Tie­rra

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - Roberto Antón Psi­có­lo­go fa­mi­liar

Cual­quier per­so­na que ha­ya te­ni­do un mí­ni­mo con­tac­to con el mun­do del cam­po co­no­ce de su du­re­za. Las per­so­nas que lo tra­ba­jan tie­nen que so­por­tar las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas, lar­gas es­pe­ras has­ta que su tra­ba­jo dé sus fru­tos y se en­fren­tan a un es­fuer­zo fí­si­co en oca­sio­nes ex­te­nuan­te con la in­cer­ti­dum­bre de que una pla­ga, una se­quía o una fuer­te gra­ni­za­da pue­da echar por tie­rra to­do el du­ro tra­ba­jo de me­ses. Sin em­bar­go, esa du­re­za tam­bién va acom­pa­ña­da de bo­ni­tos re­cuer­dos. Las jor­na­das ma­ra­to­nia­nas de tra­ba­jo acom­pa­ña­das de his­to­rias, bro­mas y ri­sas, el tiem­po de la in­fan­cia ju­gan­do mien­tras se es­pe­ra que los adul­tos aca­ben su fae­na e in­fi­ni­dad de re­cuer­dos li­ga­dos a tan­tas ho­ras de fae­na. El tra­ba­jo de cam­po es du­ro, pe­ro tam­bién tie­ne sus re­com­pen­sas, por eso su gen­te su­fre cuan­do ve que las tie­rras que tra­ba­ja­ron sus abue­los, sus pa­dres, y que es­tán li­ga­das a tan­to sa­cri­fi­cio y a tan­tos re­cuer­dos, se en­cuen­tran aho­ra des­cui­da­das, ol­vi­da­das, a mon­te. El cam­po es una bue­na me­tá­fo­ra de la vi­da, don­de se ve el na­ci­mien­to, el es­plen­dor y tam­bién el oca­so de la na­tu­ra­le­za, y es que nues­tra vi­da es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da a la tie­rra. Qui­zás de un tiem­po a es­ta par­te se ha­ya hui­do de ella, pe­ro co­mo una bue­na ma­dre, ella se­gui­rá es­pe­ran­do pa­cien­te­men­te a to­do aquel que de­ci­da vol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.