Ra­joy cie­rra la puer­ta al re­fe­ren­do ca­ta­lán y ofre­ce diá­lo­go en el mar­co de la ley

El pre­si­den­te del Go­bierno car­gó con­tra los se­ce­sio­nis­tas, a los que acu­só de «in­ten­tar li­qui­dar el Es­ta­do de de­re­cho»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRIS­TIAN REINO

Ma­riano Ra­joy via­jó ayer a la co­mu­ni­dad catalana para par­ti­ci­par en la clau­su­ra del con­gre­so del PP ca­ta­lán, don­de hi­zo un lla­ma­mien­to a la con­cor­dia, ofre­ció diá­lo­go a la Ge­ne­ra­li­tat y ce­rró una vez más la puer­ta a la ce­le­bra­ción de un re­fe­ren­do de in­de­pen­den­cia, que a su jui­cio «vio­la la ley» y es an­ti­de­mo­crá­ti­co.

Nue­ve me­ses lle­va­ba Ra­joy sin pi­sar tie­rras ca­ta­la­nas, des­de la cam­pa­ña de las pa­sa­das elec­cio­nes ge­ne­ra­les, y por tan­to se tra­ta­ba de su pri­me­ra in­cur­sión en el es­ce­na­rio ca­ta­lán des­de que fue re­ele­gi­do pre­si­den­te del Go­bierno. Mu­cho ha llo­vi­do des­de en­ton­ces. A pe­sar del con­ti­nuo to­ma y da­ca, Junts pel Sí y la CUP han man­te­ni­do su alian­za, han si­do ca­pa­ces de apro­bar unos pre­su­pues­tos y han pues­to rum­bo di­rec­to ha­cia la rup­tu­ra. Car­les Puig­de­mont se ha com­pro­me­ti­do a con­vo­car un re­fe­ren­do ten­ga o no au­to­ri­za­ción de Madrid, a apro­bar las le­yes de la des­co­ne­xión y a po­ner las ur­nas, por lo que obli­ga­rá al Go­bierno cen­tral a uti­li­zar las me­di­das coer­ci­ti­vas a su al­can­ce para im­pe­dir la vo­ta­ción.

En es­te con­tex­to, Ra­joy pu­so ayer en Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat (Bar­ce­lo­na) so­bre la me­sa cuál es su plan para ha­cer fren­te al pro­ce­so so­be­ra­nis­ta: man­te­ner la uni­dad de Es­pa­ña, que se cum- plan las le­yes, que las ins­ti­tu­cio­nes es­tén al ser­vi­cio de to­dos los ca­ta­la­nes, re­pa­rar la cohe­sión in­ter­na en la so­cie­dad e ins­tau­rar una «nue­va con­cor­dia», que ale­je del po­der los «ex­tre­mis­mos an­ti­de­mo­crá­ti­cos». Esos son los ob­je­ti­vos.

La re­ce­ta que pro­pu­so para afron­tar la cri­sis te­rri­to­rial fue el diá­lo­go, una he­rra­mien­ta a la que ape­lan tan­to el pre­si­den­te del Go­bierno co­mo el je­fe del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán, pe­ro que has­ta la fe­cha ha bri­lla­do por su au­sen­cia, pues Ra­joy y Puig­de­mont so­lo se han vis­to una vez des­de que el di­ri­gen­te po­pu­lar fue re­ele­gi­do al fren­te de la Mon­cloa. Fue en el mes de enero y no han tras­cen­di­do avan­ces, por­que un se­gun­do en­cuen­tro, re­cla­ma­do des­de el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat, no aca­ba de fruc­ti­fi­car.

«Más pre­sen­te»

El in­qui­lino de la Mon­cloa si­tuó el diá­lo­go con la Ge­ne­ra­li­tat en el ám­bi­to de la fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, las in­fra­es­truc­tu­ras, los ser­vi­cios pú­bli­cos, la de­mo­gra­fía o la de­pen­den­cia, pe­ro en nin­gún ca­so para ne­go­ciar un re­fe­ren­do, co­mo re­cla­ma la Ad­mi­nis­tra­ción Al­biol, re­ele­gi­do pre­si­den­te del PPC, y Ra­joy, en Hos­pi­ta­let.

catalana, que para Ra­joy su­pon­dría «vio­lar la ley con­jun­ta­men­te». «Ahí no voy a es­tar nun­ca», di­jo, mien­tras car­gó con­tra los se­ce­sio­nis­tas por in­ten­tar li­qui­dar el Es­ta­do de de­re­cho» y se com­pro­me­tió a es­tar más pre­sen­te «en el día a día de Ca­ta­lu­ña». «No os va­mos a aban­do­nar», les di­jo a los ca­ta­la­nes, que un día an­tes, en bo­ca del

A. E. EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.