Adiós a los impu­tados

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Galicia -

as Cor­tes se han lan­za­do a le­gis­lar so­bre el es­pa­ñol. Ya en al­gu­na oca­sión se ha­bían me­ti­do con es­ca­so éxi­to en ca­mi­sas de once va­ras. La úl­ti­ma in­cur­sión en un cam­po que les es ajeno ha te­ni­do co­mo es­ce­na­rio la Ley Or­gá­ni­ca 13/2015, de 5 de oc­tu­bre, de mo­di­fi­ca­ción de la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal, tí­tu­lo al que aña­de, no sin cier­ta pre­ten­cio­si­dad, «pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de las ga­ran­tías pro­ce­sa­les».

Los pa­dres de la pa­tria han su­pri­mi­do en la ley de ma­rras la de­sig­na­ción co­mo impu­tados de aque­llos de quie­nes un juez sos­pe­cha que han co­me­ti­do un de­li­to. Ar­gu­men­tan que uno de los ob­je­ti­vos de la re­for­ma es adap­tar el len­gua­je de la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal a los tiem­pos ac­tua­les y, en par­ti­cu­lar, «eli­mi­nar de­ter­mi­na­das ex­pre­sio­nes usa­das de mo­do in­dis­cri­mi­na­do en la ley, sin nin­gún ti­po de ri­gor con­cep­tual, ta­les co­mo impu­tado, con la que se alu­de a la per­so­na so­bre la que tan so­lo re­caen me­ras sos­pe­chas y por ello re­sul­ta in­ves­ti­ga­do [sic], pe­ro res­pec­to de la cual no exis­ten su­fi­cien­tes in­di­cios pa­ra que se le atri­bu­ya ju­di­cial y for­mal­men­te la co­mi­sión de un he­cho pu­ni­ble».

Ex­pli­ca el le­gis­la­dor que pa­ra evi­tar las «con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas y es­tig­ma­ti­za­do­ras» del sus­tan­ti­vo impu­tado lo ha sus­ti­tui­do por otros más ade­cua­dos, co­mo son in­ves­ti­ga­do y en­cau­sa­do, se­gún la fa­se pro­ce­sal. A par­tir de aho­ra, en el mun­do ju­di­cial se lla­ma­rá in­ves­ti­ga­do a la per­so­na sometida a in­ves­ti­ga­ción por su re­la­ción con un de­li­to. Una vez ter­mi­na­da la ins­truc­ción de la cau­sa, aquel a quien el juez im­pu­te la co­mi­sión de un de­li­to pa­sa a ser el en­cau­sa­do. La ley man­tie­ne los sus­tan­ti­vos acu­sa­do y pro­ce­sa­do, «que po­drán ser em­plea­dos de for­ma in­dis­tin­ta al de en­cau­sa­do —di­ce— en las fa­ses opor­tu­nas».

Cor­ta vi­da ha te­ni­do impu­tado, que ha­bía en­con­tra­do hue­co en el dic­cio­na­rio aca­dé­mi­co en el 2001. Di­ce es­te que es la per­so­na con­tra la que se di­ri­ge un pro­ce­so pe­nal. Si es­ta de­ja aho­ra de ser impu­tada de­be de ser por­que ya no se le impu­ta (atri­bu­ye) un de­li­to. Pe­ro si el juez la in­ves­ti­ga, al me­nos se­rá sos­pe­cho­sa. ¿Po­dre­mos lla­mar sos­pe­cho­so al pre­sun­to au­tor de un de­li­to o le re­sul­ta­rá es­tig­ma­ti­za­dor?

Impu­tado y pro­ce­sa­do son sus­tan­ti­vos, ade­más de ad­je­ti­vos. Tam­bién acu­sa­do y en­cau­sa­do son sus­tan­ti­vos. In­ves­ti­ga­do es so­lo el par­ti­ci­pio del ver­bo in­ves­ti­gar, que pue­de em­plear­se co­mo ad­je­ti­vo (la per­so­na in­ves­ti­ga­da). Sin em­bar­go, su uso co­mo sus­tan­ti­vo va a ser fru­to del ge­nio crea­ti­vo del le­gis­la­dor.

¿Se ha­bría lle­ga­do has­ta aquí si no hu­bie­se tan­tos po­lí­ti­cos pues­tos ba­jo la mi­ra­da es­cru­ta­do­ra de los jue­ces? A ve­ces se in­ten­ta com­ba­tir las «con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas y es­tig­ma­ti­za­do­ras» de al­go cam­bián­do­le el nom­bre, pe­ro lo que es­tig­ma­ti­za en es­te ca­so es ser sos­pe­cho­so de un de­li­to, un pre­sun­to de­lin­cuen­te, se le lla­me co­mo se le lla­me a tal con­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.