LA SE­MA­NA DE EU­GE­NIO GI­RÁL­DEZ

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra -

En po­cas zo­nas de la ciu­dad de Pon­te­ve­dra se apre­cia un des­equi­li­brio tan ma­ni­fies­to co­mo en el ba­rrio de Mo­lla­vao don­de pa­re­ce que las me­jo­ras ur­ba­nas de las dos úl­ti­mas dé­ca­das, no han lle­ga­do; ni si­quie­ra ro­za­do. El re­co­no­ci­dí­si­mo «mo­de­lo de ci­da­de» del que ha­ce­mos ga­la, se des­co­no­ce allí. Sal­vo el fla­man­te pa­seo pea­to­nal de Bei­ra­mar, la re­co­no­ci­da co­mo «ru­ta del co­les­te­rol», Mo­lla­vao ca­re­ce de ac­tua­cio­nes sus­tan­cia­les. Ya sea en via­les, ace­ras, zo­nas ajar­di­na­das, equi­pa­mien­tos o en cues­tio­nes más bá­si­cas co­mo lim­pie­za y alum­bra­do. Por ejem­plo: ¿A ver cuán­tas pa­pe­le­ras en­cuen­tran en­tre la es­qui­na de Ro­sa­lía de Cas­tro con Ma­nuel del Pa­la­cio, has­ta la Ca­sa del Mar?

Du­ran­te las dos úl­ti­mas se­ma­nas, La Voz de Ga­li­cia ha rea­li­za­do un in­ten­so che­queo a las ne­ce­si­da­des de es­te ba­rrio, re­fle­ja­do en su­ce­si­vos re­por­ta­jes que acre­di­ta­ron nu­me­ro­sas de­fi­cien­cias. Al­gu­na tan fla­gran­te co­mo el es­ta­do de aban­dono de la fin­ca de la an­ti­gua Mal­var Cons­truc­cio­nes. La de­nun­cia rea­li­za­da a tra­vés de es­te pe­rió­di­co mo­ti­vó la aper­tu­ra por el Con­ce­llo de un ex­pe­dien­te ur­ba­nís­ti­co a la in­mo­bi­lia­ria que ac­tual­men­te de­ten­ta tal pro­pie­dad pa­ra que so­lu­cio­ne el ca­la­mi­to­so as­pec­to del ci­ta­do so­lar. La in­for­ma­ción ofre­ci­da pu­so de ma­ni­fies­to que la ba­su­ra se ha apro­pia­do de esas ins­ta­la­cio­nes. Un pre­dio so­bre el que el Con­ce­llo de Pon­te­ve­dra man­tie­ne una op­ción de com­pra con mi­ras a eje­cu­tar una pre­ten­di­da zo­na de ajar­di­na­mien­to, par­que y re­creo. Pe­ro de mo­men­to, Al­ta­mi­ra As­set Ma­na­ge­ment, so­cie­dad ins­tru­men­tal del Ban­co San­tan­der que se de­di­ca al ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio y que es la pro­pie- El aban­dono de la fin­ca de Mal­var mo­ti­vó un ex­pe­dien­te y la reac­ción de la pro­pie­dad pa­ra lim­piar­la.

ta­ria de la fin­ca des­de que Nino Mi­rón per­dió la pro­pie­dad, se ha es­ca­quea­do de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad so­bre la lim­pie­za y sa­lu­bri­dad del so­lar. Aho­ra le to­ca al go­bierno mu­ni­ci­pal apre­tar­les las cla­vi­jas.

Ve­ci­nos que se ven mar­gi­na­dos

El in­ci­pien­te mo­vi­mien­to ve­ci­nal que se ha or­ga­ni­za­do en Mo­lla­vao du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas tie­ne co­mo pun­to de par­ti­da la sen­sa­ción co­mún de sen­tir­se mar­gi­na­dos. Es­tá cla­ro: al­go no ha he­cho ade­cua­da­men­te el go­bierno de Mi­guel An­xo Fer­nán­dez Lo­res du­ran­te los cin­co man­da­tos que acu­mu­la cuan­do un pu­ña­do de mi­les de ciu­da­da­nos coin­ci­de en tal sen­sa­ción. A pe­sar de ha­ber vo­ta­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por el BNG en los úl­ti­mos

co­mi­cios mu­ni­ci­pa­les.

En una car­ta abier­ta al al­cal­de que aca­ban de di­fun­dir, des­cri­ben de mo­do muy gráfico esa sen­sa­ción: «Nes­tes ca­se 18 anos de vos­te­de co­mo al­cal­de, pui­de­mos ob­ser­var o gran cam­bio que deu a ci­da­de, pa­san­do dun­ha vi­la máis a un mo­de­lo in­ter­na­cio­nal pe­ro que a gran­des tra­zos, pa­ra nós, que­dou ao ou­tro la­do de Fer­nán­dez La­dre­da».

En el úl­ti­mo pleno de la Cor­po­ra­ción, una mo­ción del gru­po mu­ni­ci­pal del PSOE in­ten­tó obli­gar al ga­bi­ne­te a eje­cu­tar las me­jo­ras que se de­man­dan. La arit­mé­ti­ca im­pi­dió la exi­gen­cia. El em­pa­te a 11 vo­tos, por las res­pec­ti­vas au­sen­cias, sos­la­yó la re­pri­men­da al al­cal­de y equi­po. Pe­ro fue una vic­to­ria pí­rri­ca. Se anun­cia una su­ce­sión de

mo­cio­nes en pró­xi­mas se­sio­nes de la cor­po­ra­ción lo­cal que ter­mi­na­rán por sur­tir el efec­to bus­ca­do: re­cla­mar una re­for­ma in­te­gral del ba­rrio de Mo­lla­vao co­mo has­ta aho­ra no se ha que­ri­do aco­me­ter.

En su des­car­go, el al­cal­de Mi­guel An­xo Fer­nán­dez Lo­res afir­mó en una re­cien­te com­pa­re­cen­cia que en­ten­día las de­man­das ve­ci­na­les de zo­nas de la ciu­dad co­mo Mo­lla­vao pe­ro pe­día «un pou­co de pa­cien­cia e de con­fian­za por que non hai un áni­mo de dis­cri­mi­nar a nin­guén». Y a con­ti­nua­ción el re­gi­dor ape­ló a «cues­tións bu­ro­crá­ti­cas que com­pli­can ac­tua­cións ne­se ba­rrio».

Com­pe­ten­cias cru­za­das

Pro­ba­ble­men­te uno de los ma-

RA­MÓN LEI­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.