Una mues­tra de­di­ca­da a Ol­ga Pi­cas­so des­ve­la en Pa­rís su tra­ge­dia fa­mi­liar

Las 600 car­tas que guar­da­ba en su baúl ves­ti­dor traían dra­má­ti­cas no­ti­cias de Ru­sia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - FER­NAN­DO ITURRIBARRÍA

Abier­to de par en par a la cu­rio­si­dad fe­ti­chis­ta. Me­mo­ria por­tá­til de una vi­da, re­cuer­dos ilus­tra­ti­vos de una obra pic­tó­ri­ca. Es el baúl ves­ti­dor de Ol­ga Khokh­lo­va (1891-1955), la pri­me­ra es­po­sa de Pa­blo Pi­cas­so. Se pre­sen­ta en el mu­seo Pi­cas­so de Pa­rís en una mo­no­grá­fi­ca or­ga­ni­za­da con mo­ti­vo del cen­te­na­rio del pri­mer en­cuen­tro de la pa­re­ja. Ese ob­je­to má­gi­co, gra­ba­do con sus ini­cia­les, ex­pli­ca el ai­re tris­te, me­lan­có­li­co y me­di­ta­bun­do de la mo­de­lo pre­di­lec­ta del pe­río­do clá­si­co pi­cas­siano.

El baúl de Ol­ga, úni­co bien per­so­nal que con­ser­vó tras se­pa­rar­se de Pi­cas­so en 1935, guar­dó du­ran­te años los se­cre­tos de una ín­ti­ma tra­ge­dia fa­mi­liar en una de las nu­me­ro­sas ha­bi­ta­cio­nes des­ha­bi­ta­das del cas­ti­llo nor­man­do de Bois­ge­loup, la an­ti­gua mo­ra­da del ma­tri­mo­nio. Su nie­to, Bernard Ruiz-Pi­cas­so, co­fun­da­dor del mu­seo de Má­la­ga y de la fun­da­ción es­pa­ño­la FABA, se ha en­car­ga­do de ex­plo­rar su con­te­ni­do que aho­ra se des­ve­la en Pa­rís con mo­ti­vo de la ex­po­si­ción Ol­ga Pi­cas­so. Son car­tas en fran­cés y ru­so, fo­to­gra­fías an­ti­guas, za­pa­ti­llas de ba­llet, tu­tús, cru­ci­fi­jos, una Bi­blia or­to­do­xa y al­ma­na­ques que di­bu­jan el des­tino ex­tra­or­di­na­rio de una mu­jer que de­jó a su familia en la Ru­sia za­ris­ta de 1915 sin sa­ber que no la volvería a ver.

Na­ci­da en la ac­tual Ucra­nia, De­ta­lle de la ex­po­si­ción, en el mu­seo Pi­cas­so de Pa­rís, cen­tra­da en la pri­me­ra es­po­sa del pin­tor.

Ol­ga Khokh­lo­va se en­ro­ló en los Ba­llets Ru­sos en 1912, co­no­ció a Pi­cas­so en fe­bre­ro de 1917 en Ro­ma y se ca­sa­ron en una igle­sia or­to­do­xa de Pa­rís el 12 de ju­lio de 1918. El 4 de fe­bre­ro de 1921 na­ció Paul Pi­cas­so, hi­jo úni­co del ma­tri­mo­nio —que per­ma­ne­ció for­mal­men­te ca­sa­do has­ta la muer­te de Ol­ga en Can­nes en 1955—. Pe­ro se ha­bían se­pa­ra­do vein­te años an­tes cuan­do na­ció Ma­ya, fru­to de la re­la­ción ex­tra­con­yu­gal de Pi­cas­so con Ma­rie-Thé­rè­se Wal­ter, la aman­te a la que co­no­ció en 1927 con so­lo 17 años.

Re­vo­lu­ción bol­che­vi­que

Las más de 600 car­tas del baúl, la ma­yo­ría en ru­so, re­co­gen las tris­tes no­ti­cias de sus se­res que­ri­dos tras la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917. Ofi­cia­les de ca­rre­ra en las fi­las del zar, su pa­dre y her­ma­nos perecieron en la gue­rra con­tra el Ejér­ci­to Ro­jo mien­tras el res­to de la familia su­cum­bía

a la mi­se­ria. La trá­gi­ca co­rres­pon­den­cia fa­mi­liar con­tras­ta con los tes­ti­mo­nios de la vi­da fe­liz y aco­mo­da­da de la bai­la­ri­na en los círcu­los mun­da­nos y ar­tís­ti­cos de la so­cie­dad fran­ce­sa en los fe­li­ces años 20.

Se ex­hi­ben es­tam­pas, mu­chas iné­di­tas, de los viajes a Bar­ce­lo­na, Lon­dres, Nápoles y Mon­te­car­lo, la lu­na de miel en Bia­rritz en el pa­la­ce­te de Eu­ge­nia Errá­zu­riz, rica chi­le­na de as­cen­den­cia vas­ca, los ve­ra­nos en la Cos­ta Azul o la es­ce­nas ho­ga­re­ñas en el do­mi­ci­lio pa­ri­sien­se de la ca­lle La Boé­tie, en el edi­fi­cio con­ti­guo al de Paul Ro­sen­berg, el mar­chan­te de Pi­cas­so. En­tre las fo­to­gra­fías que sa­len a la luz fi­gu­ra una ins­tan­tá­nea de Ol­ga con las bai­la­ri­nas del ba­llet ru­so en la pla­ya de San Se­bas­tián en 1916.

Más de 350 pie­zas, en­tre pin­tu­ras, di­bu­jos, gra­ba­dos, mue­bles y nu­me­ro­sos ar­chi­vos es­cri­tos y fo­to­grá­fi­cos, se des­plie­gan en 800

me­tros cua­dra­dos de es­pa­cio ex­po­si­ti­vo re­par­ti­do en dos pi­sos del mu­seo. La se­lec­ción, pri­me­ra con­sa­gra­da ex­clu­si­va­men­te a la fi­gu­ra de Ol­ga, re­fle­ja la me­ta­mor­fo­sis que Pi­cas­so ope­ró en su mo­de­lo y en su obra a me­di­da de la evo­lu­ción de su vi­da con­yu­gal.

De las es­ce­nas de ma­ter­ni­dad y de fe­li­ci­dad fa­mi­liar se pa­sa a la vio­len­cia ex­pre­si­va que tra­du­ce la cri­sis pro­fun­da de la pa­re­ja. «Esa re­la­ción de amor-odio se trans­pa­ren­ta en es­ce­nas de tau­ro­ma­quia o de cru­ci­fi­xión aun­que es una lec­tu­ra que se so­bre­po­ne a otras, co­mo la in­fluen­cia de las ten­sio­nes po­lí­ti­cas en au­men­to en Eu­ro­pa», apun­ta Emi­lia Phi­lip­pot, co­mi­sa­ria de la mues­tra y con­ser­va­do­ra del mu­seo. El si­llón va­cío en el que Ol­ga po­só para ser re­tra­ta­da en la obra maes­tra de 1918 clau­su­ra fan­tas­ma­gó­ri­co la búsqueda en el baúl de los re­cuer­dos de una me­mo­ria co­mún de­ci­si­va en la his­to­ria del ar­te.

Con­cier­to para cla­ri­ne­te y or­ques­ta n. 1, en fa me­nor,

YOAN VALAT EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.