La oku­pa­ción de ca­sas ge­ne­ra un ne­go­cio pa­ra­le­lo en In­ter­net

«Bus­co ur­gen­te­men­te ca­sa pa­ra oku­par», se so­li­ci­ta en va­rias webs Ma­to­nes, abo­ga­dos e in­mo­bi­lia­rias se ofre­cen pa­ra des­alo­jar pi­sos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - C. PUNZÓN

«Oku­pas a la ca­lle. De­sa­lo­ja­mos y re­cu­pe­ra­mos tu vi­vien­da, lo­cal, edi­fi­cio, na­ves en to­da Es­pa­ña. Ra­pi­dez, se­rie­dad y 100 % ga­ran­ti­za­do. An­te el oku­pa, mano du­ra». Así, sin rodeos ni mi­ra­mien­tos, un anun­cio pu­bli­ca­do des­de A Co­ru­ña com­par­tía es­pa­cio ayer en una web de com­pra­ven­tas con de­man­dan­tes de pi­sos sus­cep­ti­bles de ser oku­pa­dos, abo­ga­dos con ex­pe­rien­cia en plei­tear con­tra usur­pa­do­res de vi­vien­das, in­ver­so­res in­mo­bi­lia­rios dis­pues­tos a com­pras ex­prés de edi­fi­ca­cio­nes asal­ta­das, fa­bri­can­tes de puer­tas «im­po­si­bles de re­ven­tar», ce­rra­je­ros, guar­de­ses de ho­ga­res sin uso o ase­so­res de có­mo lle­var a ca­bo una oku­pa­ción sin co­rrer de­ma­sia­dos ries­gos.

Una eco­no­mía pa­ra­le­la a la oku­pa­ción de vi­vien­das ha sur­gi­do en In­ter­net sin apa­ren­tes con­tro­les ni cor­ta­pi­sas. «Bus­co pi­so oku­pa ur­gen­te», se anun­cia en un por­tal. «Bus­co ur­gen­te­men­te ca­sa pa­ra oku­par o al­guien que me la ce­da y le pa­go. Ur­ge. Bus­co en Mós­to­les, Fuen­la­bra­da. Al­cor­cón, Coím­bra. So­lo gen­te se­ria», con­clu­ye, no sin an­tes in­di­car es­tar dis­pues­to a pa­gar 500 euros a quien le fa­ci­li­te la vi­vien­da a oku­par. «Bus­co per­so­nas que me abran pi­so de ban­co pa­ra oku­par. So­lo pi­so de ban­co y que no co­bre de­ma­sia­do, ya que por ra­zo­nes ob­vias no dis­pon­go de mu­cho pre­su­pues­to», se in­di­ca en otro anun­cio. «Com­pro pi­so oku­pa, por­que nos van a desahu­ciar», pu­bli­ci­ta una nue­va web con pre­cio má­xi­mo a pa-

gar de 200 euros. Por 550 euros otra per­so­na ofre­ce una vi­vien­da de cuatro ha­bi­ta­cio­nes, pro­pie­dad de un ban­co, que ase­gu­ra es­tá lis­ta pa­ra asal­tar.

Ma­to­nes y abo­ga­dos

Pe­ro ade­más de las ofer­tas y de­man­das de vi­vien­da en­tre oku­pan­tes, pro­li­fe­ran igual­men­te quie­nes se anun­cian pa­ra po­ner fin a la usur­pa­ción de in­mue­bles. Anun­cios co­mo el men­cio­na­do de A Co­ru­ña sur­gen en to­da Es­pa­ña, unas ve­ces con len­gua­je que ra­ya el ma­to­nis­mo y otras ape­lan­do a ejer­ci­cios de le­ga­li­dad. «Fue­ra de mi ca­sa. Des­alo­jo y de­socu­pa­ción. Em­pre­sa de­di­ca­da al des­alo­jo de vi­vien­das ocu­pa­das ile­gal­men­te. Llá­ma­nos, bas­ta de vi­vir con mie­do», pro­cla­ma

una fir­ma que ga­ran­ti­za el 100 % de éxi­to, aun­que no en­tra en de­ta­lles de có­mo lo lo­gra. Con abo­ga­dos en to­do el país, un des­pa­cho se ofre­ce tam­bién en In­ter­net con el le­ma «Re­cu­pe­re su pi­so. Fue­ra oku­pas». «Desahu­cio de mo­ro­sos des­de 250 euros. Oku­pas, des­de 1.000» se aña­de. «Li­be­re su vi­vien­da o in­mue­ble de oku­pas», re­za una pu­bli­ci­dad más de un des­pa­cho con pre­sen­cia en me­dia Es­pa­ña que ase­gu­ra evi­tar «lar­gos pro­ce­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos y jui­cios».

Por de­ce­nas se pue­den con­tar en di­ver­sos por­ta­les de anun­cios las ofer­tas de anó­ni­mos in­ver­so­res que di­cen es­tar dis­pues­tos a com­prar in­mue­bles oku­pa­dos. «Me da igual. Com­pro pi­so, apar­ta­men­to o cha­lé con oku­pas»,

se pro­cla­ma en uno de los mu­chos anun­cios que de­jan ver la pre­dis­po­si­ción a com­prar ba­ra­to a quie­nes se ven aque­ja­dos por la pér­di­da tem­po­ral del con­trol de sus pro­pie­da­des. «Gru­po in­ver­sor com­pra pi­sos con oku­pas en to­da Es­pa­ña. Má­xi­ma se­rie­dad y las ope­ra­cio­nes se cie­rran rá­pi­do», ha­ce cons­tar otra pu­bli­ci­dad. «Com­pra­mos pi­sos con pro­ble­mas», «Com­pra­mos pi­sos a re­for­mar o con oku­pas», o «Com­pro cha­lés al con­ta­do y en 24 ho­ras» sur­gen tras una bús­que­da sen­ci­lla en In­ter­net.

Puer­tas de ace­ro con marcos blin­da­dos por 750 euros, alar­mas co­nec­ta­das al te­lé­fono mó­vil y ce­rra­je­ros que abren «si no eres un oku­pa» for­man tam­bién par­te de esa eco­no­mía pa­ra­le­la.

XOÁN C. GIL

El cen­tro au­to­ges­tio­na­do de His­pa­ni­dad, en Vi­go, fue des­alo­ja­do es­te mes por or­den ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.