Fa­lle­ce la es­cri­to­ra ar­gen­ti­na de ori­gen ga­lle­go Ma­ría Est­her Váz­quez, que tra­jo a Bor­ges a San­tia­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - S. F.

Ma­ría Est­her Váz­quez (Bue­nos Ai­res, 1937), maes­tra del cuen­to y bió­gra­fa de Bor­ges, fa­lle­ció el sá­ba­do co­mo con­se­cuen­cia de una he­mo­rra­gia ce­re­bral. De ori­gen ga­lle­go, su ma­dre era de Vi­la­no­va de Arou­sa y su pa­dre de Cam­ba­dos, fue la res­pon­sa­ble, con so­lo 23 años, de que el es­cri­tor ar­gen­tino via­ja­se a San­tia­go en 1964 y vi­si­ta­se la ca­sa de Ra­món Pi­ñei­ro. «Lo lle­vé a Bor­ges a San­tia­go de Com­pos­te­la por­que él no po­día mo­rir­se sin co­no­cer ese lu­gar», lle­gó a ma­ni­fes­tar Váz­quez, quien so­bre el en­cuen­tro de Pi­ñei­ro y el au­tor ar­gen­tino des­ve­ló al­gu­nos de­ta­lles, co­mo la dis­cu­sión que al pa­re­cer tu­vie­ron los dos eru­di­tos por unas ins­crip­cio­nes en grie­go.

A Jor­ge Luis Bor­ges lo co­no­ció Ma­ría Est­her Váz­quez, con Vi­lla­nue­va, To­sar y Con­de, en un ho­me­na­je.

en 1957, cuan­do Váz­quez em­pe­zó a tra­ba­jar en el De­par­ta­men­to de Ex­ten­sión Cul­tu­ral de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, y en­se­gui­da en­ta­bla­ron una es­tre­cha amis­tad que le per­mi­tió no so­lo via­jar, y man­te­ner nu­me­ro­sas con­ver­sa­cio­nes —con Bor­ges, fa­ná­ti­co del ci­ne, vio, se­gún ella mis­ma con­tó, Psi­co­sis 28 ve­ces— sino tam­bién es­cri­bir

con él. Ma­ría Est­her Váz­quez es au­to­ra con el crea­dor ar­gen­tino de dos im­por­tan­tes en­sa­yos: In­tro­duc­ción a la li­te­ra­tu­ra in­gle­sa y Li­te­ra­tu­ras ger­má­ni­cas me­die­va­les. Re­sul­ta­do de to­da esa in­ten­sa re­la­ción (al­gu­nos fa­mi­lia­res pen­sa­ron que se ca­sa­rían), Váz­quez pu­bli­có en 1996 la bio­gra­fía Bor­ges. Es­plen­dor y de­rro­ta, con la que ga­nó el pre­mio Co­mi­llas, y en la que re­tra­ta no­ta­ble­men­te al gru­po de sus ín­ti­mos: Bioy Ca­sa­res, Sil­vi­na Ocam­po, Ma­nuel Pey­rou...

Au­to­ra de va­rios li­bros de cuen­tos, en­tre los que des­ta­can Los nom­bres de la muer­te y Des­de la nie­bla, Ma­ría Est­her Váz­quez des­ta­có el gran pe­so de Ga­li­cia en su obra. «Ca­si to­dos mis cuen­tos son ga­lle­gos», lle­gó a de­cir quien siem­pre oyó es­te idio­ma en ca­sa y le­yó des­de pe­que­ña a Cun­quei­ro y a Va­lle-In­clán. A Ga­li­cia via­jó en va­rias oca­sio­nes y fue ho­me­na­jea­da con el pre­mio Rosalía de Cas­tro del PEN Club, que re­ci­bió en el Pa­zo de Fon­se­ca, en San­tia­go. En es­te úl­ti­mo via­je, en el 2012, en­con­tró una «Ga­li­cia divina y es­plén­di­da» que la re­co­no­ció co­mo la cuen­tis­ta y gran pro­ta­go­nis­ta de una épo­ca que fue.

en la que el cla­ri­ne­te se con­vier­te en la voz can­tan­te, lo que ha­ce We­ber con los me­dios ope­rís­ti­cos: agi­li­da­des y ti­ra­tas en el Alle­gro; can­tá­bi­le sen­ti­do e ins­pi­ra­do en el Ada­gio del se­gun­do, y ale­gría dan­za­ble y di­ver­ti­da en el Ron­dó fi­nal. Fe­rrer des­ple­gó hon­do sen­ti­do mu­si­cal y se­gu­ri­dad téc­ni­ca: fra­seó con her­mo­so so­ni­do y re­sol­vió con co­mu­ni­ca­ti­vo tem­pe­ra­men­to las exi­gen­cias de la obra. Ló­pez Co­bos y la or­ques­ta si­guie­ron con mi­mo al com­pa­ñe­ro. Fe­rrer fue acla­ma­do y re­ga­ló pie­za del cla­ri­ne­tis­ta hún­ga­ro Be­la Ko­vacks, con la que re­afir­mó su triun­fo.

A los 41 años y tras exi­to­sos poe­mas sin­fó­ni­cos, Ri­chard Strauss (1864-1949) se pro­po­ne as­cen­der mu­si­cal­men­te a la in­men­si­dad de los Al­pes. Des­cri­be mo­men­tos, ac­cio­nes, es­fuer­zos y con­tem­pla­cio­nes an­te la na­tu­ra­le­za con pre­ci­sión de en­to­mó­lo­go. Le lla­ma Sin­fo­nía al­pi­na, pe­ro si­gue sien­do un poe­ma sin­fó­ni­co pla­ga­do de de­ta­lla­das se­cuen­cias pro­pias de ave­za­do guio­nis­ta. Y uti­li­za una or­ques­ta in­men­sa co­mo la mon­ta­ña, con ins­tru­men­tos po­co usa­dos, in­clui­da la má­qui­na de vien­to. Lo ha­ce con la pe­ri­cia or­ques­ta­do­ra que lo hi­zo fa­mo­so. Abar­ca to­dos los re­gis­tros, des­de el noc­turno ini­cial al es­plen­dor de la sa­li­da del sol, la pa­vo­ro­sa tor­men­ta en la ci­ma, el fir­ma­men­to. En de­fi­ni­ti­va, el «abis­mo de luz» que ya apa­re­ce en el Za­ra­tus­tra de Nietzs­che, lo que ele­va la obra a un mis­ti­cis­mo de con­no­ta­ción pan­teís­ta.

Fe­liz jor­na­da, en la que la Jo­ven se unió a la OSG. De am­bas Ló­pez Co­bos ob­tu­vo una ver­sión des­lum­bran­te. Otro gran éxi­to de los con­jun­tos y sus for­mi­da­bles so­lis­tas. Ló­pez Co­bos fue muy ova­cio­na­do, tam­bién cuan­do pi­dió un me­jor au­di­to­rio para tan ex­tra­or­di­na­ria or­ques­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.