Un ri­bei­ren­se en el dra­gón asiá­ti­co

Des­pués de to­da una vi­da ata­do al fút­bol, el bar­ban­zano se mu­da a Chang­de pa­ra abrir una eta­pa en su ca­rre­ra

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - ÁL­VA­RO SE­VI­LLA

Jo­sé Ma­to (Ri­bei­ra, 1989) for­jó su pa­sión por el fút­bol en el ba­rro de los cam­pos de tie­rra. A Fiei­tei­ra, A Guía, A Tas­ca y A Tri­ni­da­de... vie­ron co­mo aquel cen­tro­cam­pis­ta de buen to­que ejer­cía de en­tre­na­dor sien­do to­da­vía prác­ti­ca­men­te un crío. Con ape­nas die­ci­séis años, su sal­to al ban­qui­llo se con­vir­tió en inevi­ta­ble.

Cuan­do la ma­yor par­te de los cha­va­les de su quin­ta aún es­pe­ra­ban an­sio­sos el do­min­go pa­ra cal­zar­se las bo­tas, él ya di­bu­ja­ba es­que­mas en su ca­be­za, bus­can­do la es­tra­te­gia per­fec­ta pa­ra que su equi­po sa­bo­rea­se el dul­ce sa­bor de la vic­to­ria.

Olei­ros, Ri­bei­ra, Sál­vo­ra, Noia y San­tia­go fue­ron sus ban­qui­llos has­ta que le vi­da dio un au­tén­ti­co vuel­co. Era di­ciem­bre del 2016 cuan­do la Fun­da­ción del Atlé­ti­co de Ma­drid le fa­ci­li­tó el con­tac­to de una agen­cia que es­ta­ban en­vian­do téc­ni­cos a Chi­na. «Lo veía muy le­jos, pe­ro les re­mi­tí el cu­rrícu­lo de to­das for­mas. Se pu­sie­ron en con­tac­to con­mi­go y cuan­do es­cu­ché su ofer­ta en­ten­dí que era un gran sal­to pro­fe­sio­nal», ase­gu­ra con voz tran­qui­la.

De­ci­sión me­di­ta­da

La de­ci­sión de­fi­ni­ti­va se fue co­ci­nan­do a fue­go len­to. Los úl­ti­mos me­ses los pa­só en el cuer­po téc­ni­co del San­tia­go, has­ta que ha­ce unos días to­da la bu­ro­cra­cia se agi­li­zó: «Es­ta­ba lle­van­do a tres equi­pos, un ca­de­te, un ben­ja­mín y un in­fan­til. En­tre­na­ba los cin­co días de la se­ma­na y sá­ba­do y do­min­go te­nía­mos com­pe­ti­ción. Mi vi­da es­ta­ba ex­clu­si­va­men­te de­di­ca­da al fút­bol. Ellos es­ta­ban ha­cien­do un es­fuer­zo, pe­ro veía que Chi­na me apor­ta­ba una in­yec­ción eco­nó­mi­ca y me­jo­ra­ba pro­fe­sio­nal­men­te».

Su des­tino es la ciu­dad de Chang­de, ubi­ca­da en la pro­vin­cia de Hu­nan: «Que­da en el in­te­rior de Chi­na. Creo que son so­bre unos cin­co mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes».

Allí ha­rá las ve­ces de pro­fe­sor de la asig­na­tu­ra de fút­bol en el ins­ti­tu­to de se­cun­da­ria Hu­nan Pro­vin­ce Li­xian Lan­jiang: «Ten­dre­mos teo­ría y prác­ti­ca. En cla­se me acom­pa­ña­rá un tra­duc­tor de in­glés a chino. Tam­bién es­ta­ré de au­xi­liar de gim­na­sia pa­ra com­ple­tar ho­ras y me en­car­ga­ré de en­tre­nar a los equi­pos del cen­tro en las li­gas es­co­la­res».

Una de las pe­ti­cio­nes que hi­zo a la agen­cia an­tes de mar­char­se des­de Ga­li­cia al gi­gan­te asiá­ti­co fue la de di­ri­gir a un club: «Me co­men­ta­ron que no ha­bía pro­ble­ma, y que to­da­vía no hay na­da ce­rra­do, pe­ro me es­tán bus­can­do un con­jun­to sé­nior cer­ca de la ciu­dad don­de voy a re­si­dir es­te tiem­po».

Las me­tas

Jo­sé Ma­to tie­ne muy cla­ro qué bus­ca: «Me­jo­ro a ni­vel eco­nó­mi­co y pro­fe­sio­nal. Ade­más po­ten­cia­ré mi in­glés e in­ten­ta­ré apren­der chino, creo que en un fu­tu­ro me pue­de abrir puer­tas. Por los con­tac­tos que fui ha­cien­do con pro­fe­sio­na­les es­pa­ño­les que es­tán allí, pue­des lle­gar a pro­fe­sio­nal si eres una per­so­na for­ma­da, ex­tran­je­ra y que do­mi­na el idio­ma».

Su pri­mer en­la­ce con la co­mu­ni­dad es­pa­ño­la en Chi­na fue a tra­vés de Fé­lix Fer­nán­dez Cao, pre­pa­ra­dor fí­si­co que tra­ba­ja con Ma­nuel Pe­lle­gri­ni en el He­bei. Él se en­car­gó de sur­tir­le de los con­tac­tos de otras per­so­nas que, a tra­vés de la Fun­da­ción de La Li­ga, se en­cuen­tran a Chi­na: «Me me­tie­ron en va­rios gru­pos de We­chat y so­lo ga­lle­gos hay más de cien­to y pi­co. Ha­ce un par de días co­no­cí a Ne­rea, una chi­ca de Boi­ro que es­tá co­mo profesora de Es­pa­ñol en la uni­ver­si­dad. El mun­do es un pa­ñue­lo», afir­ma en­tre ri­sas.

No via­ja­rá so­lo pa­ra afron­tar el re­to que se abre en él. A Jo­sé Ma­to lo acom­pa­ña­rán las lec­cio­nes que apren­dió en el ban­qui­llo. Tam­bién las que vi­vió en sus car­nes en los cam­pos de tie­rra cuan­do la llu­via caí­da a bor­bo­to­nes y el sue­lo se con­ver­tía en ba­rro y el ba­lón se trans­for­ma­ba en una man­cha en el cie­lo. ¿Mie­do an­tes de em­pe­zar?: «So­lo in­cer­ti­dum­bre e ilu­sión».

En el pro­gra­ma de la Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal es­tán in­te­gra­dos otros en­tre­na­do­res ga­lle­gos co­mo los co­ru­ñe­ses Al­ber­to Fer­nán­dez y Saúl Váz­quez, ade­más de Car­los Ca­sal y Fran Gu­láns.

«Allí pue­des lle­gar a pro­fe­sio­nal si eres una per­so­na for­ma­da y que do­mi­na el idio­ma» «Ten­dre­mos teo­ría y prác­ti­ca. En cla­se me acom­pa­ña­rá un tra­duc­tor de in­glés a chino»

MARCOS CREO

Ma­to, an­tes de mar­char­se ha­cia el im­pe­rio asiá­ti­co, en uno de los cam­pos de fút­bol de Ri­bei­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.