Jo­sé M. Fer­nán­dez

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

A fi­na­les de la dé­ca­da de los ochen­ta del si­glo pa­sa­do La­Var Ball fue un discreto ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano y un me­dio­cre ba­lon­ces­tis­ta. Hi­zo sus pi­ni­tos en las uni­ver­si­da­des de Was­hing­ton Sta­te y Cal Sta­te Los Án­ge­les, en las que su re­fe­ren­cia alu­de a 2 pun­tos de pro­me­dio. Por tan­to, La­Var es­tá tan le­jos de te­ner al­gún día un hue­co en el Sa­lón de la Fa­ma —el san­tua­rio para ren­dir tri­bu­to a los mi­tos del de­por­te de la ca­nas­ta— co­mo de que los pa­dres que pro­ta­go­ni­za­ron la vi­ral pe­lea du­ran­te un par­ti­do de in­fan­ti­les ten­gan ba­jo su pro­tec­ción al pró­xi­mo Mes­si o Ro­nal­do.

Igual que los pro­ge­ni­to­res de los ni­ños del Ala­ró y Co­lle­ren­se, La­Var tie­ne por cos­tum­bre abo­chor­nar de vez en cuan­do a sus hi­jos. Así, es­tos días, en pleno March mad­ness, esa ben­di­ta locura que en­vuel­ve ca­da año por es­tas fe­chas las can­chas del ba­lon­ces­to nor­te­ame­ri­cano, La­Var ha anun­cia­do a to­do aquel que quie­re oír­le que se­ría ca­paz de su­pe­rar a Jor­dan en uno con­tra uno o que su hi­jo ma­yor, Lon­zo —aca­ba de cum­plir 19 años— es me­jor ju­ga­dor que Step­hen Curry. Al pa­re­cer, su em­pe­ño vital ha res­pon­di­do al in­ten­to de cons­truir al nue­vo Jor­dan, no so­lo con Lon­zo, tam­bién con sus her­ma­nos LiAn­ge­lo y LaMe­lo, de 18 y 15 años. Ni ca­pri­chos ni va­ca­cio­nes, el ob­je­ti­vo des­de su más tier­na in­fan­cia ha si­do con­ver­tir­los en «los me­jo­res», en los nue­vos Jor­dan..., en má­qui­nas de fa­bri­car di­ne­ro, por­que, al fin y al ca­bo, de eso se tra­ta. ¿Có­mo en­ten­der si no que al abri­go de las ha­bi­li­da­des de sus hi­jos ya dis­pon­ga de una mar­ca pro­pia o re­cla­me a las fir­mas de­por­ti­vas con­tra­tos de pa­tro­ci­nio de mil mi­llo­nes de dó­la­res? La ver­bo­rrea de La­Var ha cues­tio­na­do in­clu­so los há­bi­tos pa­ter­nos de LeB­ron Ja­mes o Char­les Bar­kley; sin du­da, ali­men­to para la ma­qui­na­ria me­diá­ti­ca y la ca­ra A —igual­men­te bo­chor­no­sa, por más que apa­rez­ca co­mo más ci­vi­li­za­da— de lo que los pa­dres de Ma­llor­ca re­sol­vie­ron a pu­ñe­ta­zos.

Por cier­to, to­do apun­ta a que Lon­zo — una fi­gu­ra en la Uni­ver­si­dad de UCLA, con la que ca­yó el vier­nes en oc­ta­vos de fi­nal de la Li­ga Uni­ver­si­ta­ria— apun­ta al nú­me­ro 2 del pró­xi­mo draft. Una fi­gu­ra en cier­nes, co­mo LiAn­ge­lo y, so­bre to­do, LiMe­lo, a los que tam­bién les es­pe­ra UCLA. Así lo de­ci­dió La­Var, su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.