Ob­je­ti­vo: con­se­guir la boi­na gris

El úl­ti­mo re­em­pla­zo ul­ti­ma su pre­pa­ra­ción pa­ra ser sol­da­dos de la Bri­lat

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - LÓPEZ PENIDE

«An­tes te­nía­mos que sa­lir a la ca­lle a bus­car­los, aho­ra son ellos quie­nes nos bus­can a no­so­tros». Quien afir­ma es­to es un ve­te­rano mi­li­tar, tie­ne tres mi­sio­nes in­ter­na­cio­na­les a sus es­pal­das, que ha vis­to co­mo la pro­yec­ción so­cial de la Bri­lat ha ido cam­bian­do con el pa­so de los años. Si en el pa­sa­do, no tan le­jano, el re­clu­ta­mien­to de fu­tu­ros mi­li­ta­res era una la­bor ar­dua y com­pli­ca­da y, de he­cho, mu­chas uni­da­des de las Fuer­zas Ar­ma­das se las veían pa­ra com­ple­tar sus con­tin­gen­tes, en la ac­tua­li­dad la de­man­da de pla­zas su­pera con cre­ces la ofer­ta.

Co­mo mues­tra, un bo­tón. Si ha­ce ape­nas unos días se con­vo­ca­ba la ofer­ta de 120 pla­zas pa­ra la bri­ga­da, se­ten­ta de ellas en la ba­se as­tu­ria­na de Sie­ro y me­dio cen­te­nar pa­ra el acuar­te­la­mien­to pon­te­ve­drés, en la ac­tua­li­dad ya se han for­ma­li­za­do en la Sub­de­le­ga­ción de De­fen­sa de Pon­te­ve­dra cer­ca de dos­cien­tas so­li­ci­tu­des. Las es­ti­ma­cio­nes es que, una vez con­clu­ya es­te pro­ce­so, se ha­yan tra­mi­ta­do unas seis­cien­tas pe­ti­cio­nes an­tes del 6 de abril.

Es­te el pri­mer pa­so, y no pre­ci­sa­men­te el más com­pli­ca­do, pa­ra ha­cer­se con la an­he­la­da boi­na gris, el dis­tin­ti­vo que di­fe­ren­cia a la Bri­lat de las res­tan­tes sie­te bri­ga­das or­gá­ni­cas po­li­va­len­tes con las que cuen­ta el Ejér­ci­to de Tie­rra. A par­tir de ese mo­men­to, los as­pi­ran­tes a en­gro­sar las Fuer­zas Ar­ma­das tie­nen un lar­go ca­mino por de­lan­te.

Los fu­tu­ros re­clu­tas de­be­rán su­pe­rar una se­rie de prue­bas en tres es­ce­na­rios dis­tin­tos an­tes de ser miem­bros de pleno de­re­cho, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma, de la Bri­lat. El pri­mer en­cla­ve, la pro­pia Sub­de­le­ga­ción de De­fen­sa de Pon­te­ve­dra. Aquí, en un pri­mer mo­men­to, se rea­li­za un con­cur­so opo­si­ción en el que el 30 % de la no­ta la cons­ti­tu­yen el ni­vel de es­tu­dios —el mí­ni­mo es ha­ber su­pe­ra­do la ESO—, dis­po­ner de carné de con­du­cir, de un cer­ti-

fi­ca­do ofi­cial de in­glés o si son de­por­tis­tas de al­to ni­vel. El 70 % res­tan­te sal­drá de una prue­ba de ac­ti­tu­des, una suer­te de test psi­co­téc­ni­co en el que se for­mu­lan 105 pre­gun­tas que de­ben ser con­tes­ta­das en tres cuar­tos de hora.

Ojo con los ta­tua­jes

Las me­jo­res no­tas, te­nien­do en cuen­ta que se han con­vo­ca­do dos mil pla­zas en to­da Es­pa­ña, ten­drán una nue­va ci­ta en torno al mes de ju­nio pa­ra su­pe­rar una se­rie de prue­bas fí­si­cas, cu­ya exi­gen­cia

po­dría de­pen­der de la pla­za a la que se es­té op­tan­do, y el re­co­no­ci­mien­to mé­di­co. Test de dro­gas, de em­ba­ra­zo... son al­gu­nas de las prue­bas que se les va a rea­li­zar a los fu­tu­ros re­clu­tas.

Des­de ha­ce unos años, hay un as­pec­to con el que mu­chos as­pi­ran­tes no cuen­tan, pe­ro que pue­de su­po­ner­les el te­ner que de­cir adiós a su ca­rre­ra co­mo mi­li­ta­res pro­fe­sio­na­les: los ta­tua­jes. El Ejér­ci­to inad­mi­te a cual­quier so­li­ci­tan­te cu­yos di­se­ños es­tén co­lo­ca­dos en lu­ga­res vi­si­bles.

Pe­se a su­pe­rar es­te pri­mer es­co­llo, los so­li­ci­tan­tes aún no son con­si­de­ra­dos sol­da­dos. Y es que aún les res­ta por des­pla­zar­se unos cuatro me­ses a un cen­tro de for­ma­ción de tro­pa, ya sea en Cáceres, en el ca­so de la in­fan­te­ría, en San Fer­nan­do, en el su­pues­to de los za­pa­do­res, o en Se­go­via si lo que se bus­ca es la ra­ma de ar­ti­lle­ría. «Es lo que se co­no­ce co­mo for­ma­ción ge­ne­ral, don­de se dan unas no­cio­nes que van des­de có­mo des­fi­lar has­ta có­mo em­plear un ar­ma de fue­go. Y es la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad que tie­nen pa­ra aban­do­nar an­tes de re­ca­lar, en es­te ca­so, en la Bri­lat», ex­pli­ca un an­ti­guo com­po­nen­te de la bri­ga­da.

En es­ta si­tua­ción se en­cuen­tran vein­te sol­da­dos del úl­ti­mo re­em­pla­zo que ate­rri­zó en la ciu­dad del Lé­rez ha­ce apro­xi­ma­da­men­te quin­ce días. Pe­ro ni por esas aún se han he­cho me­re­ce­do­res de la boi­na gris. An­tes de po­der lu­cir­la ten­drán que rea­li­zar un adies­tra­mien­to es­pe­cí­fi­co pro­pio de la Bri­lat que com­pa­gi­na clases teó­ri­cas co­mo for­ma­ción prác­ti­ca y la rea­li­za­ción de ma­nio­bras. Por lo pron­to, en Par­ga (Lu­go), es­tán com­pro­ban­do que ni la me­teo­ro­lo­gía de­tie­ne a la ma­qui­na­ria de la bri­ga­da.

BRI­LAT

El úl­ti­mo re­em­pla­zo com­ple­ta es­tos días su for­ma­ción en unas ma­nio­bras ba­jo la nie­ve en Par­ga.

L. PENIDE

La for­ma­ción teó­ri­ca es cons­tan­te en la ba­se de la Bri­lat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.