Así es el ti­mo eléc­tri­co o «elec­tro­to­co­mo­cho»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía -

Ha­ble­mos de eléc­tri­cas. Es­ta vez nos cen­tra­re­mos en el en­ga­ño de pa­sar del mer­ca­do re­gu­la­do al li­bre sin sa­ber­lo. Es im­por­tan­te sa­ber que el pri­me­ro es más ba­ra­to que el se­gun­do (ver http://www.la­voz­de­ga­li­cia.es/ no­ti­cia/economia/2017/03/12/elec­tri­cas-en­ga­nan-ton­tos).

Si ob­ser­va­mos el gráfico ad­jun­to, ve­mos una pa­re­ja que es­tá en el mer­ca­do re­gu­la­do y dis­fru­ta de un bono so­cial, que es la ta­ri­fa con un des­cuen­to del 25 % que be­ne­fi­cia a con­su­mi­do­res con po­ten­cia con­tra­ta­da en su pri­me­ra vi­vien­da me­nor a tres ki­lo­va­tios, pen­sio­nis­tas con 60 o más años y que re­ci­ban la pen­sión mí­ni­ma, fa­mi­lias nu­me­ro­sas, fa­mi­lias con to­dos sus miem­bros en pa­ro y aque­llos que tie­nen una ta­ri­fa so­cial an­te­rior al 1 de ju­lio. Pues bien, la pa­re­ja re­ci­be una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca o la vi­si­ta de un co­mer­cial de una de las com­pa­ñías eléc­tri­cas. Le con­ven­ce pa­ra que se cam­bie. Pa­ra ello, le ofre­ce un des­cuen­to que es co­mo el ti­mo del to­co­mo­cho. ¿Por qué? Una de las prác­ti­cas es ha­cer­lo des­pués de ha­ber in­cre­men­ta­do en la mis­ma can­ti­dad la ta­ri­fa ba­se. La pa­re­ja acep­ta. En ese mo­men­to pier­de el bono so­cial, pa­sa al mer­ca­do li­bre y, nor­mal­men­te, con la acep­ta­ción ha sus­cri­to otro ti­po de ser­vi­cio, co­mo por ejem­plo la con­tra­ta­ción de un se­gu­ro por si se es­tro­pea la ne­ve­ra.

El ho­rror de la pri­me­ra fac­tu­ra

Am­bas eléc­tri­cas con­si­guen el be­ne­fi­cio al ma­rear al usua­rio con cam­bios de com­pa­ñía sin ase­so­rar­lo de­bi­da­men­te. De es­te mo­do el clien­te pa­ga­rá más por lo mis­mo Te­leo­pe­ra­dor (o vi­si­ta a do­mi­ci­lio) CON­DI­CIO­NES DE LA TA­RI­FA Bono so­cial Cuan­do a los con­su­mi­do­res del ejem­plo les lle­ga la pri­me­ra fac­tu­ra se que­dan ano­na­da­dos por­que se dan cuen­ta que es más ca­ra que la an­te­rior. En­ton­ces, re­ci­ben de nue­vo una lla­ma­da de un co­mer­cial. Pe­ro en es­ta oca­sión de la pri­me­ra com­pa­ñía. «¿Quie­ren us­te­des vol­ver con no­so­tros?», les pre­gun­tan. «Cla­ro», di­cen ellos. Pien­san que van a vol­ver a su es­ta­do ini­cial. Pe­ro no es cier­to. Los vuel­ven a cap­tar, pe­ro pa­ra el mer­ca­do li­bre. Así que no re­cu­pe­ran el bono so­cial y pa­gan más por el re­ci­bo de la luz. Ade­más, aquel se­gu­ro que con­tra­ta­ron por si se les es­tro­pea­ba la la­va­do­ra lo se­gui­rán pa­gan­do por­que tie­nen que dar­lo de ba­ja ellos, di­rec­ta­men­te. Y pa­ra col­mo, es pro­ba­ble que ten­gan que abo­nar una pe­na­li­za­ción por ha­ber­se ido an­tes de un año. Aho­ra so­lo que­da echar cuen­tas y cal­cu­lar el per­jui­cio que es­tas Ca­da vez que sa­le de ca­sa, pien­sa que su tra­ba­jo con­sis­te en «rea­li­zar ven­tas pa­ra per­ju­di­car a las per­so­nas. ¡Me­nu­do tra­ba­jo! Por­que to­do lo que ha­ce­mos es fas­ti­diar a con­su­mi­do­res inocen­tes víc­ti­mas de su ig­no­ran­cia y atra­pa­dos en el si­len­cio al que obli­ga la em­pre­sa». Hay ame­na­zas ve­la­das por par­te de la com­pa­ñía que pres­ta es­tos ser­vi­cios, por­que siem­pre se pue­de lle­var la cam­pa­ña a otro país del ter­cer mun­do pa­ra re­du­cir cos­tes. «Ten­dría que oír a las per­so­nas que creen que las lla­ma­mos pa­ra que pa­guen me­nos y es men­ti­ra. No ves da­tos co­mo su edad. Y aun­que te la di­gan o te di­gan que es pen­sio­nis­ta nun­ca pue­des acon­se­jar que se aco­ja al bono so­cial», su­bra­ya el en­tre­vis­ta­do. Es­te ad­vier­te: «Di­ce la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia que fue­ron ocho los ca­sos de­nun­cia­dos por es­tas prác­ti­cas abu­si­vas. Pe­ro no­so­tros po­dría­mos en­viar­le 50 ca­sos se­ma­na­les de atra­cos a per­so­nas ma­yo­res, y otros 50 de ven­tas con en­ga­ño y per­ju­di­cia­les. Pe­ro no pue­do por­que ne­ce­si­to mi em­pleo y he fir­ma­do que la in­for­ma­ción que allí se ge­ne­ra allí se que­da». Ha­cien­do una sim­ple re­gla de tres, la úl­ti­ma mul­ta im­pues­ta a las com­pa­ñías co­mer­cia­li­za­do­ras de elec­tri­ci­dad «por no pre­sen­tar las ga­ran­tías exi­gi­das» re­pre­sen­ta a su be­ne­fi­cio lo mis­mo que a un suel­do de mil euros pa­gar tres cén­ti­mos. Es de­cir, na­da. So­lo un da­to, las gran­des com­pa­ñías eléc­tri­cas tie­nen to­das las ta­ri­fas. Tam­bién las del mer­ca­do re­gu­la­do. Así que va­mos a in­ten­tar no que­dar­nos con los pe­los de pun­ta des­pués de ha­ber si­do víc­ti­mas de un elec­tro­to­co­mo­cho. Bono so­cial Mer­ca­do re­gu­la­do Mer­ca­do li­bre Se­gu­ro adi­cio­nal Pe­na­li­za­ción prác­ti­cas le han cau­sa­do a una per­so­na de 80 años que ha per­di­do el bono so­cial ha­ce tres o cuatro por un en­ga­ño.

Es­ta reali­dad fue ex­pli­ca­da por co­mer­cia­les que ope­ran en Ga­li­cia pa­ra dos com­pa­ñías eléc­tri­cas. En reali­dad son te­le­ope­ra­do­res que se de­di­can, co­mo ellos mis­mos re­co­no­cen, a «cap­tar» y «re­cu­pe­rar» clien­tes. Co­bran en torno a mil euros al mes por ocho ho­ras de tra­ba­jo en las que la an­gus­tia pue­de aca­bar en de­pre­sión.

«No­so­tros —ex­pli­can— so­mos sim­ple­men­te co­mer­cia­les. No so­mos los que en­ga­ña­mos a las per­so­nas, nos de­di­ca­mos a se­guir un es­tán­dar en las lla­ma­das [co­mo una par­ti­tu­ra], con unas pau­tas de lo que hay que de­cir y de lo que hay que omi­tir». Ase­gu­ran que es­tán en es­te tra­ba­jo por­que no en­cuen­tran otra co­sa, y por­que des­pués de en- AYERRA viar de­ce­nas de cu­rrícu­los siem­pre lla­man de la mis­ma ofer­ta: te­leo­pe­ra­dor. «So­mos un gru­po de per­so­nas pre­sio­na­das pa­ra ven­der has­ta los lí­mi­tes que no se ima­gi­nan: las lla­ma­das van una tras otra has­ta cum­plir una me­dia de 150 dia­rias pa­ra un con­tra­to de ocho ho­ras [que tie­nen unos po­cos pri­vi­le­gia­dos, por cier­to]. To­da es­ta pre­ca­rie­dad y abu­so se jus­ti­fi­ca por­que en el fon­do so­mos un gru­po de frus­tra­dos fra­ca­sa­dos con ca­rre­ra y sin em­pleo, que nos he­mos sen­ta­do de­trás de un or­de­na­dor que nos cu­bre y nos da la co­ra­za pa­ra vi­vir en un amar­go ano­ni­ma­to», di­ce el en­tre­vis­ta­do.

«¡Me­nu­do tra­ba­jo!»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.