«Yo no ten­go cuer­po pa­ra pe­gar una pa­ta­da y oku­par»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

«Ma­tri­mo­nio es­pa­ñol de me­dia­na edad, caí­do en des­gra­cia por la cri­sis, ur­ge vi­vien­da». El gri­to de­ses­pe­ra­do fue pu­bli­ca­do ayer des­de Mu­xía por una mu­jer de 50 años, Be­go­ña, en un por­tal de anun­cios en In­ter­net con el lla­ma­ti­vo tí­tu­lo de «So­lu­ción an­ti­oku­pas». «So­lo bus­ca­mos dón­de vi­vir y a cam­bio po­de­mos evi­tar que en­tren oku­pas en la vi­vien­da que nos ce­dan o, si son va­rios pi­sos, los vi­gi­la­mos y man­te­ne­mos pa­ra dar apa­rien­cia de uso y que no se cue­le na­die», re­su­me así las ven­ta­jas de su ofer­ta.

Jun­to a su pa­re­ja, tam­bién de 50 años, tra­za en su re­la­to el des­cen­so vi­tal que la cri­sis les ha ge­ne­ra­do tras 30 años en Ga­li­cia, tie­rra que con­si­de­ran co­mo la su­ya. Afin­ca­dos en la Cos­ta da Mor­te, abren el aba­ni­co de op­cio­nes te­rri­to­ria­les a quie­nes les pue­dan fa­ci­li­tar una vi­vien­da en Mu­xía, Vi­mian­zo, Cee o Car­ba­llo.

«De­be­mos tres me­ses de al­qui­ler y eso me en­ve­ne­na, pe­ro yo no ten­go cuer­po pa­ra pe­gar una pa­ta­da a una puer­ta y oku­par un pi­so. La gen­te nos di­ce que lo ha­ga­mos, pe­ro yo no soy ca­paz».

Des­cri­be el mun­do de la oku­pa­ción co­mo un he­cho que va a más y por eso se pu­bli­ci­tan. «Se ofre­ce ma­tri­mo­nio de me­dia­na edad pa­ra la­bo­res de guar­da de fin­cas, o de ca­sas ru­ra­les, por­te­ros de fin­cas, ad­mi­nis­tra­do­res y vi­gi­lan­tes de pi­sos. Es­tu­dios de ba­chi­ller, don de gen­tes, buen tra­to, idio­mas, jar­di­ne­ría, pin­tu­ra, la­bo­res de bri­co­la­je, per­mi­so de con­du­cir, pre­ci­sa­mos vi­vien­da. Se­rie­dad. Tam­bién po­dría­mos vi­gi­lar pro­pie­da­des an­ti­oku­pas», re­la­ta la pa­re­ja en un se­gun­do anun­cio con­ver­ti­do en un cu­rrícu­lo apre­su­ra­do, ex­pre­sión de sus ur­gen­cias y su­ge­ren­cia de ser­vi­cios pre­ven­ti­vos an­te po­si­bles ocu­pa­cio­nes ile­ga­les de vi­vien­das.

Vi­gi­lan­cia a cam­bio de ca­sa

«Hay gen­te que sa­be­mos que tie­ne por aquí ocho o diez pi­sos va­cíos y por eso nos ofre­ce­mos a cui­dár­se­los y vi­gi­lar­los a cam­bio de la ce­sión tem­po­ral de uno de ellos», ex­pli­ca. «Abri­ría­mos y ce­rra­ría­mos las per­sia­nas y otras co­sas pa­ra dar la sen­sa­ción ex­te­rior de que al­guien ha­bi­ta esos pi­sos va­cíos», pro­si­gue. «¡Ah!, y pin­tar y man­te­ner­los tam­bién», aña­de am­plian­do la ver­sa­ti­li­dad de la pa­re­ja si al­guien le da la opor­tu­ni­dad que re­cla­ma.

«Ca­da vez es­ta­mos peor, por­que cuan­do uno en­tra en un pozo co­mo es el de la ne­ce­si­dad ca­da vez se ba­ja más y más», ase­gu­ra, mien­tras in­di­ca que los dos se en­cuen­tran en pa­ro des­pués de una vi­da de­di­ca­da a la ven­ta en los mer­ca­dos. «Aho­ra mis­mo no te­ne­mos na­da, no nos da ni pa­ra el al­qui­ler», la­men­ta mien­tras tra­ta de ha­cer ver que si al­guien les con­fía una pro­pie­dad la cui­da­rán y vi­gi­la­rán pa­ra evi­tar que otros se cue­len en ella y ge­ne­ren un cal­va­rio a sus pro­pie­ta­rios. «Sin pro­ble­mas con na­die, cam­bia­ría vi­vien­da por tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to», con­clu­ye su anun­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.