El Teu­cro pro­lon­ga la ten­sión an­te el Ca­ja­sur en Cór­do­ba

Los azu­les su­man ya vein­ti­dós par­ti­dos y seis me­ses sin per­der

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

Pro­lon­gó el Teu­cro en Cór­do­ba la vic­to­ria a la que es­ta­ba abo­ca­do an­tes in­clu­so de par­tir pa­ra me­dir­se al Ca­ja­sur. Su­ma ya vein­ti­dós en­cuen­tros y los úl­ti­mos me­ses sin co­no­cer la de­rro­ta los azu­les. Y ayer de­mos­tra­ron por qué. So­bre to­do, en la pri­me­ra par­te, la que les dio los dos pun­tos y la sa­tis­fac­ción de ha­ber he­cho un gran par­ti­do. En la se­gun­da se que­da­ron so­lo con lo pri­me­ro.

Ayu­das, con­tac­tos, mu­cha co­la­bo­ra­ción por par­te de to­dos y una gran ac­tua­ción de Ja­vi San­ta­na mar­ca­ron el pri­me­ro tiem­po de los pon­te­ve­dre­ses en el sur.

Y no fue so­lo la de­fen­sa lo que bor­da­ron los vi­si­tan­tes. La se­rie­dad, el ata­que, el con­tra­ata­que y el res­to de las fa­ce­tas del jue­go lle­va­ron al Teu­cro a ade­lan­tar­se ca­si sin es­fuer­zo has­ta seis go­les a los lo­ca­les a do­mi­ci­lio, pro­vo­can­do una sen­sa­ción de su­pe­rio­ri­dad y de con­trol que aca­bó pa­sán­do­les

fac­tu­ra.

Fue en el se­gun­do tiem­po, cuan­do del ves­tua­rio sa­lió un equi­po di­fe­ren­te, que pa­re­cía em­pe­ña­do en me­ter al ri­val en el par­ti­do, del que ha­cía ra­to que ha­bía te­ni­do que sa­lir­se an­te el em­pu­je azul. Ha­bían pro­ba­do los cor­do­be­ses una de­fen­sa 5-1, de la que pa­sa­ron a 4-2, y en oca­sio­nes se con­fia­ron a 5-1 mix­ta. Pe­ro to­das ellas se en­con­tra­ron de fren­te con un lí­der dis­pues­ta a se­guir sién­do­lo, y ca­da jor­na­da con más mo­ti­vos.

Has­ta que co­men­za­ron a co­me­ter erro­res inex­pli­ca­bles y a fa­llar si­tua­cio­nes de uno con­tra el por­te­ro que fue­ron dan­do alas a los lo­ca­les. Cons­cien­tes los pon­te­ve­dre­ses del gi­ro que es­ta­ba dan­do el en­cuen­tro em­pe­za­ron a ver có­mo los ner­vios in­ten­ta­ban apo­de­rar­se de ellos. La de­rro­ta no es­ta­ba to­da­vía ni si­quie­ra cer­ca, pe­ro los an­da­lu­ces lu­cha­ban por igua­lar­se con uñas y dien­tes, y la ca­li­dad, en oca­sio­nes, no es su­fi­cien­te si no se acom­pa­ña de san­gre ca­lien­te.

El Ca­ja­sur fue ga­nan­do po­si­cio­nes en el lu­mi­no­so has­ta lle­gar a ver po­si­bi­li­da­des de re­mon­tar. Los azu­les tu­vie­ron en sus ma­nos en va­rias oca­sio­nes la op­ción de rom­per el par­ti­do y se­llar­lo con tiem­po su­fi­cien­te pa­ra li­mi­tar­se a agran­dar la dis­tan­cia y cen­trar­se en la de­fen­sa. No to­mar es­ta de­ci­sión per­mi­tió, por lo me­nos, a los cor­do­be­ses, dis­fru­tar de un par­ti­do con emo­ción has­ta el fi­nal y de un lí­der que ya mi­ra ha­cia Aso­bal.

CAPOTILLO

El Teu­cro sa­ca ya seis pun­tos al se­gun­do de la ta­bla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.