El 44 % de las ga­so­li­ne­ras ga­lle­gas pre­sen­tan con­ta­mi­na­ción en el sue­lo

La Xun­ta lle­va a ca­bo un plan de ins­pec­cio­nes que ya pre­sen­ta­ron 361 es­ta­cio­nes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - ELI­SA ÁL­VA­REZ SAN­TIA­GO / LA VOZ

Las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, co­mo mu­chas otras ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les, es­tán ca­ta­lo­ga­das co­mo po­ten­cial­men­te con­ta­mi­nan­tes del sue­lo. Las nue­vas nor­ma­ti­vas, en­tre ellas la Ley 22/2011 del 28 de ju­lio de re­si­duos y sue­los con­ta­mi­na­dos, es­ta­ble­cen que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes po­drán exi­gir pla­nes de con­trol y vi­gi­lan­cia si con­si­de­ran que hay in­di­cios de con­ta­mi­na­ción, y en Ga­li­cia la Xun­ta ha ido más allá al exi­gir a to­das las ga­so­li­ne­ras es­tas ins­pec­cio­nes.

En el 2016 ha­bía 887 ga­so­li­ne­ras y ga­so­cen­tros re­gis­tra­dos, se­gún los da­tos de Me­dio Am­bien­te, y 361 ya apro­ba­ron pla­nes de vi­gi­lan­cia y con­trol. De es­tos in­for­mes, que de­ben pre­sen­tar las pro­pias es­ta­cio­nes de ser­vi­cio, la Xun­ta ya ha va­lo­ra­do más de 200, y en torno al 44 % pre­sen­ta­ban afec­ción en el sue­lo. En con­cre­to 89, de las que en 36 se de­tec­tó una afec­ción me­nos gra­ve, en 37 gra­ve y en 16 muy gra­ve. En to­dos los ca­sos es ne­ce­sa­rio po­ner en mar­cha me­di­das para re­du­cir la con­ta­mi­na­ción de los sue­los, aun­que el ni­vel de las ac­tua­cio­nes va­ría en fun­ción de la po­lu­ción re­gis­tra­da.

Si tras de­tec­tar es­ta con­ta­mi­na­ción los ni­ve­les no son ad­mi­si­bles, la em­pre­sa tie­ne que des­con­ta­mi­nar el sue­lo. Me­dio Am­bien­te in­sis­te en que la ac­ti­vi­dad

de es­te sec­tor se ri­ge por la nor­ma­ti­va de te­rre­nos con­ta­mi­na­dos, por lo que «to­das es­tán obli­ga­das a pre­sen­tar la do­cu­men­ta­ción pre­ci­sa para de­ter­mi­nar si hay o no afec­ción en el sue­lo».

Cam­pa­ña con la po­li­cía

Du­ran­te el 2016, y en co­la­bo­ra­ción con la Po­li­cía Au­to­nó­mi­ca, la Xun­ta pu­so en mar­cha un sub­pro­gra­ma de ga­so­li­ne­ras en el que los agen­tes ins­pec­cio­na­ron in si­tu unas 200 es­ta­cio­nes de ser­vi­cio para com­pro­bar si ha­bían pre­sen­ta­do el in­for­me pre­li­mi­nar

de sue­los al que es­tán obli­ga­das. En ca­so de no ha­cer­lo se les re­cor­da­ba que de­bían ela­bo­rar­lo y có­mo. Des­pués de es­tas ins­pec­cio­nes mu­chas ga­so­li­ne­ras ini­cia­ron los trá­mi­tes, aun­que el ob­je­to de la cam­pa­ña, apun­ta Me­dio Am­bien­te, no fue san­cio­nar, sino in­for­mar.

¿Y qué de­ben ha­cer las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio? Ana­li­zar la con­ta­mi­na­ción de sus sue­los de for­ma per­ma­nen­te. Para ello tie­nen que mues­trear va­rios pun­tos de con­trol me­dian­te un ins­tru­men­to de­no­mi­na­do pie­zó­me­tro,

y de­pen­dien­do de los re­sul­ta­dos de es­te plan de vi­gi­lan­cia —en fun­ción de si hay o no afec­ción y en qué ni­vel— se po­nen en mar­cha va­rias me­di­das: una in­ves­ti­ga­ción ana­lí­ti­ca ex­plo­ra­to­ria, una in­ves­ti­ga­ción ana­lí­ti­ca de­ta­lla­da, va­lo­ra­ción de ries­gos y pro­yec­to de re­cu­pe­ra­ción. Es­te úl­ti­mo, para los ca­sos más gra­ves, es lo que se co­no­ce co­mo plan de des­con­ta­mi­na­ción, y pue­de su­pe­rar los 150.000 eu­ros de cos­te, lo que para el sec­tor po­dría su­po­ner el cie­rre de mu­chas ga­so­li­ne­ras.

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

La con­ta­mi­na­ción se mi­de con un sis­te­ma co­mo el de la fo­to, lla­ma­do pie­zó­me­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.