Em­pe­ce­mos de­fi­ni­ti­va­men­te a edu­car

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - An­to­nio Rial Doc­tor en Psi­co­lo­xía de la USC

El sex­ting es otro de los pro­ble­mas que nos trae de ca­be­za a los pa­dres de hoy en día. Y es que se tra­ta de una prác­ti­ca mu­cho más fre­cuen­te de lo que pen­sa­mos y va en au­men­to: en Ga­li­cia un 9 % de los ado­les­cen­tes re­co­no­cen ha­ber en­via­do fo­tos o ví­deos de sí mis­mos de con­te­ni­do eró­ti­co o se­xual por In­ter­net o el mó­vil a otra per­so­na, ci­fra que se ha du­pli­ca­do en so­lo tres años.

El por­cen­ta­je se dis­pa­ra has­ta el 23 % cuan­do la pre­gun­ta que se plan­tea es si al­guno de tus con­tac­tos te ha en­via­do fo­tos per­so­na­les o ví­deos de con­te­ni­do eró­ti­co o se­xual. Ello da­ría una fran­ja de en­tre 10.000 y 25.000 ado­les­cen­tes. No de­be­mos ol­vi­dar tam­po­co que se tra­ta de un he­cho cons­ti­tu­ti­vo de de­li­to, en el que al­gu­nos ca­sos ter­mi­nan en chan­ta­jes, ame­na­zas o in­clu­so en sex­tor­sión.

¿Por qué lo ha­cen? ¿Qué tie­nen en la ca­be­za los cha­va­les de aho­ra? Pues bá­si­ca­men­te lo mis­mo que te­nía­mos no­so­tros, aun­que sin re­des so­cia­les, sin mó­vil: un to­rren­te de hor­mo­nas que nos ha­cía pa­sar me­dio año enamo­ra­dos de un pós­ter y el otro me­dio de nues­tro com­pa­ñe­ro o com­pa­ñe­ra de pu­pi­tre, amén de un ce­re­bro en pro­ce­so de ma­du­ra­ción, con una cor­te­za pre­fron­tal (en­car­ga­da de con­tro­lar los im­pul­sos y re­gu­lar la con­duc­ta) me­nos desa­rro­lla­da de lo que lo es­tá el sis­te­ma lím­bi­co (don­de re­si­den las emo­cio­nes, los ins­tin­tos y los im­pul­sos), to­do ello uni­do a una ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes ado­les­cen­tes de ex­pe­rien­cia.

Si a eso uni­mos que el sex­ting es más fre­cuen­te en­tre los que tie­nen ca­ren­cias de au­to­es­ti­ma y aser­ti­vi­dad o una im­pul­si­vi­dad exa­cer­ba­da y en ca­sos en los que los pa­dres no han sa­bi­do po­ner nor­mas y lí­mi­tes (las ta­sas de sex­ting y con­tac­to con des­co­no­ci­dos son tres ve­ces ma­yo­res en­tre los cha­va­les que se co­nec­tan a In­ter­net a par­tir de las 12 de la no­che), ya te­ne­mos el cóc­tel per­fec­to. Así que el men­sa­je es cla­ro: de­je­mos de de­mo­ni­zar a los ado­les­cen­tes, los mó­vi­les y las nue­vas tec­no­lo­gías. Lo que de­be­mos ha­cer es co­men­zar a edu­car con ma­yús­cu­las, co­men­zan­do por pre­di­car con el ejem­plo... que esa es otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.