Una ni­ña vi­gue­sa su­frió mal­tra­to de la ma­dre y abu­sos del pa­dre des­de los 7 años

La me­nor in­ten­tó au­to­le­sio­nar­se tres ve­ces y aca­bó en un cen­tro de aco­gi­da de Ma­drid

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - E. V. PITA

La in­fan­cia de una ni­ña vi­gue­sa po­dría pa­re­cer arran­ca­da de las pá­gi­nas de una no­ve­la so­cial de Char­les Dic­kens en el si­glo XIX, pe­ro la na­rra el Tri­bu­nal Su­pre­mo en una sen­ten­cia pu­bli­ca­da ha­ce un mes. Los ma­gis­tra­dos re­la­tan la dra­má­ti­ca vi­da de una ni­ña na­ci­da en Vi­go que su­frió to­do ti­po de tro­pe­lías des­de que cum­plió 7 años: es­ca­pó de su ma­dre mal­tra­ta­do­ra y fue a caer en ma­nos de un pa­dre abu­sa­dor que la so­me­tió a to­do ti­po de ve­ja­cio­nes se­xua­les, he­chos por los que fue con­de­na­do a 23 años de cár­cel por la Au­dien­cia Na­cio­nal, aun­que aho­ra el Su­pre­mo le re­ba­ja la pe­na a 14 y me­dio al re­fun­dir de­li­tos.

La ni­ña aca­bó in­ter­na­da a los 12 años en un cen­tro de me­no­res y lue­go fue tu­te­la­da por la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Le que­dó co­mo se­cue­la un es­trés pos­trau­má­ti­co por el que in­gre­só en hos­pi­ta­les de Ma­drid y Ca­ta­lu­ña.

La Sa­la de lo Pe­nal nú­me­ro 1 del Tri­bu­nal Su­pre­mo re­la­ta que la me­nor na­ció en 1999 en Vi­go y que cuatro años des­pués se di­vor­cia­ron sus pro­ge­ni­to­res. Su­frió una gra­ve fal­ta de ca­ri­ño. La ni­ña se que­dó con la ma­dre, que era al­cohó­li­ca, pe­ro de­jó de vi­vir con ella por el mal­tra­to que su­fría. A ve­ces, se ha­cía car­go su abue­la ma­ter­na, de avan­za­da edad, pe­ro no te­nían bue­na re­la­ción por­que era muy ab­sor­ben­te y tóxica con la nie­ta. «Era ya en su pre­via in­fan­cia una per­so­na ob­je­ti­va­men­te des­pro­te­gi­da y muy vul­ne­ra­ble», di­ce la Au­dien­cia Na­cio­nal en la pri­me­ra sen­ten­cia del ca­so.

Si la me­nor ya vi­vía en una fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da, sus pro­ble­mas se agra­va­ron en el 2006. A los 7 años, vi­si­ta­ba a su pa­dre en An­do­rra, don­de era hos­te­le­ro, en va­ca­cio­nes o los fi­nes de se­ma­na. El pro­ge­ni­tor apro­ve­chó que que­da­ron a so­las pa­ra ha­cer­le to­ca­mien­tos y la man­dó ca­llar. Du­ran­te dos años la obli­gó a ha­cer ac­tos se­xua­les ba­jo la ame­na­za de pe­gar­le. A cau­sa de es­tas agre­sio­nes se­xua­les, la me­nor in­ten­tó au­to­le­sio­nar­se tres ve­ces des­pués de ver­ba­li­zar sus abu­sos o por el im­pac­to de ver cer­ca a su pa­dre. Tras ven­cer su mie­do, ha­bló de los abu­sos cuan­to te­nía 14 años en unas car­tas que en­vió a una doc­to­ra.

Tras va­rias vi­si­tas a hos­pi­ta­les, la jo­ven aca­bó in­ter­na­da en el 2011 en un cen­tro de me­no­res y es tu­te­la­da por la Co­mu­ni­dad de Ma­drid des­de el 2014 an­te la im­po­si­bi­li­dad de vi­vir con su fa­mi­lia. «En el cen­tro bus­ca de for­ma an­sio­sa mues­tras de afec­ti­vi­dad», di­ce la Au­dien­cia Na­cio­nal, que con­clu­ye que pa­de­ce «se­rios pro­ble­mas psi­co­ló­gi­co-afec­ti­vos, de per­so­na­li­dad y acu­sa­do es­trés trau­má­ti­co» por los abu­sos y la fal­ta de es­ta­bi­li­dad fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.