El pul­món ver­de que ha­ce que Cam­po­lon­go res­pi­re ne­ce­si­ta oxí­geno

Los ve­ci­nos ur­gen que se ins­ta­le el par­que in­fan­til anun­cia­do por el Con­ce­llo y las pis­tas de­por­ti­vas tam­bién po­drían me­jo­rar­se

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MARÍA HER­MI­DA

Cam­po­lon­go, gra­cias a la zo­na ver­de que ro­dea a la pla­za de la Cons­ti­tu­ción, ha­ce ho­nor a la tra­duc­ción li­te­ral de su nom­bre. Real­men­te es un cam­po bien lar­go; uno de los pul­mo­nes ver­des de la ciu­dad. ¿En qué es­ta­do se en­cuen­tra es­te es­pa­cio que in­clu­ye par­que in­fan­til, zo­na de pa­seo, cés­ped, ár­bo­les y pis­tas po­li­de­por­ti­vas? En lí­neas ge­ne­ra­les es­tá bas­tan­te más cui­da­do que los es­pa­cios de es­par­ci­mien­to de otros ba­rrios. Pe­ro al­gu­nas co­sas sí ne­ce­si­tan arre­glo. Si se pre­gun­ta a los ve­ci­nos, so­bre to­do a los que tie­nen ni­ños, su prin­ci­pal de­man­da es­tá cla­ra: «Que po­ñan xa ese par­que in­fan­til no­vo que anun­cia­ron», di­cen. Lue­go, hay ma­yo­res que re­cla­man que se arre­gle al­gu­na bal­do­sa que pue­de ser una tram­pa al ca­mi­nar. O que se lim­pien las pa­re­des lle­nas de pin­ta­das.

Em­pe­za­mos mi­ran­do ha­cia aba­jo, ha­cia el sue­lo. En las zo­nas con ce­men­to —so­bre to­do en el pa­seo de Va­lle-In­clán— hay al­gu­nas bal­do­sas suel­tas, efec­ti­va­men­te. No es­tán ca­da dos pa­sos, pe­ro se evi­den­cian en al­gu­nos pun­tos. Lue­go hay par­tes en tie­rra, que apa­ren­te­men­te es­tán bien pe­ro que, ló­gi­ca­men­te, son un po­co en­go­rro­sas cuan­do di­lu­via. Hay que de­cir que, amén de quie­nes pa­sean por la zo­na, se tra­ta de una zo­na de trán­si­to con­ti­nua, por ejem­plo, de per­so­nas que vie­nen car­ga­das con ma­le­tas des­de las es­ta­cio­nes de trenes o de au­to­bu­ses.

Uno de los ejes cen­tra­les del ba­rrio es el par­que de la se­ta. Di­ce el Con­ce­llo que cuan­do se ins­ta­le el nue­vo par­que, que ten­drá va­rios es­pa­cios de jue­go dis­tin­tas, la de Cam­po­lon­go se con­ver­ti­rá en una zo­na de ocio in­fan­til de re­fe­ren­cia a la al­tu­ra de la de las Pal­me­ras y la de Barcelos. Pe­ro ese es el fu­tu­ro. El pre­sen­te que hay en el ba­rrio es el si­guien­te: un par­que de jue­gos muy pe­que­ño con fir­me de are­na en el que al­gún en­tre­te­ni­mien­to, co­mo un to­bo­gán, es­tá ro­to y los de­más en­tre­te­ni­mien­tos al­go ob­so­le­tos.

¿Y qué pa­sa con las pis­tas de­por­ti­vas cer­ca­nas ya a la pla­za de Ga­li­cia? Las re­des de ca­nas­tas y por­te­rías vo­la­ron ha­ce tiem­po. Y to­das las pa­re­des es­tán pla­ga­das de gra­fi­tis o pin­ta­das de po­co gus­to. Es­té­ti­ca­men­te, la zo­na es di­fí­cil de de­fen­der. Pe­ro fun­cio­nal­men­te no fal­ta quien la elo­gie: «Nos en­can­ta ju­gar aquí, es­tá muy bien, y el sue­lo tam­bién», de­cían unos cha­va­les que a las cua­tro de la tar­de de ayer, pe­se al nu­ba­rrón ne­gro que te­nían en­ci­ma de sus ca­be­zas, es­ta­ban ar­man­do una pa­chan­ga de fút­bol. Y lo mis­mo opi­na­ba un jo­ven que ju­ga­ba al baloncesto: «Xó­ga­se sen pro­ble­ma», de­cía es­te mu­cha­cho na­tu­ral de An­go­la.

La aso­cia­ción, un pun­tal

El co­lec­ti­vo de Ami­gos de Cam­po­lon­go se en­car­ga de que to­das las ne­ce­si­da­des del ba­rrio se pon­gan en evi­den­cia. Una di­rec­ti­va del co­lec­ti­vo se­ña­la­ba ayer que, tras la muer­te de su pre­si­den­te, Fer­nan­do Viéi­tez, la en­ti­dad se es­tá re­com­po­nien­do «pa­ra que to­da su la­bor si­ga ade­lan­te, es­to no se pue­de pa­rar».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.