Ma­yor agi­li­dad, más se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y me­di­das de pro­mo­ción ru­ral

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Las mul­tas por no re­ma­tar las vi­vien­das se con­vir­tie­ron en­se­gui­da en el pun­to más des­ta­ca­do de la Lei do So­lo des­de que es­ta ini­ció su tra­mi­ta­ción. Su in­ci­den­cia en el pai­sa­je y las re­ti­cen­cias de mu­chos al­cal­des a asu­mir la com­pe­ten­cia san­cio­na­do­ra que se les que­ría atri­buir apun­ta­la­ron el pro­ta­go­nis­mo de es­ta me­di­da que, sin em­bar­go, no es la úni­ca de ca­la­do que in­cor­po­ra el do­cu­men­to.

PLA­NES UR­BA­NÍS­TI­COS Trá­mi­tes más rá­pi­dos.

Re­du­cir pla­zos en la ela­bo­ra­ción de los pla­nes ur­ba­nís­ti­cos es otro de los ob­je­ti­vos de la nue­va ley y del re­gla­men­to que la desa­rro­lla. Las mo­di­fi­ca­cio­nes in­tro­du­ci­das en la nor­ma van en­ca­mi­na­das a con­se­guir que el pla­zo me­dio de apro­ba­ción de los pla­nes de or­de­na­ción mu­ni­ci­pa­les pa­se de seis a tres años. Pa­ra ello se fi­ja un pe­río­do má­xi­mo pa­ra ca­da uno de los trá­mi­tes. Tam­bién se ha crea­do la fi­gu­ra del plan bá­si­co mu­ni­ci­pal, que ela­bo­ra­rá la Xun­ta pa­ra los con­ce­llos de me­nos de 5.000 ha­bi­tan­tes que no ten­gan ca­pa­ci­dad pa­ra pro­mo­ver su pro­pia nor­ma­ti­va ur­ba­nís­ti­ca.

LI­CEN­CIAS Pró­rro­ga pa­ra per­mi­sos ca­du­ca­dos.

Es otra de las no­ve­da­des que apor­ta la ley, que per­mi­te pro­rro­gar va­rias ve­ces la li­cen­cia de obra cuan­do ha­ya ex­pi­ra­do el pla­zo pre­vis­to pa­ra con­cluir­las. No es, de to­dos mo­dos, una nor­ma sin con­di­cio­nes, pues cuan­do los so­la­res lle­ven mu­cho tiem­po ocu­pa­dos por ci­mien­tos o por una es­truc­tu­ra inaca­ba­da so­lo se re­no­va­rá la li­cen­cia si pre­via­men­te se re­ma­ta el ex­te­rior.

SUE­LO RÚS­TI­CO Po­ten­ciar los en­tor­nos ru­ra­les.

La nor­ma­ti­va in­tro­du­ce una se­rie de ven­ta­jas con el fin de fa­vo­re­cer el desa­rro­llo ru­ral. Una de esas me­di­das con­sis­te en per­mi­tir que las vi­vien­das que se reha­bi­li­tan en el área ru­ral pue­dan au­men­tar su su­per­fi­cie has­ta un 50 % (an­tes era el 10 %).

FUE­RA DE OR­DE­NA­CIÓN Le­ga­li­za­ción de edi­fi­ca­cio­nes.

La nue­va Lei do So­lo per­mi­te la le­ga­li­za­ción de ca­sas y na­ves in­dus­tria­les que fue­ron edi­fi­ca­das an­tes de que los mu­ni­ci­pios en los que se asien­tan tu­vie­sen plan ur­ba­nís­ti­co. Es­ta me­di­da da se­gu­ri­dad a mi­les de vi­vien­das, aun­que se ex­clu­yen de es­ta am­nis­tía aque­llas cons­truc­cio­nes edi­fi­ca­das en zo­nas ver­des o en es­pa­cios pú­bli­cos.

SAN­CIO­NES Has­ta un mi­llón de euros.

Se­gún la gra­ve­dad de la in­frac­ción, las san­cio­nes pre­vis­tas en la Lei do So­lo van des­de los 300 euros has­ta un mi­llón. In­cum­plir la or­den de pa­ra­li­za­ción se con­si­de­ra un agra­van­te, del mis­mo mo­do que pa­rar las obras de for­ma vo­lun­ta­ria o co­rre­gir la in­frac­ción son con­si­de­ra­dos ate­nuan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.