In­te­rior ha pre­mia­do a to­dos los res­pon­sa­bles e im­pli­ca­dos en la de­no­mi­na­da po­li­cía po­lí­ti­ca

Les ha da­do me­da­llas pen­sio­na­das y des­ti­nos pri­vi­le­gia­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - MELCHO SAIZ-PARDO

Du­ran­te los úl­ti­mos años fue­ron los hom­bres más po­de­ro­sos de la po­li­cía. Más in­clu­so que su en­ton­ces di­rec­tor ge­ne­ral, Ig­na­cio Co­si­dó. Eran los pa­ta ne­gra del Cuer­po Na­cio­nal de la Po­li­cía, los man­dos de con­fian­za del ex­mi­nis­tro Jorge Fer­nán­dez Díaz. Aho­ra, to­dos ellos es­tán fue­ra de los círcu­los de po­der y te­mien­do ser ci­ta­dos en la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción del Con­gre­so por sus su­pues­tas vin­cu­la­cio­nes con la de­no­mi­na­da en cier­tos círcu­los po­li­cía po­lí­ti­ca y sus es­cán­da­los ju­di­cia­les. La co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria echa­rá a an­dar el pró­xi­mo día 5 con la de­cla­ra­ción del an­te­rior mi­nis­tro del In­te­rior, Jorge Fer­nán­dez Díaz.

Las con­fe­sio­nes so­bre las al­can­ta­ri­llas del Es­ta­do de al­gu­nos de los res­pon­sa­bles po­li­cia­les im­pli­ca­dos po­drían ser una bom­ba. O no. Sea co­mo fue­re, el Mi­nis­te­rio del In­te­rior ha sa­bi­do pre­miar sus ser­vi­cios. Ha re­par­ti­do me­da­llas pen­sio­na­das y des­ti­nos pri­vi­le­gia­dos a ca­da uno de los man­dos re­la­cio­na­dos de una u otra for­ma con la gue­rra su­cia con­tra los opo­nen­tes po­lí­ti­cos. Unas pre­ben­das que si­guen vi­vas du­ran­te el tiem­po que Juan Ig­na­cio Zoi­do lle­va co­mo mi­nis­tro del In­te­rior.

EU­GE­NIO PINO El eje de la po­li­cía po­lí­ti­ca.

Em­pe­zan­do por el prin­ci­pio. Eu­ge­nio Pino, ex nú­me­ro dos de la po­li­cía y crea­dor de las dos uni­da­des ba­jo sos­pe­cha por ha­ber si­do el nú­cleo de la po­li­cía po­lí­ti­ca: la Uni­dad de Pla­ni­fi­ca­ción Es­tra­té­gi­ca y Coor­di­na­ción, una suer­te de CNI den­tro del cuer­po; y de la Bri­ga­da de Aná­li­sis y Re­vi­sión de Ca­sos (BARC), que él mis­mo ha con­fe­sa­do que se de­di­có a in­ves­ti­gar ca­sos sen­ten­cia­dos sin con­trol ju­di­cial co­mo el 11M o el chi­va­ta­zo a ETA. Pino se ju­bi­ló en ju­nio del 2016. Eso sí, el en­ton­ces mi­nis­tro del In­te­rior, Fer­nán­dez Díaz, le im­pu­so la me­da­lla de pla­ta al mé­ri­to po­li­cial, con una pen­sión vi­ta­li­cia de un 15 % de su suel­do. En la or­den por la que se otor­gó aque­lla con­de­co­ra­ción se apun­ta­ba ex­pre­sa­men­te que el co­mi­sa­rio «ha so­bre­sa­li­do en el cum­pli­mien­to de los de­be­res de su car­go» y que su ac­tua­ción «ha re­dun­da­do en el pres­ti­gio de la cor­po­ra­ción». Zoi­do no ha he­cho na­da por re­vo­car aque­lla con­ce­sión des­pués de que Pino, en una

Eu­ge­nio Pino Ex nú­me­ro dos de la po­li­cía

Me­da­lla de pla­ta al Mé­ri­to Po­li­cial

Mar­ce­lino Martín Blas Ex­je­fe de asun­tos in­ter­nos

Me­da­lla ro­ja al mé­ri­to po­li­cial en­tre­vis­ta re­cien­te, vol­vie­ra a las an­da­das con­tra los na­cio­na­lis­tas ni des­pués de que el co­mi­sa­rio tu­vie­ra que de­cla­rar en la Au­dien­cia Na­cio­nal por las ex­tra­ñas ma­nio­bras po­li­cia­les re­gis­tra­das en el ca­so Pu­jol .

JO­SÉ MA­NUEL VI­LLA­RE­JO Po­lé­mi­co y ame­na­zan­te.

Tam­po­co han si­do re­vo­ca­dos los pri­vi­le­gios en la era Zoi­do del po­lé­mi­co y om­ni­pre­sen­te Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo. Y ello a pe­sar de ha­ber si­do impu­tado en el ca­so Pe­que­ño Ni­co­lás. Es­te par­ti­cu­lar co­mi­sa­rio que du­ran­te lus­tros com­pa­gi­nó su la­bor po­li­cial con la em­pre­sa­rial y que par­ti­ci­pó en las gra­ba­cio­nes su­brep­ti­cias al ex­pre­si­den­te ma­dri­le­ño Ig­na­cio Gon­zá­lez, se ju­bi­ló en agos­to del pa­sa­do año con una me­da­lla ro­ja al mé­ri­to po­li­cial, un 10 % más de suel­do vi­ta­li­cio. Vi­lla­re­jo ya ha ad­ver­ti­do que si es ci­ta­do a la co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria pue­de po­ner «to­do pa­tas arri­ba», pues po­dría me­ter a mu­cha gen­te en «pro­ble­mas».

JO­SÉ LUIS OLIVERA Uno de los más po­de­ro­sos.

Tam­bién fue pre­mia­do Jo­sé Luis Olivera, uno de los dos co­mi­sa­rios que el 29 de oc­tu­bre del 2012, en ple­na cam­pa­ña de las elec­cio­nes ca­ta­la­nas, se des­pla­zó a Bar­ce­lo­na pa­ra pre­sio­nar a los fis­ca­les an­ti­co­rrup­ción Fer­nan­do Ber­me­jo y Emi­lio Sán­chez Ulled con la in­ten­ción de que re­su­ci­ta­ran la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Pa­lau y re­cla­ma­ran al juez el re­gis­tro de la se­de de Con­ver­gèn­cia. Olivera, que en­ton­ces na­da te­nía que ver con in­ves­ti­ga­cio­nes de co­rrup­ción, po­co des­pués re­ci­bió la me­da­lla ro­ja del cuer­po (pen­sio­na­da) y en enero del 2015 se con­vir­tió en uno de los miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad con más po­der de to­da Es­pa­ña, al ser nom­bra­do di­rec­tor del Cen­tro de In­te­li­gen­cia con­tra el Te­rro­ris­mo y el Cri­men Or­ga­ni­za­do (Cit­co). Zoi­do ha ra­ti­fi­ca­do a Olivera al fren­te del Cit­co.

MAR­CE­LINO MARTÍN BLAS Pe­lea­do con Vi­lla­re­jo.

La per­so­na que acom­pa­ñó a Olivera en ese frus­tra­do via­je a Bar­ce­lo­na era el tam­bién co­mi­sa­rio Mar­ce­lino Martín Blas, en­ton­ces je­fe de Asun­tos In­ter­nos. Co­mo Olivera, él tam­bién re­ci­bió po­co des­pués la me­da­lla ro­ja de la po­li­cía. Por aque­lla épo­ca, Mar­ce­lino Martín Blas era uno de los hom­bres de con­fian­za má­xi­ma de Pino en la po­li­cía po­lí­ti­ca. Lue­go se pe­leó a muer­te con Vi­lla­re­jo y des­de en­ton­ces sus es­ca­ra­mu­zas ju­di­cia­les (co­mo en el ca­so Pe­que­ño Ni­co­lás) se han su­ce­di­do por do­quier.

JO­SÉ ÁN­GEL FUEN­TES GA­GO Más de 10.000 euros men­sua­les.

El hom­bre de con­fian­za de Eu­ge­nio Pino, el ins­pec­tor je­fe Jo­sé Án­gel Fuen­tes Ga­go, el mis­mo que ex­cul­pó en una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na de to­da irre­gu­la­ri­dad a Vi­lla­re­jo, aho­ra es agre­ga­do de In­te­rior en La Ha­ya con un suel­do men­sual de más de 10.000 euros bru­tos. Su mu­jer tam­bién ha si­do des­ti­na­da por In­te­rior a esa mis­ma ciu­dad, se­de de la Eu­ro­pol, con im­por­tan­tes die­tas.

BO­NI­FA­CIO DÍAZ SE­VI­LLANO Agre­ga­do en Mé­xi­co.

La otra mano de­re­cha de Pino en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra, el tam­bién ins­pec­tor je­fe Bo­ni­fa­cio Díaz Se­vi­llano, ha si­do pre­mia­do con la agre­ga­du­ría de In­te­rior en la Em­ba­ja­da en Mé­xi­co. Más de 10.000 euros men­sua­les. Ese nom­bra­mien­to tam­po­co ha si­do re­vo­ca­do a pe­sar de que el nom­bre de Díaz Se­vi­llano ha apa­re­ci­do en las tur­bias ma­nio­bras po­li­cia­les por in­cor­po­rar in­for­ma­cio­nes de ori­gen des­co­no­ci­do al ca­so Pu­jol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.