PREBENJAMINES Se de­ja mar­car un tan­to tras me­ter­se el me­ta ri­val un au­to­gol

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

El In­de­pen­dien­te de prebenjamines de­jó ayer que el Co­le­gio Ho­gar le mar­ca­se un gol (1-1; 3-2 fi­nal) en el mi­nu­to 22. La de­ci­sión la to­mó el en­tre­na­dor del In­de­pen­dien­te tras com­pro­bar có­mo el por­te­ro del Co­le­gio Ho­gar llo­ra­ba des­con­so­la­do tras re­ci­bir un gol en una ac­ción des­afor­tu­na­da al in­ten­tar sa­car de por­te­ría. El Co­le­gio Ho­gar agra­de­ció es­pe­cial­men­te el ges­to.

Los ecos de la pe­lea en­tre los pa­dres de los ju­ga­do­res in­fan­ti­les del Ala­ró y Co­lle­ren­se ma­llor­qui­nes en­cuen­tran res­pues­ta en las pa­la­bras de pro­fe­sio­na­les co­mo Madó Gon­zá­lez (Noia, 1969), psi­có­lo­ga del de­por­te, coor­di­na­do­ra de la co­mi­sión de psi­co­lo­gía del de­por­te del Co­le­gio Ofi­cial de Psi­co­lo­gía de Ga­li­cia y se­cre­ta­ria de la di­vi­sión de psi­co­lo­gía del de­por­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Ofi­cia­les de Psi­có­lo­gos de Es­pa­ña. —En el año 2005, us­ted es­cri­bió un ca­pí­tu­lo de un li­bro en el que abor­da­ba la in­fluen­cia de los pa­dres en el de­por­te. Al pa­re­cer, es un pro­ble­ma que vie­ne de le­jos. —In­clu­so de an­tes. En 1991, Frank L. Smoll cla­si­fi­có a los pa­dres en de­sin­te­re­sa­dos, en­tre­na­do­res, ex­ce­si­va­men­te crí­ti­cos, sú­per pro­tec­to­res y bien orien­ta­dos psi­co­ló­gi­ca­men­te. Cuan­do yo en el 2001 em­pe­cé a oír ha­blar del te­ma con fre­cuen­cia, pen­sa­ba: «Qué exa­ge­ra­dos». Lue­go me di cuen­ta de que los pa­dres que co­noz­co en­ca­jan en es­ta cla­si­fi­ca­ción. —¿En qué fa­se es­tá el pro­ble­ma? Madó Gon­zá­lez po­sa para La Voz.

dres so­bre los ni­ños es ex­ce­si­va. Ellos mis­mos se crean unas al­tas ex­pec­ta­ti­vas y, si no se cum­plen, se ge­ne­ra una frus­tra­ción que ca­na­li­zan por me­dio de la vio­len­cia. Se ha ol­vi­da­do el de­por­te co­mo ocio, in­te­gra­dor, so­cia­li­za­dor y vehícu­lo de va­lo­res. So­lo por prac­ti­car de­por­te no se im­plan­tan esos va­lo­res. Hay que tra­ba­jar­los. —¿Es el fút­bol el que más lo su­fre? re­per­cu­sión. Hay de­ma­sia­dos pa­dres que desean que sus hi­jos sean Ro­nal­do o Mes­si. En otros de­por­tes no hay unas ex­pec­ta­ti­vas tan al­tas. Pe­ro es un pro­ble­ma glo­bal, no dis­ci­pli­nar ni te­rri­to­rial. Se es­tá in­ves­ti­gan­do en to­do el mun­do. —¿La vio­len­cia es in­he­ren­te al de­por­te? co­mo los de Ma­llor­ca es­tán crian­do a los «hoo­li­gans» del fu­tu­ro? —Sin du­da. Si los ni­ños ven res­pe­to, apren­den res­pe­to. Pe­ro es que par­to de la ba­se de que co­le­gios y pa­dres son los res­pon­sa­bles de im­plan­tar no so­lo co­no­ci­mien­to, sino va­lo­res, en los ni­ños. —¿Qué se de­be ha­cer con epi­so­dios de es­te ti­po? ¿San­cio­nar? —Des­de la psi­co­lo­gía de­be­mos evi­tar que se pro­duz­can. Pre­ven­ción y edu­ca­ción. Igual que se en­tre­na a los ni­ños, que los pa­dres apren­dan com­por­ta­mien­tos. Los ta­lle­res prác­ti­cos di­ri­gi­dos a pa­dres y en­tre­na­do­res que se organizan des­de ha­ce diez años y las cam­pa­ñas in­for­ma­ti­vas con tríp­ti­cos y ma­nua­les es­pe­cí­fi­cos des­de ha­ce quin­ce tie­nen ese ob­je­ti­vo. —¿Al­can­zan re­sul­ta­dos? —Pues cuan­do su­ce­den ca­sos co­mo el de Ma­llor­ca, te lo plan­teas. Ves que en otros de­por­tes fun­cio­na, y en el fút­bol... a ve­ces so­lo se tra­ba­ja cuan­do exis­te el pro­ble­ma. Ob­via­men­te, son más re­cep­ti­vos en los ta­lle­res los pa­dres que no tie­nen esos pro­ble­mas de vio­len­cia. Pe­ro son ne­ce­sa­rios para sen­si­bi­li­zar a la po­bla­ción, a los en­tre­na­do­res y a los otros pa­dres que sí son vio­len­tos. Y, en­tre to­dos, in­ten­tar mo­di­fi­car su com­por­ta­mien­to. —¿Lo con­si­guen?

ÁN­GEL MAN­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.