Tra­ba­jar en un sú­per, pe­ro vi­vir de bus­car son­ri­sas

Tras una jor­na­da de 7 a 22 ho­ras, si­gue fe­liz. Aho­ra, in­ten­ta con­ta­giar esa in­na­ta ale­gría a to­da su ca­lle

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MARÍA HER­MI­DA

Isaac Ca­rrei­ra es de esas per­so­nas que to­do lo ven fá­cil; de esas que lle­van las ga­nas, el en­tu­sias­mo y la son­ri­sa de se­rie. Qui­zás por ello lu­ce co­mo si fue­se el pro­ta­go­nis­ta de uno de esos anun­cios te­le­vi­si­vos de den­tí­fri­cos en el que el mo­de­lo de turno ex­hi­be una son­ri­sa in­fi­ni­ta aun­que uno lo pi­lle des­pués de una jor­na­da la­bo­ral que, en su ca­so, sue­le du­rar de 7 de la ma­ña­na has­ta 10 de la no­che. Tra­ba­ja él en un su­per­mer­ca­do del que es el pro­pie­ta­rio —es una fran­qui­cia de una ca­de­na—. Lo ha­ce en la ca­lle Ro­sa­lía de Castro de Pon­te­ve­dra. Po­dría de­cir­se, por tan­to, que vi­ve Isaac de es­te sú­per. Pe­ro hay que ir más allá. El di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te pue­de que le ven­ga de ahí. Pe­ro lo que real­men­te le ha­ce vi­vir a él es bus­car y re­ga­lar son­ri­sas. Ejer­ce a dia­rio de hom­bre fe­liz. Y, en esa la­bor su­ya, úl­ti­ma­men­te se ha cru­za­do una me­ta: di­na­mi­zar la ca­lle en la que tie­ne su es­ta­ble­ci­mien­to.

Re­sul­ta que Isaac, que pei­na los 35 años y es na­tu­ral de Ar­ca­de, lle­va­ba tiem­po tra­ba­jan­do aquí y allá en su­per­mer­ca­dos. Se vio en el pa­ro y con la cri­sis pu­lu­lan­do por el am­bien­te. Y em­pe­zó a pen­sar que qui­zás ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de vo­lar por sí so­lo. Es­tu­dió va­rias op­cio­nes y se de­can­tó por abrir un su­per­mer­ca­do fran­qui­cia­do. Fue ha­ce dos años. Y no se arre­pien­te de ha­ber da­do el pa­so. «Tra­ba­lla­mos moi­to, pe­ro penso que me­re­ce a pe­na. Pa­ra em­pe­zar non es­tá indo mal, oxa­lá vaia me­llo­ran­do e so­bre to­do ga­ñe en ca­li­da­de de vi­da, por­que po­lo de ago­ra non que­da ou­tra que bo­tar­lle ho­ras», se­ña­la. En es­te tiem­po que lle­va co­mo co­mer­cian­te de Ro­sa­lía de Castro, le dio tiem­po a sen­tir que la ca­lle «ne­ce­si­ta­ba al­go de co­ra­zón, al­go de ale­gría». Isaac Ca­rrei­ra, acom­pa­ña­do de su hi­jo Hu­go, an­te el es­ca­pa­ra­te ale­gre que mon­tó en su sú­per y con las flo­res que pon­drá en la ca­lle.

Em­pe­zó por su pro­pia tien­da, don­de en el pe­que­ño es­ca­pa­ra­te que tie­ne lo mis­mo lu­ce un loro he­cho con piña y otras fru­tas que otras es­tam­pas, ca­si siem­pre acor­des con las es­ta­cio­nes que se van inau­gu­ran­do. Aho­ra, por ejem­plo, con­vir­tió la cris­ta­le­ra en un pe­que­ño jar­dín con mar­ga­ri­tas. Y con­fec­cio­nó flo­res de pa­pel de co­lo­ri­nes que de cuan­do en cuan­do re­ga­la a los clien­tes.

Pe­ro se le que­dó pe­que­ño el ne­go­cio en su afán de re­par­tir ale­gría. Y se pu­so ma­nos a la obra

con la ca­lle. De acuer­do con al­gún otro co­mer­cian­te, em­pe­zó a «liar a cou­sa» pa­ra que en Na­vi­dad el co­mer­cio pu­sie­se ar­bo­li­tos de­lan­te de sus puer­tas, pa­ra que Pa­pá Noel vi­si­ta­se el ba­rrio con gai­tei­ros in­clui­dos y pa­ra lo que fue el gran éxi­to na­vi­de­ño: una que­da­da ma­si­va pa­ra to­mar las uvas a las do­ce del me­dio­día. «Eu ese día din­me con­ta de moi­tas cou­sas. Ca­se to­dos os co­mer­cian­tes pe­cha­ron pa­ra vir co­mer as uvas, e moi­tos de­les di­cían que pa­re­cía men­ti­ra que le­va­ran tan­tos

anos aquí e nun­ca an­tes ti­ve­ran un mo­men­to así xun­tos», ex­pli­ca Isaac, mien­tras ca­mi­na con pa­so li­ge­ro por Ro­sa­lía de Castro.

Es­tá po­nien­do el ojo a to­das las pa­re­des. ¿Por qué? Por­que lle­va unos días bus­can­do al­go. Re­sul­ta que apa­re­ció col­ga­do un pa­pel, es­cri­to a mano y con le­tra en apa­rien­cia in­fan­til, que le en­can­tó. Y aho­ra bus­ca al­gu­na pis­ta que le lle­ve a su au­tor, por­que tie­ne una pro­po­si­ción que ha­cer­le. «Al­guén pu­xo un car­tel no que di­cía que re­ga­la­ba so­rri­sos, de fei­to ti­ña va­rias ti­ri­ñas que po­días le­var pa­ra mar­char cun so­rri­so. A min iso en­can­tou­me e pen­sei en con­tac­tar con quen o fi­xo e que re­par­ta­mos so­rri­sos por to­da a rúa. Penso que é al­go que po­de­ría que­dar moi bo­ni­to ago­ra que ven a pri­ma­ve­ra». Pu­so es­to mis­mo, que quie­re dar con el au­tor o au­to­ra, en el Fa­ce­book de los co­mer­cian­tes, pe­ro de mo­men­to no lo to-

pó. Mien­tras no apa­re­ce, Isaac tie­ne otra ta­rea por de­lan­te. Él y otros co­mer­cian­tes pro­pu­sie­ron a las tien­das que se su­ma­sen a una ini­cia­ti­va pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da a la pri­ma­ve­ra... con un atra­cón de flo­res. Y así se­rá.

Aza­leas por do­quier

«Ao fi­nal ti­ve­mos que en­car­gar 82 aza­leas, que nuns días ca­da un po­ñe­rá dian­te do seu ne­go­cio. Ca­da un pa­ga a súa e a rúa que­da pre­cio­sa, ¿non?»., pre­gun­ta él. Si uno le pre­gun­ta si es fe­liz, res­pon­de un po­co a lo ga­lle­go, con re­tran­ca: «Pa­ra cho­rar sem­pre so­bra­rá o tem­po», di­ce. Cuen­ta que no tie­ne gran­des afi­cio­nes. Pe­ro no ha­ce fal­ta que lo di­ga pa­ra dar­se cuen­ta có­mo se lla­ma su prin­ci­pal fuen­te de ener­gía. Es Hu­go. De ocho años. Su hi­jo. Con él pes­ca, co­rre por el mon­te, se dis­fra­za de pi­ra­ta o po­sa pa­ra una fo­to me­ti­do en el cas­ca­rón de un ár­bol. Y son­ríe, cla­ro.

CAPOTILLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.