El fu­sil del pue­blo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo - Fernanda Ta­ba­rés

Es­te in­mi­nen­te abril la em­pre­sa que fa­bri­ca el AK-47 im­plan­ta­rá un tri­ple turno de tra­ba­jo pa­ra aten­der la de­man­da cre­cien­te del le­gen­da­rio fu­sil in­ven­ta­do por Mik­hail Ka­lash­ni­kov. El clá­si­co, im­pre­ci­so en la lar­ga dis­tan­cia pe­ro con una po­ten­cia de­vas­ta­do­ra pa­ra quie­nes pre­fie­ren ma­tar sin su­ti­le­zas, vi­ve el me­jor mo­men­to de su his­to­ria. En su día con­si­guió im­po­ner su con­tun­den­cia a la so­fis­ti­ca­ción ale­ma­na, una vir­tud que han va­lo­ra­do los nar­cos más des­pia­da­dos y los pis­to­le­ros del Ba­ta­clan. La his­to­ria del Ka­lash­ni­kov es la de los úl­ti­mos y ace­le­ra­dos se­sen­ta años. En sus cré­di­tos fi­gu­ran los me­jo­res con­flic­tos de la hu­ma­ni­dad, de Viet­nam a Cam­bo­ya pa­san­do por Yu­gos­la­via. Pe­ro en su mo­men­to, tam­bién fue el fu­sil del pue­blo, un ar­ma ba­ra­ta que los pri­me­ros mar­xis­tas ex­hi­bían co­mo evi­den­cia de cla­se y que ofre­ció a los des­ha­rra­pa­dos una he­rra­mien­ta efi­caz pa­ra plan­tar ca­ra a los in­jus­tos en con­di­cio­nes de igual­dad. En­se­gui­da el dia­blo se me­tió en el car­ga­dor. Su ba­lan­ce de víc­ti­mas pa­ra­li­za. De él es­cri­bió Roberto Sa­viano: «No exis­te na­da en el mun­do que ha­ya cau­sa­do más muer­tes que el AK-47. Ha ma­ta­do más que la bom­ba ató­mi­ca de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, que el vi­rus del si­da, que la pes­te bu­bó­ni­ca, que la ma­la­ria, que to­dos los aten­ta­dos fun­da­men­ta­lis­tas is­lá­mi­cos, que la su­ma de muer­tos de to­dos los te­rre­mo­tos que han sa­cu­di­do la cor­te­za te­rres­tre». Con es­tas cre­den­cia­les, los fa­bri­can­tes del in­ge­nio lle­ga­rán al ve­rano con las má­qui­nas echan­do hu­mo. Ca­da ope­ra­rio se­rá res­pon­sa­ble del si­guien­te muer­to, pe­ro se­rá es­te un es­ca­so pea­je en car­ne hu­ma­na pa­ra un ne­go­cio bo­yan­te. Con ese tor­men­to in­te­rior se mu­rió en el 2013 su in­ven­tor. Zarpazos mo­ra­les que a na­die im­por­tan, ni si­quie­ra al hi­per­pro­tec­cio­nis­ta Trump, que a pe­sar del blo­queo a Ru­sia ac­ce­de a que en­tren en EE. UU. to­ne­la­das del fu­sil que con­vier­te a un mono en un com­ba­tien­te, co­mo di­jo Ka­bi­la. Ami­gui­ños si, pe­ro a va­qui­ña po­lo que va­le. En las fo­tos his­tó­ri­cas que se pu­bli­can es­te fin de se­ma­na en to­da la pren­sa re­cor­dan­do la fir­ma del Tra­ta­do de Roma de 1957 no se ve un de­ta­lle im­por­tan­te: el do­cu­men­to en el que los de­le­ga­dos pu­sie­ron su fir­ma, un to­cho con­si­de­ra­ble, te­nía las pá­gi­nas en blan­co. Tan so­lo es­ta­ba im­pre­so un fron­tis­pi­cio en la por­ta­da y la con­tra­por­ta­da. En me­dio, don­de ten­drían que es­tar las es­ti­pu­la­cio­nes, las nor­mas, los ob­je­ti­vos, las po­lí­ti­cas y los idea­les de la fu­tu­ra Eu­ro­pa… To­do eso es­ta­ba en blan­co.

El asun­to no se su­po has­ta ha­ce diez años y to­da­vía no es­tá cla­ro có­mo pu­do ocu­rrir. Pri­me­ro se aven­tu­ró la ex­pli­ca­ción de que se ha­bía te­ni­do que ace­le­rar la fir­ma por el te­mor a que en Fran­cia nom­bra­sen pri­mer mi­nis­tro a De Gau­lle y blo­quea­se el tra­ta­do. Lue­go se di­jo que a los fun­cio­na­rios en­car­ga­dos de pre­pa­rar el tex­to se les ha­bía echa­do el tiem­po en­ci­ma. Lue­go que el do­cu­men­to te­nía que im­pri­mir­se en Sui­za, y que el tren que traía el tex­to se ha­bía re­tra­sa­do. Cuan­do es­ta idea de un tren sui­zo con re­tra­so no con­ven­ció a na­die, se dio fi­nal­men­te una ex­pli­ca­ción tan pe­no­sa que tie­ne que ser la ver­da­de­ra: el per­so­nal de lim­pie­za del Pa­laz­zo dei Con­ser­va­to­ri se ha­bía en­con­tra­do con el ori­gi­nal im­pre­so por ahí, pen­sa­ron que eran unos pa­pe­la­jos y fue así co­mo el pri­mer di­se­ño de lo que aca­ba­ría sien­do la Unión Eu­ro­pea ter­mi­nó en la ba­su­ra.

Qui­zás fue­se es­to lo que obli­gó a im­pro­vi­sar Eu­ro­pa. El pro­yec­to eu­ro­peo ha na­ve­ga­do siem­pre a la de­ri­va, has­ta que esa de­ri­va ha aca­ba­do sien­do un rum­bo. Ins­ta­la­do en la cri­sis per­ma­nen­te, ha con­ver­ti­do a la cri­sis en su mecanismo de trans­for­ma­ción. La Unión Eu­ro­pea es la ma­yor prue­ba de que en po­lí­ti­ca no exis­ten los pla­nes a lar­go pla­zo pe­ro que, si uno re­sis­te lo su­fi­cien­te, con el tiem­po to­do pa­re­ce el pro­duc­to de un plan a lar­go pla­zo que ha sa­li­do bien.

Por el ca­mino ha ha­bi­do con­flic­tos, des­plan­tes y acuer­dos de úl­ti­ma hora. Las «si­llas va­cías» de De Gau­lle, el «no, no, no» de That­cher, la re­cien­te con­tro­ver­sia de los re­fu­gia­dos y los in­mi­gran­tes. Los bi­lle­tes de eu­ro es­tán ilus­tra­dos con mo­nu­men­tos ima­gi­na­rios, por­que era im­po­si­ble po­ner de acuer­do a los paí­ses miem­bros acer­ca de cuá­les de los reales eran los más im­por­tan­tes. Bru­se­las obli­gó a los ir­lan­de­ses a re­pe­tir un re­fe­ren­do por­que ha­bían vo­ta­do lo que no de­bían, y Ale­ma­nia hi­zo pa­gar a los grie­gos por lo que en reali­dad era cul­pa de una mo­ne­da úni­ca mal con­ce­bi­da. Al fin y al ca­bo, las pá­gi­nas en blan­co del Tra­ta­do de Roma se ha­bían fir­ma­do a la som­bra del gi­gan­tes­co fres­co de Giu­sep­pe Ce­sa­ri que re­pre­sen­ta la lu­cha fra­tri­ci­da en­tre los Ho­ra­cios y los Cu­ria­cios. De he­cho, co­mo el re­tra­to de Do­rian Gray, el fres­co de Ce­sa­ri se ha­bía ido de­te­rio­ran­do a lo lar­go de es­tos años. Co­mo la pro­pia Unión, es­ta­ba agrie­ta­do y con fil­tra­cio­nes de agua, y ha ha­bi­do que res­tau­rar­lo a to­da pri­sa pa­ra es­te se­xa­gé­si­mo aniver­sa­rio.

Pe­ro el he­cho es que la UE ha so­bre­vi­vi­do, lo que, a los se­sen­ta años, em­pie­za a ser la prio­ri­dad y un gran lo­gro en sí, tan­to pa­ra las per­so­nas co­mo pa­ra los pro­yec­tos po­lí­ti­cos.

El ca­so es que a se­sen­ta años vis­ta ya no es­tá cla­ro si aque­llo de las ho­jas en blan­co fue un buen o un mal pre­sa­gio. Qui­zás anun­cia­ba un vi­cio que el pro­yec­to eu­ro­peo nun­ca ha con­se­gui­do sa­cu­dir­se: la pe­li­gro­sa ten­den­cia de los lí­de­res a creer que han re­ci­bi­do un che­que en blan­co, una li­cen­cia pa­ra ha­cer y des­ha­cer a su an­to­jo sin con­sul­tar nun­ca a los ciu­da­da­nos. O qui­zás, sien­do más op­ti­mis­tas, aque­llas pá­gi­nas in­ma­cu­la­das que­rían de­cir que to­do es­tá por ha­cer.

ED

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.