Ra­joy es el úni­co que des­car­ta elec­cio­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - GON­ZA­LO BAREÑO ILUS­TRA­CIÓN

El reite­ra­do em­pe­ño de Ma­riano Ra­joy en ne­gar­se a sí mis­mo una de las es­ca­sas pre­rro­ga­ti­vas per­so­na­les que la Cons­ti­tu­ción le otor­ga al pre­si­den­te del Go­bierno, la de di­sol­ver las Cor­tes y con­vo­car elec­cio­nes, re­sul­ta más sor­pren­den­te por el he­cho de que ca­si to­dos los par­ti­dos pa­re­cen em­pe­ña­dos en for­zar­le a to­mar esa de­ci­sión. La ro­tun­di­dad de sus úl­ti­mas declaraciones al res­pec­to con­tras­ta con las de al­gu­nos otros lí­de­res del PP, co­mo Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, que afron­tan la si­tua­ción con ma­yor rea­lis­mo y ad­mi­ten que, si nin­gún par­ti­do asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad de otor­gar una mí­ni­ma es­ta­bi­li­dad al Eje­cu­ti­vo, ni si­quie­ra en asun­tos que afec­tan a la eco­no­mía y el fu­tu­ro del país co­mo la re­for­ma del sec­tor de la es­ti­ba, es im­po­si­ble go­ber­nar y se­rá ne­ce­sa­rio ir a nue­vas elec­cio­nes.

Des­de la óp­ti­ca de los sec­to­res más afi­nes al PP to­das las crí­ti­cas se las es­tá lle­van­do por aho­ra el PSOE, al que se res­pon­sa­bi­li­za de aban­do­nar su his­to­ria de par­ti­do de Es­ta­do para echar­se en bra­zos del po­pu­lis­mo ram­pan­te. Pe­ro en el PP cun­de ya la idea de que una gran par­te de la cul­pa de la ines­ta­bi­li­dad es de un par­ti­do co­mo Ciu­da­da­nos, que pa­re­ce no te­ner cla­ro qué quie­re ha­cer con los vo­tos que le en­tre­ga­ron los es­pa­ño­les, que le han lle­va­do a ser una fuerza po­lí­ti­ca cla­ve en Es­pa­ña y en mu­chas co­mu­ni­da­des. Una fal­ta de com­pro­mi­so con la que pre­ten­de sa­car ré­di­to po­lí­ti­co pe­ro que, en reali­dad, le es­tá lle­van­do a que­dar atra­pa­do en su pro­pia in­de­fi­ni­ción.

Uno de los ejem­plos más cla­ros de es­ta si­tua­ción es lo que es­tá su­ce­dien­do en Mur­cia. Ciu­da­da­nos ha que­ri­do apro­ve­char la cri­sis pro­vo­ca­da por un pre­si­den­te impu­tado que se nie­ga a di­mi­tir para sa­car pe­cho y evi­den­ciar que el fu­tu­ro de la co­mu­ni­dad es­tá en sus ma­nos. Pe­ro ha me­di­do mal. En lu­gar de ple­gar­se al de­seo de Ciu­da­da­nos de que la si­tua­ción se so­lu­cio­ne con unas nue­vas elec­cio­nes de las que es­pe­ra sa­lir re­for­za­do, el PSOE se ha ade­lan­ta­do a pre­sen­tar uni­la­te­ral­men­te una mo­ción de cen- su­ra. Y, aho­ra, los de Ri­ve­ra es­tán atra­pa­dos en la en­cru­ci­ja­da de ha­cer pre­si­den­te al so­cia­lis­ta Ra­fael Gon­zá­lez To­var o man­te­ner en el car­go al impu­tado Pe­dro An­to­nio Sán­chez. Una elec­ción dia­bó­li­ca de la que, to­men la de­ci­sión que to­men, los na­ran­jas sal­drán es­cal­da­dos.

Lo que su­ce­de en Mur­cia no es asun­to me­nor, por­que po­dría aca­bar re­pi­tién­do­se, con di­fe­ren­tes va­rian­tes, en mu­chos otros lu­ga­res, e in­clu­so en el Go­bierno de Es­pa­ña. A ba­se de cues­tio­nar ca­da día la le­gi­ti­mi­dad de Ra­joy co­mo pre­si­den­te del Go­bierno, lo que es­tá con­si­guien­do Al­bert Ri­ve­ra es que el PSOE y Po­de­mos se apro­ve­chen para for­zar­lo a vo­tar jun­to a ellos, co­mo ha ocu­rri­do en el de­cre­to de la es­ti­ba o la ley mordaza, para dejar al Go­bierno en mi­no­ría. Con ese jue­go, le­jos de ser un ga­ran­te de la es­ta­bi­li­dad, Ciu­da­da­nos aca­ba por ser el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la au­sen­cia de ella. Y por eso re­sul­ta in­com­pren­si­ble que, en lu­gar de de­jar­le cla­ro que de se­guir por ese ca­mino ha­brá que ir a nue­vas elec­cio­nes, el pre­si­den­te del Go­bierno ani­me a Ri­ve­ra a ju­gar con fue­go al ase­gu­rar que, pa­se lo que pa­se, no ha­brá ade­lan­to. Pue­de que Ra­joy no, pe­ro mu­chos en el PP es­tán can­sa­dos del jue­go de Ciu­da­da­nos y apues­tan por ir a las ur­nas. Di­ri­gen­tes po­pu­la­res creen que no de­be­ría ce­rrar­se la puer­ta a un ade­lan­to si Ri­ve­ra in­sis­te en dejar en mi­no­ría al Go­bierno

PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.