Alon­so aban­do­na en Aus­tra­lia y se la­men­ta: «Po­cas ve­ces he te­ni­do un co­che tan po­co com­pe­ti­ti­vo»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - DA­VID SÁN­CHEZ DE CAS­TRO

Dos años des­pués, un pi­lo­to Fe­rra­ri vuel­ve a be­ber el cham­pán de cam­peón de un Gran Pre­mio. Es, pro­ba­ble­men­te, la me­jor no­ti­cia que pue­de re­ci­bir una fór­mu­la 1 que vi­vía ba­jo la bo­ta de Mer­ce­des des­de ha­ce tres años, y que ha vis­to có­mo tam­bién los cam­peo­nes pue­den errar. Por­que si la ca­rre­ra de Se­bas­tian Vet­tel en Aus­tra­lia fue per­fec­ta, la de Le­wis Ha­mil­ton se vio to­tal­men­te per­ju­di­ca­da por una de­ci­sión en bo­xes im­pen­sa­ble para un equi­po que otro­ra no fa­lla­ba.

Por­que to­do se de­ci­dió en la úni­ca pa­ra­da para cam­biar neu­má­ti­cos que se reali­zó. Con unos ul­tra­blan­dos que so­lo tie­nen de eso el nom­bre, los equi­pos te­nían cla­ro que so­lo iban a te­ner que po­ner dos jue­gos en las 54 vuel­tas de la ca­rre­ra. Por eso, des­de Fe­rra­ri te­nían muy cla­ro lo que de­bían ha­cer: que­dar­se muy cer­ca de Ha­mil­ton en los pri­me­ros gi­ros, apre­tar­le en pis­ta y, si se po­día, ade­lan­tar­le para con­fir­mar­lo en bo­xes. Sin em­bar­go, a Mer­ce­des le en­tró el pá­ni­co al ver que Ha­mil­ton no era ca­paz de des­pe­gar­se del co­che ro­jo y le or­de­na­ron en­trar en bo­xes a la pri­me­ra vuel­ta que em­pe­za­ba a mos­trar una pe­que­ña pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad.

El error fue de ba­se, y re­cor­dó a otros mu­chos que se han vis­to en el pa­sa­do en la fór­mu­la 1: cuan­do Ha­mil­ton sa­lió de nue­vo a pis­ta te­nía de­lan­te a un Max Vers­tap­pen que se hi­zo muy an­cho en pis­ta. El ho­lan­dés, que era el pri­mer Red Bull tras los pro­ble­mas de Ric­ciar­do (arran­có des­de bo­xes con dos vuel­tas per­di­das por un fa­llo eléc­tri­co y aca­bó aban­do­nan­do des­pués con la ca­ja de cam­bios ave­ria­da), se con­vir­tió en el alia­do de Se­bas­tian Vet­tel, que se man­te­nía en pis­ta ro­dan- Vet­tel com­par­tió la eu­fo­ria con los com­pa­ñe­ros de es­cu­de­ría tras cru­zar pri­me­ro la me­ta con 10 se­gun­dos de ven­ta­ja.

do más rá­pi­do que Ha­mil­ton. En Mer­ce­des em­pe­zó a cun­dir el pá­ni­co, y sus te­mo­res se cum­plie­ron: cuan­do el ale­mán en­tró a po­ner los neu­má­ti­cos blan­dos que le iban a lle­var a su pri­me­ra vic­to­ria en dos años, ya eran cons­cien­tes de que ha­bían per­di­do la ca­rre­ra y que les que­da­ba aún más de me­dia prue­ba por dispu­tar.

A es­te fa­llo se unen los se­rios pro­ble­mas que tu­vo Ha­mil­ton para con­se­guir ren­di­mien­to de esas rue­das. El tri­cam­peón, po­le­man y aún má­xi­mo fa­vo­ri­to para

el tí­tu­lo, no so­lo vio có­mo en ca­da vuel­ta se le iba ale­jan­do dé­ci­ma a dé­ci­ma la vic­to­ria en fa­vor de Vet­tel, sino có­mo ade­más su mo­no­pla­za iba per­dien­do com­pe­ti­ti­vi­dad has­ta el pun­to de que tu­vo que es­tar más pen­dien­te de

los re­tro­vi­so­res que del fren­te. En una ca­rre­ra sin ape­nas ade­lan­ta­mien­tos (se do­bla­ron del sex­to ha­cia atrás) y con sie­te aban­do­nos, no tu­vo op­cio­nes de na­da más que de un se­gun­do pues­to. Al­go que, para Mer­ce­des, es inacep­ta­ble.

Por su par­te, Fer­nan­do Alon­so no aca­bó la ca­rre­ra tal y co­mo afir­ma­ban las apues­tas y tal y co­mo la ló­gi­ca des­pués de la pre­tem­po­ra­da man­da­ba. Sin em­bar­go, se que­dó no so­lo a muy po­co de ver la lí­nea de me­ta, sino de ha­cer­lo en­tre los pun­tos.

Car­los Sainz, por el con­tra­rio, sí aca­bó y pun­tuan­do. El ma­dri­le­ño de To­ro Ros­so es­tu­vo có­mo­do en una ca­rre­ra en la que po­día ha­ber as­pi­ra­do a al­go más que el oc­ta­vo pues­to fi­nal, pe­ro des­de su equi­po no ges­tio­na­ron bien el ren­di­mien­to del pi­lo­to ru­so Kv­yat y, des­pués de or­de­nar­le a Sainz que le de­ja­ra pa­sar, le man­da­ron en­trar en bo­xes para cam­biar los neu­má­ti­cos. En ese im­pás, el es­pa­ñol per­dió el su­fi­cien­te tiem­po co­mo para ni si­quie­ra pen­sar en al­can­zar las po­si­cio­nes de arri­ba.

Ha­mil­ton se to­pó con trá­fi­co al sa­lir del box, lo que fue apro­ve­cha­do por la es­cu­de­ría ita­lia­na

DIE­GO AZUBEL EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.