Una prác­ti­ca que ya se es­ti­la­ba an­tes de que las re­des so­cia­les la bau­ti­za­ran

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo -

La pro­pa­ga­ción no con­sen­ti­da de imá­ge­nes com­pro­me­te­do­ras a tra­vés de In­ter­net (tan­to por par­te de me­no­res co­mo de adul­tos) es una prác­ti­ca que ya se es­ti­la­ba an­tes de que las re­des so­cia­les for­ma­ran par­te de la vi­da co­ti­dia­na. La cues­tión es que aho­ra to­do es más rá­pi­do e ins­tan­tá­neo con la po­pu­la­ri­za­ción del smartp­ho­ne. No hay que es­tar de­lan­te de un or­de­na­dor.

El ví­deo de Or­des. Uno de los ca­sos más so­na­dos en Ga­li­cia fue en el 2004, cuan­do un ví­deo eró­ti­co de una jo­ven ma­yor de edad de Or­des ca­yó en ma­nos de un in­for­má­ti­co al que le ha­bía lle­va­do a arre­glar el or­de­na­dor. El do­cu­men­to fue di­fun­di­do a tra­vés de In­ter­net des­pués de que hu­bie­ran he­cho co­pias del con­te­ni­do del or­de­na­dor. Las con­se­cuen­cias fue­ron de tal mag­ni­tud que tu­vo que aban­do­nar el pue­blo. Diez años des­pués, más de una de­ce­na de per­so­nas fue­ron sen­ta­das en el ban­qui­llo. Aca­ba­ron con­de­na­dos, pe­ro co­mo no te­nían an­te­ce­den­tes, elu­die­ron la cár­cel.

Fo­tos de es­tu­dian­tes dis­tri­bui­das por What­sApp. Agen­tes de las fuer­zas de se­gu­ri­dad co­men­za­ron ha­ce unos años una in­ves­ti­ga­ción para des­cu­brir quién es­ta­ba de­trás de la su­pues­ta dis­tri­bu­ción de unas fo­tos com­pro­me­ti­das de unas me­no­res. To­do fue des­cu­bier­to por la de­nun­cia del fa­mi­liar de una afec­ta­da. En un pri­mer mo­men­to to­do apun­ta­ba a que el he­cho ha­bía co­men­za­do por una ven­gan­za tras la rup­tu­ra de una pa­re­ja. He­chos co­mo es­tos son más ha­bi­tua­les de lo que pa­re­ce, co­mo di­je­ron al­gu­nos jó­ve­nes con­sul­ta­dos para el reportaje.

Un jo­ven se de­cla­ra cul­pa­ble en Pon­te­ve­dra de prac­ti­car «sex­ting» con 41 me­no­res. Un jo­ven ma­yor de edad con­fe­só en fe­bre­ro en la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra ser cul­pa­ble de 46 de­li­tos (41 de sex­ting, ade­más de cin­co de por­no­gra­fía in­fan­til). El en­cau­sa­do re­cor­dó que ha­bía con­tac­ta­do con me­no­res a los que pi­dió fo­to­gra­fías o ví­deos, en al­gún ca­so de con­te­ni­do se­xual. La pe­na to­tal su­ma 15 años de cár­cel, pe­ro, co­mo ex­pli­có su abo­ga­da, tras es­ta­ble­cer a un acuer­do con el mi­nis­te­rio pú­bli­co, no lle­ga­rá a cum­plir cua­tro. Ade­más di­jo es­tar dis­pues­to a abo­nar la in­dem­ni­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.