Los ni­ños re­cuer­dan a Ays­ha

La iden­ti­dad del ins­pi­ra­dor del aten­ta­do es una prio­ri­dad pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - F. ESPIÑEIRA, RITA Á. TU­DE­LA

Bir­ming­ham es la se­gun­da ciu­dad de In­gla­te­rra y es­tá si­tua­da en el co­ra­zón del país. Sus cin­co uni­ver­si­da­des —es­pe­cial­men­te la de Ne­go­cios— fi­gu­ran en­tre las más pres­ti­gio­sas de to­do el Reino Uni­do y sus fá­bri­cas fue­ron el eje so­bre el que se apo­yó la re­vo­lu­ción in­dus­trial en el si­glo XIX. Esa va­ria­da ofer­ta es­tá en la raíz de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad de es­ta ur­be de más de un mi­llón de ha­bi­tan­tes que se si­túa a me­dio ca­mino en­tre Lon­dres y Mán­ches­ter y que fue pre­sen­ta­da du­ran­te mu­chos años co­mo ejem­plo de in­te­gra­ción de los emi­gran­tes lle­ga­dos des­de to­dos los pun­tos del pla­ne­ta. Ca­si el 60 % de su po­bla­ción es blan­ca, mien­tras que la cuar­ta par­te es de ori­gen asiá­ti­co y me­nos del 10 % son ne­gros.

A di­fe­ren­cia de otras ur­bes in­gle­sas, el is­lam es una re­li­gión con una enor­me pre­sen­cia en Bir­ming­ham, que cuen­ta con más de dos­cien­tas mez­qui­tas pa­ra aten­der al 22 % de sus ha­bi­tan­tes que se de­cla­ran prac­ti­can­tes de esa con­fe­sión re­li­gio­sa, unas 234.000 per­so­nas, se­gún el cálcu­lo ofi­cial de las au­to­ri­da­des.

A ese pun­to de In­gla­te­rra, muy ale­ja­do del Kent na­tal en el que cre­ció Kha­lid Ma­sood, en­ton­ces ba­jo el nom­bre de Adrian Ajao, se des­pla­zó el au­tor del ata­que de Lon­dres que aca­bó con la vi­da de cuatro per­so­nas, en­tre ellas Ays­ha Fra­de, de ori­gen ga­lle­go.

Bir­ming­ham es aho­ra uno de los cen­tros del tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción que lle­van a ca­bo los agen­tes tan­to de Scotland Yard co­mo del MI5, aun­que los da­tos de sus pro­gre­sos tras­cien­den a cuen­ta­go­tas por el mo­men­to. La pie­za del rom­pe­ca­be­zas que fal­ta es la de la iden­ti­dad de la per­so­na —o gru­po— que adoc­tri­nó a Ma­sood y con­tri­bu­yó a su ra­di­ca­li­za­ción has­ta con­se­guir que un hom­bre de 52 años se em­plea­ra co­mo te­rro­ris­ta sui­ci­da en el cen­tro de Lon­dres. Su perfil dis­ta­ba mu­cho de ser el ha­bi­tual de un yiha­dis­ta ra­di­cal.

Win­son Green, la zo­na ce­ro

Ma­sood se ins­ta­ló de for­ma de­fi­ni­ti­va en Bir­ming­ham ha­ce po­co más de un año. Eli­gió pa­ra ello el ba­rrio de Win­son Green, una zo­na re­si­den­cial de ca­rác­ter tran­qui­lo. Pe­ro pron­to se hi­zo ha­bi­tual de las mez­qui­tas si­tua­das en los ba­rrios más ra­di­ca­li­za­dos de la ciu­dad: Spark­brook, Spring­field, Hod­ge Hill, Was­hood Heath o Bor­des­ley Green. En esa zo­na de la ciu­dad, lo nor­mal es ver a mu­je­res cu­bier­tas con bur­ka y

el mo­do de vi­da po­co tie­ne que ver con las cos­tum­bres oc­ci­den­ta­les. De he­cho, a esa área se la co­no­ce co­mo el pe­que­ño Pa­kis­tán y es uno de los fo­cos so­bre los que el ul­tra­de­re­chis­ta Ni­gel Fa­ra­ge po­ne el acen­to cuan­do se tra­ta de des­acre­di­tar a los in­mi­gran­tes y de­nun­ciar el pe­li­gro de des­na­tu­ra­li­za­ción de In­gla­te­rra. Qui­zá por ello, West Mid­lands es uno de los prin­ci­pa­les vi­ve­ros de vo­to de el UKIP y la ve­ci­na Sto­ke on Trent se ha con­ver­ti­do en la ur­be in­gle­sa con ma­yor por­cen­ta­je de vo­to a fa­vor del brexit.

Pe­ro Bir­ming­ham tie­ne una re­la­ción mu­cho más lar­ga con el yiha­dis­mo. En sus ca­lles vi­vie­ron y tra­ba­ja­ron al me­nos dos de los coope­ra­do­res ne­ce­sa­rios pa­ra la co­mi­sión del aten­ta­do del 11S.

Uno de los ca­be­ci­llas de Al Qai­da en­car­ga­do de la ex­pan­sión del te­rror glo­bal era Ras­hid Rauf, tam­bién na­ci­do y cria­do en Bir­ming­ham, que fue aba­ti­do por un avión no tri­pu­la­do en Af­ga­nis­tán en el 2008 y que es­ta­ba con­si­de­ra­do

co­mo el res­pon­sa­ble del adies­tra­mien­to de do­ce­nas de te­rro­ris­tas en el país asiá­ti­co.

Se­gún los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia, 26 de los 39 bri­tá­ni­cos de­te­ni­dos por yiha­dis­mo son na­ci­dos o cria­dos en Bir­ming­ham y bue­na par­te de los tres mil sim­pa­ti­zan­tes que se cal­cu­la tie­ne el Es­ta­do Is­lá­mi­co en el Reino Uni­do vi­ven en sus su­bur­bios.

Una vi­da nó­ma­da

Des­de que sa­lió de la cár­cel a co­mien­zos del 2004, Ma­sood em­pren­dió una vi­da nó­ma­da. Pri­me­ro via­jó a Ara­bia Sau­dí en el 2005, al po­co de di­vor­ciar­se de su pri­me­ra mu­jer y con­traer ma­tri­mo­nio con Far­za­na Ma­lik.

Fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción con­fir­ma­ron a la pren­sa bri­tá­ni­ca que a par­tir de ese mo­men­to cam­bia­ron las amis­ta­des del te­rro­ris­ta. «Se in­te­gró en un cir­cui­to de per­so­nas más ra­di­ca­li­za­das», con­fir­ma­ron los in­ves­ti­ga­do­res. Esas mis­mas fuen­tes pu­sie­ron de ma­ni­fies­to el con­tras­te

con la an­te­rior per­so­na­li­dad de Kha­lid: de­jó de ser un per­so­na­je pen­den­cie­ro que acu­mu­la­ba de­nun­cias y jui­cios por agre­sión y po­se­sión de ar­mas blan­cas pa­ra con­ver­tir­se en un dis­cre­to ciu­da­dano res­pe­tuo­so con la ley.

Pe­ro ba­jo esa fa­cha­da de nor­ma­li­dad se ocul­ta­ba una fe­bril ac­ti­vi­dad en In­ter­net. Scotland Yard y el MI5 es­cru­tan des­de el pa­sa­do miér­co­les los más de 2.700 ar­chi­vos in­cau­ta­dos en el do­mi­ci­lio del te­rro­ris­ta.

Re­la­ción pe­ri­fé­ri­ca

En los úl­ti­mos diez años, Kha­lid Ma­sood vi­vió en dos de los pun­tos más ca­lien­tes den­tro del ma­pa del is­la­mis­mo ra­di­cal in­glés: en Lu­ton y Craw­ley. Tam­bién en Lon­dres, mien­tras re­si­día en Fo­rest Green, se le vio en la mez­qui­ta de Ley­ton, muy vi­gi­la­da por la ideo­lo­gía ex­tre­ma­da­men­te ri­go­ris­ta de sus rec­to­res.

El te­rro­ris­ta de Lon­dres apa­re­ció en el ra­dar de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia en el 2012, jus­to des­pués de re­gre­sar de su úl­ti­ma es­tan­cia en Ara­bia Sau­dí. El MI5 des­car­tó su ca­rác­ter pe­li­gro­so, co­mo con­fir­mó The­re­sa May en el Par­la­men­to. Las crí­ti­cas al ser­vi­cio de es­pio­na­je se han mul­ti­pli­ca­do en los úl­ti­mos días por no ha­ber man­te­ni­do ba­jo vi­gi­lan­cia a un hom­bre de su perfil.

Á. MAN­SO

Los com­pa­ñe­ros de los so­bri­nos de la ga­lle­ga fa­lle­ci­da en el aten­ta­do de Lon­dres or­ga­ni­za­ron un ac­to en su memoria.

ÁN­GEL MAN­SO

Los com­pa­ñe­ros de la so­bri­na de la víc­ti­ma ga­lle­ga de Lon­dres dan el pé­sa­me a una fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.