El mis­mo bar­co a la bús­que­da de un nue­vo rum­bo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Ga­li­cia - M.B.

El pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, cuan­do se ce­le­bra­ron las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, el Blo­que pu­do za­far­se de un nau­fra­gio que mu­chos da­ban por seguro. An­tes de la ci­ta con las ur­nas, la prin­ci­pal in­cóg­ni­ta es­ta­ba en me­dir la mag­ni­tud del hun­di­mien­to. En­ton­ces na­die du­da­ba de que la na­ve de­be­ría ir por un tiem­po al mue­lle de re­pa­ra­cio­nes. In­clu­so ha­bía vo­ces que apun­ta­ban al des­gua­ce. Ha­ce un año na­die ha­bría ima­gi­na­do el es­ce­na­rio ac­tual.

El BNG ha ele­gi­do el puer­to de A Co­ru­ña pa­ra una nue­va bo­ta­du­ra. El bar­co es exac­ta­men­te el mis­mo: tie­ne el mis­mo nom­bre y la mis­ma ar­qui­tec­tu­ra; ha cam­bia­do al­go la ima­gen, con una mano de pin­tu­ra, y tam­bién hay nue­vos jó­ve­nes en la tri­pu­la­ción, pe­ro so­bre to­do ha en­con­tra­do al­guien pa­ra con­du­cir el ti­món.

Así en­ca­ra el Blo­que los pró­xi­mos tres años, has­ta la ce­le­bra­ción de su pró­xi­ma asam­blea, un pe­río­do en el que ha­brá mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas. Lle­ga­dos a es­te pun­to, la prin­ci­pal du­da que sur­ge es si la ho­ja de ru­ta tra­za­da por el Blo­que, más de re­afir­ma­ción que de re­fun­da­ción, ser­vi­rá pa­ra dar un sal­to que per­mi­ta a la or­ga­ni­za­ción re­cu­pe­rar apo­yo so­cial e ir más allá de su tra­di­cio­nal e in­con­di­cio­nal sue­lo de vo­tan­tes, de for­ma que pue­da vol­ver a la si­tua­ción elec­to­ral de me­dia­dos de los no­ven­ta.

Po­si­ción se­cun­da­ria

Las vo­ces crí­ti­cas, fue­ra ya de la or­ga­ni­za­ción, creen que el ac­tual rum­bo abo­ca­rá al na­cio­na­lis­mo a una po­si­ción se­cun­da­ria, pe­ro el fren­te se ha en­co­men­da­do al li­de­raz­go de Pon­tón y un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal su­per­vi­sa­do por la vie­ja guar­dia pa­ra co­nec­tar de nue­vo con la so­cie­dad. So­bre to­do con los jó­ve­nes, por­que la or­ga­ni­za­ción no pa­re­ce aho­ra muy preo­cu­pa­da por re­cu­pe­rar a los que se mar­cha­ron. El tiem­po irá des­pe­jan­do es­ta in­cóg­ni­ta. De mo­men­to, sí hay un cam­bio res­pec­to a los vie­jos tiem­pos. La UPG si­gue con­tro­lan­do los des­ti­nos del fren­te, pe­ro la por­ta­voz na­cio­nal ten­drá un mar­gen de ma­nio­bra iné­di­to has­ta aho­ra. Es de­cir, el par­ti­do ma­yo­ri­ta­rio, el que ha pi­lo­ta­do el rum­bo del Blo­que des­de su fun­da­ción en 1982, le en­tre­ga­rá un pro­ta­go­nis­mo a Ana Pon­tón del que no go­za­ron sus pre­de­ce­so­res en el car­go, con el ob­je­ti­vo de que la or­ga­ni­za­ción pue­da re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do, so­bre to­do des­pués de la frac­tu­ra de Amio, en enero del 2012. A fa­vor del BNG jue­ga su es­ta­bi­li­dad y su cohe­sión in­ter­na, con una mi­li­tan­cia que no cues­tio­na la lí­nea de su di­rec­ción, una paz que con­tras­ta con las ten­sio­nes que vi­ven el res­to de las fuer­zas de la iz­quier­da, con un PS­deG di­vi­di­do y con dos de los ac­to­res de En Ma­rea, co­mo son Ano­va y Po­de­mos, con gra­ves ten­sio­nes in­ter­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.