«Mi pa­dre es­tu­vo al lí­mi­te y en­tró ca­si muer­to al qui­ró­fano»

Na­cho Alonso ha­rá la Pon­te­ve­dra­da pa­ra agra­de­cer el co­ra­zón que en el 2009 sal­vó la vi­da a su pro­ge­ni­tor

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - CRIS­TI­NA BA­RRAL

La fa­mi­lia Alonso ten­drá un pro­ta­go­nis­mo es­pe­cial en la Pon­te­ve­dra­da 2017, que sal­drá de A Fe­rre­ría el pró­xi­mo 29 de abril. Na­cho Alonso, mi­li­tar de la Bri­lat, ha­bla­rá unos mi­nu­tos an­tes de que la ma­rea ro­ja par­ta ha­cia San­tia­go. Lo ha­rá en su nom­bre y tam­bién en el de su pa­dre, Jo­sé Ma­nuel Alonso, que por un com­pro­mi­so in­elu­di­ble no po­drá es­tar fi­nal­men­te en la ciu­dad pa­ra cu­brir par­te del re­co­rri­do. Su hi­jo, que in­ten­ta­rá com­ple­tar los 63 ki­ló­me­tros a pie, ca­mi­na­rá por ello con dos dor­sa­les.

An­tes de po­ner­se a an­dar, Na­cho con­ta­rá la ex­pe­rien­cia que vi­vie­ron los su­yos en ju­lio del 2009. Y lo ha­rá pa­ra agra­de­cer la so­li­da­ri­dad de una fa­mi­lia que do­nó un co­ra­zón pa­ra que su pa­dre pu­die­ra se­guir vi­vo. Do­nó vi­da. Y ese es el men­sa­je de la Pon­te­ve­dra­da, que su­ma­rá su sép­ti­ma edi­ción. Ca­mino de cum­plir­se ocho años de aquel tras­plan­te, Jo­sé Ma­nuel dis­fru­ta de una bue- na sa­lud. Am­bos reviven aque­llos mo­men­tos y la lar­ga y len­ta re­cu­pe­ra­ción pos­te­rior.

«Mi pa­dre se en­con­tró mal en unas va­ca­cio­nes en León. Te­nía un mar­ca­pa­sos pe­ro ha­bía ti­ra­do unos me­ses bien. Des­pués de unas prue­bas le di­je­ron que iba a ne­ce­si­tar un tras­plan­te», re­la­ta Na­cho. Eli­gió ope­rar­se en As­tu­rias. Su hi­jo, que al igual que otro her­mano mi­li­tar es­ta­ba de mi­sión in­ter­na­cio­nal, re­cuer­da que fue una si­tua­ción lí­mi­te. Es lo que se lla­ma ur­gen­cia o có­di­go ce­ro. «Tan lí­mi­te que en­tró ca­si muer­to al qui­ró­fano. Se iba apa­gan­do, un ri­ñón no le fun­cio­na­ba, el otro po­co y el co­ra­zón la­tía gra­cias a un ba­lón», re­me­mo­ra.

«Cam­bió mi vi­da»

Jo­sé Ma­nuel re­ci­bió ese co­ra­zón un 25 de ju­lio del 2009. A los 64 años. Pa­ra él, esa fe­cha fue co­mo un men­sa­je que des­de en­ton­ces le une al Ca­mino de San­tia­go. Es­te hom­bre, que an­tes de ju­bi­lar­se tra­ba­jó co­mo ad­mi­nis­tra­dor en una em­pre­sa de fon­ta­ne­ría, no re­cuer­da mu­cho los mo­men­tos pre­vios al tras­plan­te. «Es­ta­ba muy se­da­do, pe­ro no con­ta­ban con­mi­go. Ese tras­plan­te cam­bió mi vi­da», co­men­ta por te­lé­fono des­de Ovie­do, don­de re­si­de.

Tras re­ci­bir el ór­gano em­pe­zó el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción, pri­me­ro en el hos­pi­tal y des­pués en ca­sa. Es­tu­vo más de dos me­ses in­gre­sa­do y no fue fá­cil. «Ba­jé más de vein­te ki­los por­que no co­mía y tu­ve que em­pe­zar a an­dar», su­bra­ya. Tu­vo que se­pa­rar­se de un pe­rro —los tras­plan­ta­dos no pue­den te­ner mas­co­ta—, de­jar su afi­ción a la pes­ca y so­me­ter­se a unos con­tro­les es­tric­tos.

Tan­to Jo­sé Ma­nuel co­mo Na­cho des­ta­can el pa­pel que ju­gó Cris­ti­na, es­po­sa del en­fer­mo. «Mi mu­jer siem­pre es­tu­vo al pie del ca­ñón», su­bra­ya Jo­sé Ma­nuel, que alu­de a cuan­do te­nía que sa­lir de ca­sa con una mas­ca­ri­lla, sin­tién­do­se blan­co de mu­chas mi­ra­das. Na­cho coin­ci­de: «En ca­sa so­lo es­ta­ban mi ma­dre y mi her­ma­na y mi ma­dre hi­zo que si­guie­ra las pau­tas co­mo un sar­gen­to».

De que la re­cu­pe­ra­ción fue un éxi­to hay dos ejem­plos. El tra­mo del Ca­mino en­tre Tui y San­tia­go y en­tre O Ce­brei­ro y San­tia­go que com­ple­ta­ron pa­dre e hi­jo en el 2013 y el 2014. Co­mo agra­de­ci­mien­to hi­cie­ron una ca­mi­se­ta con la le­yen­da «Gra­cias do­nan­te», que lle­va­ron pues­tas. Na­cho, acos­tum­bra­do al su­fri­mien­to de la dis­ci­pli­na mi­li­tar, in­ten­ta­rá lle­gar a San­tia­go el 29 de abril. Jo­sé Ma­nuel pro­me­te ha­cer par­te de la Pon­te­ve­dra­da en el 2018. «Yo co­mo ca­mi­nan­te que soy —ha­ce una me­dia de diez ki­ló­me­tros al día— lo ha­ría en dos eta­pas. Del ti­rón es mu­cho, pe­ro cha­pó por los que lo aca­ban, eh!».

RA­MÓN LEI­RO, FA­MI­LIA ALONSO

An­dar pa­ra agra­de­cer. Na­cho Alonso, en A Fe­rre­ría, des­de don­de sal­drá la Pon­te­ve­dra­da el 29 de abril. Mues­tra una fo­to con su pa­dre, Jo­sé Ma­nuel, tras ha­cer un tra­mo del Ca­mino en el 2014 ya tras­plan­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.