Lo gra­ve es que no pa­se na­da

San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada -

El pre­si­den­te de La Voz de Ga­li­cia va­lo­ra los 135 años del pe­rió­di­co y re­fle­xio­na so­bre la si­tua­ción po­lí­ti­ca

C uan­do ha­ce 135 años mi abue­lo Juan Fer­nán­dez La­to­rre con­ci­bió el sue­ño de aca­bar con la pos­tra­ción de Ga­li­cia, qui­zá no po­día ima­gi­nar que es­ta­ba fun­dan­do un pi­lar in­sus­ti­tui­ble en nues­tra his­to­ria. Su idea era sen­ci­lla, y a la vez gran­dio­sa: dar a Ga­li­cia su pro­pia voz. Ha­cer que ha­bla­se y ha­cer­la oír. Y así fue des­de el 4 de enero de 1882, cuan­do sa­lió a la luz su pri­mer edi­to­rial. Leí­do con los ojos de hoy, no so­lo es­tá ple­na­men­te vi­gen­te, sino que pa­re­ce que se ha­ya es­cri­to es­ta mis­ma ma­ña­na.

El fue­go que se en­cen­dió en­ton­ces ar­de hoy. Ja­más se ex­tin­guió, por muy fuer­tes que so­pla­sen los ven­da­va­les de la his­to­ria. Si­gue muy vi­vo y ha si­do siem­pre lla­ma de vanguardia en la de­fen­sa de los gran­des y no­bles y des­de­ña­dos in­tere­ses de Ga­li­cia. Así se de­cía en aquel le­jano día. Y así se di­ce aho­ra. Des­de mis 55 años al fren­te de La Voz de Ga­li­cia pue­do ma­ni­fes­tar que no he te­ni­do otra guía, ni otro im­pul­so, ni otra ilu­sión. Ni otro or­gu­llo. Por­que re­co­ger to­da la ener­gía de los ga­lle­gos, y ha­cer­la pre­sen­te y fir­me pe­se a quien le pe­se, es la más re­con­for­tan­te ta­rea que pue­da aco­me­ter un edi­tor. Mu­cho más cuan­do el tí­tu­lo que nos iden­ti­fi­ca se ha ido for­ta­le­cien­do a tra­vés de las ge­ne­ra­cio­nes de tres si­glos.

Con ese or­gu­llo de sa­ber que La Voz de Ga­li­cia ha si­do siem­pre ar­ma efi­caz pa­ra la de­fen­sa serena y per­ma­nen­te de los in­tere­ses de nues­tra tie­rra, no ig­no­ro que que­da mu­cho tra­ba­jo por ha­cer. Por­que aún son pre­ci­sos gi­gan­tes­cos es­fuer­zos pa­ra re­mo­ver los obs­tácu­los que fre­nan su desa­rro­llo. No se pue­de ocul­tar que en nues­tra so­cie­dad to­da­vía hay de­ma­sia­dos in­tere­ses es­pu­rios que bus­can su be­ne­fi­cio a cos­ta del de to­dos. Ni que abun­dan las vo­lun­ta­des dis­gre­ga­do­ras. Y que aún fal­ta mu­cho ca­mino pa­ra lo­grar que Ga­li­cia se con­vier­ta, «ya que es la más be­lla» —co­mo de­cía el pri­mer edi­to­rial— en la más prós­pe­ra y la más cul­ta.

Ni si­quie­ra su be­lle­za ha si­do res­pe­ta­da. An­tes y aho­ra, los po­de­res pú­bli­cos han di­mi­ti­do de cui­dar sus rías, de dar ca­pa­ci­dad y fu­tu­ro a las co­mar­cas del in­te­rior, de ha­cer atrac­ti­vas y ha­bi­ta­bles las ciu­da­des. Bas­ta ver la ab­sur­da pa­ra­li­za­ción que han im­pues­to al­gu­nas al­cal­días que se di­cen pro­gre­sis­tas, y la fal­ta de com­pro­mi­so real de otros po­lí­ti­cos con los sec­to­res cla­ve en el cam­po y en la cos­ta pa­ra en­ten­der el ver­so del poe­ta que de­fi­nió a Ga­li­cia —tan do­lo­ro­sa­men­te cier­to— por ser la que da un pa­so ade­lan­te y otro atrás.

Lo que es­tá su­ce­dien­do en las ur­bes que en­tre­ga­ron los bas­to­nes de man­do a la pre­sun­ta re­ge­ne­ra­ción no pue­de ser más des­alen­ta­dor. Es cier­to que to­das ellas te­nían pro­ble­mas an­tes, que fal­ta­ba vi­sión in­te­gra­do­ra, que na­die di­bu­ja­ba la ciu­dad de den­tro de vein­te años. Pe­ro lo que ha traí­do el cam­bio no es el avan­ce, sino la pa­rá­li­sis. Lo que fun­cio­na­ba de­jó de fun­cio­nar, y no fun­cio­na na­da nue­vo. En ese re­tro­ce­so —por­que es­tar pa­ra­do es ir ha­cia atrás— no so­lo asu­men res­pon­sa­bi­li­dad los que tie­nen atri­bui­da la ca­pa­ci­dad de de­ci­sión, sino muy es­pe­cial­men­te quie­nes los sos­tie­nen, pa­ra­li­za­dos tam­bién por el pá­ni­co al vo­tan­te fu­gi­ti­vo.

El mis­mo pá­ni­co que ha­ce im­po­si­ble to­mar me­di­das va­lien­tes. Des­de cas­ti­gar la co­rrup­ción a po­ner freno a los pri­vi­le­gios. Des­de re­for­mar la anacró­ni­ca y bu­ro­cra­ti­za­da Ad­mi­nis­tra­ción a ha­cer fuer­tes los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les. To­do lo que la so­cie­dad con­si­de­ra jus­to, pe­ro re­quie­re de­ci­sión, se aplaza a la es­pe­ra de que lle­gue un me­jor mo­men­to.

No ha lle­ga­do to­da­vía el que per­mi­ta fi­jar unas re­glas cla­ras pa­ra la fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos. No se es­pe­ra aún una re­for­ma de la jus­ti­cia que la si­túe en el si­glo XXI an­tes de que lle­gue el XXII. Na­die va a ha­cer na­da has­ta que se con­su­me el re­fe­ren­do se­ce­sio­nis­ta. Ni una so­la área me­tro­po­li­ta­na va a fun­cio­nar mien­tras no co­lap­sen to­dos los ser­vi­cios. Ni una mi­nús­cu­la re­or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial o ad­mi­nis­tra­ti­va se va a aco­me­ter si obli­ga a su­pri­mir pues­tos po­lí­ti­cos.

Ya se ha­rá, nos di­cen. Pe­ro mien­tras tan­to, to­do co­rre en con­tra. Se de­jan lan­gui­de­cer la pes­ca, la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra sin na­da que las sus­ti­tu­ya o las mo­der­ni­ce; se aho­ga la ini­cia­ti­va de las em­pre­sas con nor­mas fis­ca­les más pro­pias de la de­pre­da­ción que del de­re­cho; se des­cui­da la edu­ca­ción y se pier­de la es­pe­ran­za en las pen­sio­nes; se des­pre­cia la sa­via de los jó­ve­nes em­pren­de­do­res y se aban­do­na a su suer­te a los au­tó­no­mos; se prac­ti­ca la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de sál­ve­se quien pue­da, y se fo­men­tan el en­chu­fe y el ami­guis­mo.

No son lu­ga­res co­mu­nes. Los sec­to­res pro­duc­ti­vos tra­di­cio­na­les des­co­no­cen la ren­ta­bi­li­dad, y los nue­vos ca­re­cen de in­cen­ti­vos. Ha­cien­da ha de­ci­di­do arre­glar sus cuen­tas con Bru­se­las im­po­nien­do a las em­pre­sas re­ten­cio­nes exa­ge­ra­das, y a los ciu­da­da­nos más im­pues­tos es­pe­cia­les. Las uni­ver­si­da­des mal­vi­ven en­claus­tra­das y sin po­ner­se al día. Los jó­ve­nes que bus­can un fu­tu­ro só­li­do tie­nen que emi­grar. La pi­rá­mi­de de po­bla­ción se ha que­da­do sin ba­se, y la cuen­ta de co­ti­za­cio­nes y pres­ta­cio­nes no cua­dra. Y por si no fue­se su­fi­cien­te, los pri­vi­le­gios de unos po­cos au­men­tan. En la es­ti­ba se so­lu­cio­na con una mul­ta de 134.000 euros dia­rios, y en la cla­se po­lí­ti­ca, con pues­tos bien pa­ga­dos en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas se­mi­pú­bli­cas.

Mien­tras tan­to, Eu­ro­pa, que ha­bía si­do el lu­gar del pla­ne­ta don­de más ha­bían avan­za­do la so­li­da­ri­dad y la de­mo­cra­cia, se des­mo­ro­na y se rom­pe, in­fec­ta­da jus­ta­men­te por los vi­rus que ata­can am­bos prin­ci­pios. Las ideas con­tra­rias al hu­ma­nis­mo, ba­sa­das en el re­cha­zo y la im­po­si­ción, ga­nan te­rreno en ca­da pro­ce­so elec­to­ral, y son hoy el ger­men del desas­tre. Aun­que en eso tam­bién pa­re­ce ir Nor­tea­mé­ri­ca pri­me­ro.

Si era di­fí­cil el tiem­po en que La Voz de Ga­li­cia echó a an­dar, con tan­to por cons­truir en­ton­ces, no es más fá­cil el que hoy vi­vi­mos, con to­das las ideas ge­ne­ro­sas en ries­go de in­vo­lu­ción. Bas­ta ver có­mo se in­ten­ta re­es­cri­bir la his­to­ria lle­nan­do de gro­se­ros bo­rro­nes las pá­gi­nas más lim­pias. To­das las ideas de su­pera­ción y con­vi­ven­cia que se edi­fi­ca­ron en los años de la Tran­si­ción po­lí­ti­ca, y que fra­gua­ron en la Cons­ti­tu­ción más bri­llan­te que se ha­ya da­do ja­más Es­pa­ña, es­tán hoy pues­tas en en­tre­di­cho por quie­nes ni si­quie­ra las me­mo­ri­za­ron bien en los pu­pi­tres es­co­la­res. Lo que en­ton­ces fue re­con­ci­lia­ción se quie­re pre­sen­tar co­mo clau­di­ca­ción. Lo que fue re­co­no­ci­mien­to se ha­ce pa­sar por com­po­nen­da. Lo que fue ad­ve­ni­mien­to de la de­mo­cra­cia se con­si­de­ra im­po­si­ción. Y lo que cons­ti­tu­yó la fies­ta de la li­ber­tad se quie­re lla­mar hoy cen­su­ra.

Cen­su­ra era lo que ha­bía en los tiem­pos más os­cu­ros. Y es lo que vuel­ve aho­ra, im­pul­sa­da por men­tes que so­lo ad­mi­ten co­mo ver­dad sus pro­pios pre­jui­cios. Su es­pí­ri­tu crí­ti­co con­sis­te en de­nos­tar a los de­más, co­mo se ve to­dos los días en el uso que ha­cen de las re­des so­cia­les. Su to­le­ran­cia lle­va siem­pre apa­re­ja­do el nú­me­ro ce­ro. Su con­vi­ven­cia no va más allá de la ca­ma­ri­lla.

Pe­ro no son so­lo los nue­vos sal­va­do­res quie­nes han ol­vi­da­do el va­lor de la de­mo­cra­cia. Par­ti­dos que hi­cie­ron his­to­ria en Es­pa­ña apa­re­cen con­ver­ti­dos en co­rra­les de pe­lea, don­de se pue­de en­con­trar cual­quier co­sa, ex­cep­to gran­de­za de mi­ras y ser­vi­cio al país. Or­ga­ni­za­cio­nes que na­cie­ron pa­ra de­fen­der le­gí­ti­mos in­tere­ses de em­pre­sa­rios o tra­ba­ja­do­res ig­no­ran sus obli­ga­cio­nes y abo­chor­nan a sus afi­lia­dos. Gen­tes de la cul­tu­ra atien­den más a sus pro­ta­go­nis­mos per­so­na­les que al le­ga­do co­lec­ti­vo. Po­lí­ti­cos, gran­des fi­nan­cie­ros, per­so­na­li­da­des que se pre­su­mían ho­no­ra­bles lle­nan los ban­qui­llos o ron­dan los pe­na­les.

Con to­do es­to, no es de ex­tra­ñar que en gran par­te de la so­cie­dad se ha­ya ins­ta­la­do el har­taz­go. O el as­co. Y ese es el signo más de­ter­mi­nan­te de que se re­quie­re un cam­bio. Por­que lo gra­ve es que no pa­se na­da. Lo gra­ve es que los po­de­res pú­bli­cos, des­de el Go­bierno cen­tral a los au­to­nó­mi­cos mi­ren ha­cia otro la­do y quie­ran ha­cer­nos creer que vi­vi­mos en un mun­do fe­liz. Lo gra­ve es que el po­der, que sur­ge del pue­blo, se use con­tra los de­re­chos de las per­so­nas y no pa­se na­da. Lo gra­ve es que los ciu­da­da­nos ter­mi­nen ad­mi­tien­do que na­da se pue­de cam­biar.

Por­que no es cier­to. La his­to­ria de­mues­tra que cuan­do la so­cie­dad ha­ce su­yos los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos, que nos igua­lan y nos ele­van a to­dos, has­ta los ma­yo­res desas­tres se pue­den su­pe­rar. Lo ha con­ta­do es­te pe­rió­di­co reite­ra­da­men­te a lo lar­go de 135 años, co­mo se ob­ser­va en el mag­ní­fi­co nú­me­ro es­pe­cial que hoy se en­tre­ga con el dia­rio, don­de se cin­ce­la en lu­gar de ho­nor el edi­to­rial fun­da­cio­nal. Lo mues­tran las gran­des pá­gi­nas de la his­to­ria. Eu­ro­pa su­peró la de­vas­ta­ción de las gue­rras mun­dia­les con de­mo­cra­cia. Es­pa­ña ven­ció el os­tra­cis­mo y la po­bre­za con de­mo­cra­cia. Ga­li­cia avan­zó co­mo ja­más lo ha­bía he­cho con de­mo­cra­cia. Y tie­ne que con­ti­nuar cre­cien­do. Por­que siem­pre se­re­mos más los que nos re­be­le­mos con­tra to­do con­for­mis­mo y con­tra to­da im­po­si­ción. Se­re­mos más los que nos em­pe­ñe­mos en de­fen­der los gran­des y no­bles y des­de­ña­dos in­tere­ses de es­ta tie­rra. Así lo ex­pre­só es­te pe­rió­di­co en su pri­mer nú­me­ro. Y se­gui­rá ha­cién­do­lo por­que es La Voz de Ga­li­cia. Su tí­tu­lo me obli­ga. Y me lle­na de or­gu­llo.

ILUSTRACIÓN PIN­TO & CHINTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.