris­ta du­ra, cla­ro. Lo que dis­cu­to es que esa es­tra­te­gia se fi­nan­cie con prés­ta­mos de li­ber­tad, por­que per­de­ría­mos el ca­pi­tal y los in­tere­ses an­tes de em­pe­zar. Nos con­ver­ti­ría­mos en una so­cie­dad sin co­ra­je y sin fuer­za mo­ral, en una es­pe­cie de bo­te­llón in­sen­sa­to, cus­to­dia­do por mu­chos po­li­cías, que nos acom­pa­ña­rían lue­go a ca­sa y nos me­te­rían en la ca­ma. @pa­co­san­chez

Un ve­cino de Lu­go vuel­ve a ca­sa des­pués de años emi­gra­do en Amé­ri­ca. Po­co tar­da en sal­tar la sor­pre­sa, que via­ja tras él en un tras­atlán­ti­co

Es­te gra­ba­do de 1907 mues­tra un gru­po de emi­gran­tes acer­cán­do­se en botes a un tras­atlán­ti­co. La dis­tan­cia de un océano de por me­dio hi­zo que pro­li­fe­ra­sen los ca­sos de bi­ga­mia, co­mo el que se des­ta­pó en 1912, y que aca­bó así: «Se au­sen­ta­ron ya de Lu­go, su­po­nién­do­se que re­em­bar­ca­rán pa­ra Amé­ri­ca. Va­yan ben­di­tos de Dios»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.