Vol­ver a co­mer per­ce­bes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

El con­tri­bu­yen­te, an­te al­gu­nos aná­li­sis eco­nó­mi­cos, y el con­su­mi­dor, an­te unos per­ce­bes, se pre­gun­tan có­mo se co­me es­to. La eco­no­mía va bien, pe­ro la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos no lo no­tan en su día a día. Los que co­mían per­ce­bes an­tes de la cri­sis los si­guen co­mien­do aho­ra, por­que pue­den pa­gar­los y sa­ben co­mer­los. Los que no po­dían co­mer per­ce­bes en­ton­ces si­guen sin po­der co­mer­los aho­ra, por­que no pue­den pa­gar­los y, se­gún opi­nión de los pri­me­ros, no sa­ben co­mer­los. Los nue­vos ri­cos, que se har­ta­ron de co­mer per­ce­bes, no pue­den co­mer­los aho­ra, por­que han pa­sa­do de ser cla­se me­dia-al­ta a ser cla­se me­dia-ba­ja y se han ol­vi­da­do de có­mo se co­men los per­ce­bes. Cues­tión de ma­cro­eco­no­mía, cues­tión de mi­cro­eco­no­mía.

La ma­cro­eco­no­mía va bien. Cre­cen el em­pleo, el PIB, el IPC, el gas­to pú­bli­co, la de­man­da in­ter­na, el ahorro fa­mi­liar, la ven­ta de au­to­mó­vi­les, el pre­cio de la vi­vien­da, el nú­me­ro de tu­ris­tas y las ex­por­ta­cio­nes. Pe­ro tam­bién cre­cen la pre­ca­rie­dad la­bo­ral, la tem­po­ra­li­dad en el em­pleo, el pa­ro juvenil, la des­pro­tec­ción de los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción, la fac­tu­ra de la luz y del gas, la po­bla­ción ex­clui­da, la po­bla­ción en ries­go de po­bre­za, la bre­cha sa­la­rial, la bre­cha ge­ne­ra­cio­nal y la bre­cha de gé­ne­ro. Sin em­bar­go, ba­jan las afi­lia­cio­nes a la Se­gu­ri­dad So­cial, los fon­dos de la hu­cha de las pen­sio­nes y las ex­pec­ta­ti­vas de cum­plir los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit mar­ca­dos por Bru­se­las a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. ¿Có­mo se co­me que los ajus­tes pre­su­pues­ta­rios no ha­yan sa­nea­do las cuen­tas pú­bli­cas? ¿Có­mo se co­me que los in­tere­ses anua­les de la deu­da su­men más que los pre­su­pues­tos de sa­ni­dad, edu­ca­ción y po­lí­ti­ca ac­ti­va de em­pleo jun­tos? ¿Có­mo se co­me que la ba­ja­da de sa­la­rios no ha­ya me­jo­ra­do la com­pe­ti­ti­vi­dad? ¿Có­mo se co­me que el res­ca­te fi­nan­cie­ro ha­ya su­pues­to li­qui­dez para los ban­cos pe­ro no para las fa­mi­lias o las pe­que­ñas em­pre­sas? ¿Có­mo se co­me que un ma­yor mar­gen de be­ne­fi­cio em­pre­sa­rial no se ha­ya tra­du­ci­do en una ma­yor in­ver­sión en bie­nes de equi­po? ¿Có­mo se co­me que la re­for­ma la­bo­ral se ha­ya tra­ga­do la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va?

La mi­cro­eco­no­mía del per­ce­be no va tan bien. La pro­duc­ción es na­tu­ral, pe­ro la re­co­lec­ción es arries­ga­da, so­bre to­do la de los per­ce­bes de sol, esos de pe­dúncu­lo grue­so y cor­to, aga­rra­dos a ro­cas más ex­pues­tas al fuer­te olea­je en los acan­ti­la­dos de Or­te­gal o del Ron­cu­do. A la re­la­ción ca­li­dad-pre­cio hay que aña­dir la re­la­ción ca­li­dad-ries­go. La ela­bo­ra­ción no en­ca­re­ce, pues so­lo pre­ci­sa una bre­ve coc­ción con agua sa­la­da, me­jor ma­ri­na, para con­se­guir el ca­rac­te­rís­ti­co sa­bor in­ten­so. En el ca­so de los per­ce­bes, co­mo de la eco­no­mía, los pa­ños ca­lien­tes vie­nen bien, pe­ro so­lo para man­te­ner­los ti­bios. Una vez des­ta­pa­dos, lle­ga la frus­tra­ción del co­men­sal me­dio, ese que se ha ol­vi­da­do de có­mo se co­me es­to.

Hay que vol­ver a en­se­ñar­le a co­mer per­ce­bes. Tie­ne que apren­der a se­pa­rar la uña del pe­dúncu­lo, sin que el cho­rri­to trai­cio­ne­ro cie­gue sus ojos o sal­pi­que su tra­je de mar­ca com­pra­do ha­ce unos años. Tie­ne que apren­der a su­je­tar la uña del per­ce­be con una mano y a prac­ti­car una pe­que­ña in­ci­sión con la uña del pul­gar de la otra mano pre­ci­sa­men­te de­ba­jo de la uña del per­ce­be para ras­gar la piel. Tie­ne que apren­der a gi­rar am­bas ma­nos en di­rec­ción con­tra­ria, de ma­ne­ra enér­gi­ca, con el fin de re­tor­cer, es­tran­gu­lar y de­ca­pi­tar al per­ce­be. Tras es­te dra­má­ti­co ajus­te de cuen­tas, tie­ne que apren­der a des­pren­der el pe­dúncu­lo de la piel y a de­gus­tar­lo co­mo si fue­se el úl­ti­mo per­ce­be de su vi­da. An­te la du­da en­tre ti­rar la uña del per­ce­be o chu­par­la con frui­ción, tie­ne que apren­der a no de­rro­char y a no vi­vir por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des. Los per­ce­bes es­tán para co­mér­se­los, pe­ro hay que sa­ber co­mer­los. Mien­tras, hay que ver qué pa­sa con los Pre­su­pues­tos, por­que ya se sa­be que «el per­ce­be y el salmón, en ma­yo es­tán en sa­zón». Ayer he­mos vis­to adop­ta­do ya com­ple­ta y de­fi­ni­ti­va­men­te el sis­te­ma de­ci­mal en la con­fi­te­ría de Gon­zá­lez Agui­na­ga, de la úni­ca ma­ne­ra que es fá­cil ha­cer­lo acep­ta­ble al pú­bli­co: dan­do la ma­yor par­te de los ar­tícu­los por ki­lo­gra­mo al do­ble no más del pre­cio de la li­bra, y arre­glan­do los que sue­len ven­der­se por pie­za a 5 y 10 cén­ti­mos. Ya que la su­pre­sión de la an­ti­gua mo­ne­da lo ha­ce ne­ce­sa­rio, de desear se­ría que to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos adop­ta­sen tan re­suel­ta­men­te el nue­vo sis­te­ma. La pro­yec­ta­da pe­lea de Cas­sius Clay-Bo­na­ve­na, para el 27 de ma­yo pró­xi­mo, en To­kio, ha si­do de­fi­ni­ti­va­men­te des­car­ta­da. Se­gún in­for­man círcu­los de­por­ti­vos, Cas­sius Clay no quie­re com­pro­me­ter­se para nin­gu­na pe­lea des­pués del 11 de abril, fe­cha en la que se­rá lla­ma­do a fi­las por el Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano.

Clay, que pre­fie­re ser lla­ma­do Moha­med Alí, no sa­be en qué si­tua­ción le co­lo­ca­rá su anun­cia­da ne­ga­ti­va a in­cor­po­rar­se a las fi­las del Tío Sam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.