«No pien­so en los ‘play off’, so­lo me cen­tro en co­rre­gir los erro­res del úl­ti­mo par­ti­do»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Las go­tas se pre­ci­pi­tan so­bre el as­fal­to a cá­ma­ra len­ta co­mo si ese frío del in­vierno que se re­sis­te a mar­char­se con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra ter­mi­na­se por amor­ti­guar su ve­lo­ci­dad. Ocu­pa una me­sa en el in­te­rior de la ca­fe­te­ría La Sa­li­ta, en Na­rón, a un pal­mo de su ca­sa. Le­van­ta la mi­ra­da ha­cia la ven­ta­na por don­de se fil­tra la luz plo­mi­za que a me­nu­do ador­na el cie­lo de Ga­li­cia en es­ta épo­ca del año y no para de ju­gue­tear con el te­lé­fono mó­vil. Son­ríe. Se le no­ta fe­liz. Ha lle­va­do al Uni­ver­si­ta­rio de Fe­rrol a una cuo­ta de éxi­to sin pre­ce­den­tes. Ha trans­for­ma­do un equi­po di­se­ña­do para pa­sar­las ca­nu­tas en un can­di­da­to al tí­tu­lo de la má­xi­ma ca­te­go­ría del ba­lon­ces­to fe­me­nino en Es­pa­ña. Y Lino Ló­pez (Fe­rrol, 1976) lo ha he­cho de una ma­ne­ra po­co usual. Fian­do su suer­te a un com­ple­jo sis­te­ma de jue­go en el que la ma­yor par­te de las ju­ga­do­ras pue­den ocu­par cual­quier rol so­bre la pis­ta. En es­ta pe­que­ña re­vo­lu­ción, una ale­ro, por ejem­plo, de­be apren­der tam­bién a desen­vol­ver­se en el pues­to de ba­se y vi­ce­ver­sa. Y es­ta cir­cuns­tan­cia con­vier­te al Uni­ver­si­ta­rio en un blo­que di­fí­cil de des­ci­frar.

Es la for­ma que se le ocu­rrió para com­ba­tir la fal­ta de cen­tí­me­tros, esa do­len­cia que so­bre­vie­ne a los equi­pos cuan­do no dis­po­nen de bi­lle­te­ra. El Uni­ver­si­ta­rio es un club mo­des­to, pe­ro que se ha ido edi­fi­can­do co­mo to­dos los que sue­len ha­cer las co­sas bien: por los pies. A dón­de no al­can­za el di­ne­ro, lle­gan el in­ge­nio y el su­dor. «Re­cuer­do que la pri­me­ra tem­po­ra­da que plan­tea­mos un jue­go ofen­si­vo con cua­tro ju­ga­do­ras abier­tas y un jue­go por con­cep­tos a to­das les re­sul­ta­ba di­fí­cil ha­bi­tuar­se. Te­nían que es­tar muy con­cen­tra­das y ju­gar si­tua­cio­nes de ata­que que no ha­bían rea­li­za­do —ba­ses postean­do, pí­vots ju­gan­do blo­queos di­rec­tos,...—. Mu­chas vi­nie­ron a que­jar­se y siem­pre in­ten­ta­ba con­ven­cer­las de que bus­co un jue­go co­lec­ti­vo, no de sis­te­mas ce­rra­dos para una de­ter­mi­na­da ju­ga­do­ra», ex­pli­ca el téc­ni­co, que no de­ja de re­pe­tir una palabra: «Equi­po». «Hay gen­te que me di­ce que Co­bi [la es­ta­dou­ni­den­se Sha­co­bia Bar­bee] de­be­ría te­ner más pro­ta­go­nis­mo, que, a ve­ces, no es­tá bri­llan­te... y yo mi­ro para ella y no ten­go ni un so­lo re­pro­che que ha­cer­le, por­que sé que ha he­cho exac­ta­men­te lo que el equi­po ne­ce­si­ta­ba que hi­cie­se». Ca­si sin dar­se cuen­ta, Lino aca­ba de en­ce­rrar en una fra­se su fi­lo­so­fía. En­trar en la lu­cha por el tí­tu­lo no ha si­do la úni­ca con­quis­ta his­tó­ri­ca del Uni­ver­si­ta­rio a lo lar­go de es­te cur­so. Tam­bién dis­pu­tó la Co­pa de la Rei­na. Po­cos días an­tes de via­jar a Gi­ro­na, una de las ju­ga­do­ras más re­pre­sen­ta­ti­vas de la plan­ti­lla, la ba­se Ana Suá­rez, su­frió una ro­tu­ra fi­bri­lar. Con una ro­ta­ción me­nos en un ban­qui­llo ya de por sí cor­to, a Lino Ló­pez le to­có rein­ven­tar­se. «Otros en­tre­na­do­res me pre­gun­ta­ban sor­pren­di­dos: ‘¿No vais a fi­char?’ Y yo les con­tes­ta­ba que no y en­ton­ces me ha­bla­ban co­mo si mi equi­po ya fue­se a dejar de com­pe­tir», ase­gu­ra el pre­pa­ra­dor. Sin su fa­ro so­bre el par­qué, el Uni­ver­si­ta­rio es­tu­vo a dos mi­nu­tos de pa­sar a las se­mi­fi­na­les de la Co­pa.

«Creo en el ta­len­to, sin él es im­po­si­ble que un ju­ga­dor va­ya a lle­gar a cier­tos ni­ve­les, pe­ro creo aún más en el tra­ba­jo, en pen­sar en qué hi­ci­mos mal en el úl­ti­mo par­ti­do, en el úl­ti­mo en­tre­na­mien­to, y tra­tar de me­jo­rar­lo», co­men­ta el en­tre­na­dor, quien agre­ga: «Cuan­do me pre­gun­ta­ban por la Co­pa, cuan­do ya nos ha­bía­mos clasificado y to­da­vía que­da­ban va­rios par­ti­dos an­tes de que la tu­vié­se­mos que ju­gar, pues en es­tos mo­men­tos me pa­sa lo mis­mo con los play off. No pien­so en ellos, so­lo en co­rre­gir los erro­res que co­me­te­mos ca­da día». «Lo más bo­ni­to es ver có­mo he­mos en­gan­cha­do a la gen­te con es­te pro­yec­to, có­mo se lle­na el pa­be­llón de Es­tei­ro y có­mo en Fe­rrol se vuel­ve a res­pi­rar ba­lon­ces­to gracias al es­fuer­zo de mis ju­ga­do­ras y de to­das la per­so­nas del club», in­di­ca.

ÁN­GEL MAN­SO

El en­tre­na­dor —en el cen­tro de la ima­gen—, ro­dea­do de sus ju­ga­do­ras a las que siem­pre les ha atri­bui­do el mé­ri­to de es­te éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.