Pon­tón atri­bu­ye la re­cu­pe­ra­ción del BNG al tra­ba­jo de to­da su mi­li­tan­cia

La por­ta­voz, que se­rá re­ele­gi­da hoy en el car­go, lla­ma a am­pliar la ba­se so­cial

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - MA­RIO BERAMENDI

El Blo­que Na­cio­na­lis­ta Ga­le­go (BNG) arran­có ayer en A Co­ru­ña su de­ci­mo­sex­ta asam­blea na­cio­nal, jus­to en la mis­ma ciu­dad que lo vio na­cer ha­ce aho­ra 35 años. Des­de en­ton­ces, han cam­bia­do mu­chas co­sas. Pe­ro al­gu­nas per­ma­ne­cen inal­te­ra­das, co­mo el mo­de­lo de fren­te, la mar­ca y el prin­ci­pio de au­to­or­ga­ni­za­ción, es de­cir, de no de­pen­der de fuer­zas es­ta­ta­les, una te­sis que han de­fen­di­do in­clu­so en los mo­men­tos más di­fí­ci­les, con el au­ge de las ma­reas, y con los son­deos co­lo­can­do a la or­ga­ni­za­ción al bor­de de la más ab­so­lu­ta irre­le­van­cia elec­to­ral.

Por eso Ana Pon­tón qui­so agra­de­cer ayer su tra­ba­jo a to­da la mi­li­tan­cia, a la que atri­bu­yó la ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia en los mo­men­tos más ad­ver­sos. «Gra­zas, por­que sen to­dos vós na­da dis­to se­ría po­si­ble», di­jo emo­cio­na­da al au­di­to­rio. «Ha­bía nu­bes ne­gras no ho­ri­zon­te, mais a forza do no­so amor di­si­pou a tor­men­ta, e aquí es­ta­mos, cun so­rri­so, en pé, abrin­do un fu­tu­ro car­ga­do de es­pe­ran­za», di­jo la por­ta­voz del Blo­que, que hoy se­rá re­ele­gi­da en el car­go.

Trans­cu­rri­dos los agradecimientos, la lí­der na­cio­na­lis­ta hi­zo un lla­ma­mien­to a con­ti­nuar con el tra­ba­jo pa­ra po­der am­pliar la ba­se so­cial del na­cio­na­lis­mo. Y por eso em­pla­zó a to­dos los pre­sen­tes «a fu­xir de to­da au­to­com­pra­cen­cia».

El Blo­que ce­le­bra su de­ci­mo­sex­ta asam­blea, bau­ti­za­da por el Ana Pon­tón hi­zo un lla­ma­mien­to a tra­ba­jar pa­ra am­pliar la ba­se so­cial del na­cio­na­lis­mo.

pro­pio fren­te co­mo de re­fun­da­ción, re­no­va­da con la bom­bo­na de oxí­geno lo­gra­da en las au­to­nó­mi­cas, cuan­do lo­gró sal­var el gru­po par­la­men­ta­rio con­tra to­do pro­nós­ti­co, he­cho que ha da­do a Ana Pon­tón un mar­gen de ma­nio­bra co­mo por­ta­voz has­ta aho­ra iné­di­to.

La lla­ma­da re­fun­da­ción es, en reali­dad, la aper­tu­ra de un nue­vo tiem­po en el que la or­ga­ni­za­ción in­tro­du­ce cam­bios sus­tan­cia­les en su ima­gen, abre la puer­ta a un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal su­per­vi­sa­do por la vie­ja guar­dia y, so­bre to­do, fía el fu­tu­ro al li­de­raz­go de Ana Pon­tón. Pe­ro no hay cam­bios en la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio, en un fren­te en el que la

Unión do Po­vo Ga­le­go (UPG) se­gui­rá sien­do la fuer­za he­ge­mó­ni­ca y la que di­ri­ja el ti­món, aun­que con mu­cho ma­yor pro­ta­go­nis­mo pa­ra su lí­der y su ac­tual por­ta­voz par­la­men­ta­ria.

Es es­ta dia­léc­ti­ca in­ter­na la que ex­pli­ca el in­ce­san­te go­teo de ba­jas que arran­có en Amio, en el 2012, y que aho­ra se ha pa­ra­do. Con el ex­por­ta­voz Xa­vier Ven­ce ya de ba­ja, igual que Al­ba No­guei­ra, una de las vo­ces crí­ti­cas de la asam­blea de ha­ce un año, el BNG ex­hi­be una cohe­sión in­ter­na y una es­ta­bi­li­dad sin pa­ran­gón en el res­to de la iz­quier­da ga­lle­ga.

Tan­to es así que la or­ga­ni­za­ción ce­le­bra su de­ci­mo­sex­ta asam­blea con una úni­ca lis­ta,

una can­di­da­tu­ra ofi­cial y de con­sen­so, que no ten­drá en­fren­te nin­gu­na al­ter­na­ti­va.

Muy po­co preo­cu­pa­do de re­cu­pe­rar a los que se fue­ron, el Blo­que se ha en­tre­ga­do a la cau­sa de su­mar gen­te a su pro­yec­to, so­bre to­do gen­te más jo­ven. Y lo ha­ce izan­do sin com­ple­jos la ban­de­ra na­cio­na­lis­ta, pe­ro sin el ma­tiz del so­be­ra­nis­mo. Y so­bre to­do, man­te­nien­do la es­truc­tu­ra de fren­te y asam­blea­ria. «O que non cam­bia­mos é que so­mos a or­ga­ni­za­ción máis de­mo­crá­ti­ca do Es­ta­do es­pa­ñol», di­jo ayer Ana Pon­tón an­te un au­di­to­rio en­tu­sias­ta y que acla­mó a su lí­der, la per­so­na que sim­bo­li­za la re­sis­ten­cia elec­to­ral del Blo­que.

ÁN­GEL MAN­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.