Cris­pa2.0

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - Ta­ma­ra Mon­te­ro

El chis­pa­zo sal­ta por cual­quier co­sa. Pe­dro o Su­sa­na. La sen­ten­cia del ca­so Noós. La ne­go­cia­ción de los pre­su­pues­tos. ¿De­be­rían con­vo­car­se ya las opo­si­cio­nes? Aho­ra, de se­gun­das, la in­ves­ti­ga­ción de lo que pa­só en la cur­va de An­grois am­plía el fo­co más allá del ma­qui­nis­ta. Hay elec­cio­nes en la Real Aca­de­mia Ga­le­ga. ¿Qué pa­só con la se­de elec­tró­ni­ca de la Xun­ta? Pues sí. El Oba­ma­ca­re si­gue ahí. La tor­ti­lla, ¿con ce­bo­lla o sin ce­bo­lla? ¿Es un ul­tra­je la piz­za con pi­ña? Ahí apa­re­ce. En un mu­ro cual­quie­ra. La no­ti­cia. El aná­li­sis. El ví­deo. El co­men­ta­rio. El re­gue­ro de pól­vo­ra. Siem­pre. El re­gue­ro de pól­vo­ra. Sal­ta el que es­tá a fa­vor. Que sí, que va­ya sin­ver­güen­zas. Yo no en­tien­do co­mo no nos he­mos echa­do a la ca­lle aún. Que es­te es un país de pan­de­re­ta. Sal­ta el que es­tá en con­tra. Pe­ro qué di­ces, ¿es­tás lo­ca? Que no te­néis ni idea. Que han di­cho en cual­quier co­rri­llo que no son así las co­sas. Ni si­quie­ra hay que leer­se na­da. So­lo es cues­tión de sol­tar por la bo­ca. Día tras día. Co­men­ta­rios va­cíos. In­sul­tos a pie de fo­to. Dis­cu­sio­nes que de ci­vi­li­za­das, po­ca co­sa. Las ba­rras del bar 2.0, pues va­ya bi­co­ca. Que uno dis­cu­te sin caña y sin pin­cho. Y por no te­ner, ya no hay ni ar­gu­men­tos, ni res­pe­to, ni ca­ma­re­ro, oi­ga. Vi­vi­mos irri­ta­dos. Es­pe­ran­do a ver quién com­par­te la si­guien­te me­cha. Que va a pren­der, no lo du­den. Pa­re­ce que nos gus­ta. En­fa­dar­nos, es­tar a la con­tra. Vi­vir cris­pa2.0. Por­que las dis­cu­sio­nes son so­lo para la pan­ta­lla. SAN­TIA­GO / LA VOZ

Di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción y asun­tos pú­bli­cos de Goo­gle, Anaïs Pé­rez par­ti­ci­pa es­ta se­ma­na en San­tia­go en el fo­ro In­ven­ta tu Co­mu­ni­ca­ción. E in­sis­te, «los usua­rios de­be­mos ser más cons­cien­tes de qué da­tos se es­tán uti­li­zan­do de mí en In­ter­net». —¿Tie­ne Goo­gle to­das las res­pues­tas? —No. Co­mo buen mo­tor de búsqueda in­de­xa la in­for­ma­ción que hay en la Red, y es­ta­mos ha­blan­do de tres tri­llo­nes de pá­gi­nas en el mun­do, pe­ro to­da­vía que­da mu­chí­si­ma in­for­ma­ción que no apa­re­ce, por­que ca­da mi­nu­to se ge­ne­ran da­tos en In­ter­net. Es de­cir, to­da­vía que­da una op­ción por ex­plo­rar, afor­tu­na­da­men­te. —¿Si­guen ten­den­cias las bús­que­das de los usua­rios? —Ca­da año ana­li­za­mos dos ti­pos de bús­que­das, las que más se rea­li­zan y las bús­que­das en cre­ci­mien­to. Las pri­me­ras de­ja­mos de pu­bli­car­las por­que siem­pre son las mis­mas, re­des so­cia­les y ser­vi­do­res de co­rreo que la gen­te, en lu­gar de ir di­rec­ta­men­te a la pá­gi­na, te­clea en Goo­gle. Las otras sí cam­bian por­que es­tán muy re­la­cio­na­das con la ac­tua­li­dad. Las declaraciones que ha­yan he­cho fa­mo­sos en los me­dios o re­des so­cia­les van a te­ner un im­pac­to di­rec­to en las bús­que­das, así co­mo ca­tás­tro­fes na- Anaïs Pé­rez es­ta­rá en San­tia­go en In­ven­ta tu Co­mu­ni­ca­ción.

tu­ra­les, si­tua­cio­nes de con­flic­to po­lí­ti­co o bé­li­co, e in­clu­so ar­tis­tas que se es­tán po­nien­do de mo­da. Di­fie­ren en ca­da país por la ca­suís­ti­ca de lo que ocu­rre en ca­da lu­gar, pe­ro Trump, in­mi­gra­ción o cual­quier per­so­na­je fa­mo­so se van a re­pe­tir. —¿Ofre­ce el bus­ca­dor res­pues­tas di­fe­ren­tes en fun­ción del lu­gar y el his­to­rial? —Sí, las bús­que­das pue­den ha­cer­se sin ini­cio de se­sión, en cu­yo ca­so se­rás un usua­rio nue­vo ca­da vez, y por lo tan­to no per­so­na­li­za­re­mos, o bien con ini­cio de se­sión, y en ese ca­so te ser­vi­re­mos una se­rie de en­la­ces re­la­cio­na­dos con tus ten­den­cias de búsqueda, in­tere­ses, lo­ca­li­za­ción... Es in­tere­san­te que el usua­rio se­pa que si te­clea ‘mi cuen­ta’ en Goo­gle po­drá ver to­da la in­for­ma­ción

que el bus­ca­dor ha re­co­pi­la­do de ese usua­rio, por­que se la ha da­do, y que se­pa que tie­ne el pleno con­trol, es de­cir, pue­de bo­rrar su cuen­ta, des­car­gar sus da­tos, lle­vár­se­los a la com­pe­ten­cia... Y es im­por­tan­te que lo se­pa. —¿So­mos des­preo­cu­pa­dos a la ho­ra de dar da­tos a la Red? —No ha­bla­ría de des­preo­cu­pa­ción sino de que es ne­ce­sa­rio que los usua­rios sea­mos cons­cien­tes de la im­por­tan­cia que tie­ne sa­ber qué da­tos es­tán uti­li­zan­do de mí, para qué, de qué ma­ne­ra y có­mo pue­do te­ner­los más pro­te­gi­dos. He­mos he­cho es­tu­dios de có­mo los mi­llen­nials uti­li­zan las con­tra­se­ñas y un al­tí­si­mo por­cen­ta­je las com­par­te con ter­ce­ras per­so­nas por­que tien­den a ol­vi­dar­las. Pe­ro eso no es una ex­cu­sa por­que es­tás dan­do ac­ce­so a tu pri­va­ci- —Sí, por­que co­mo los usua­rios con­si­de­ran que las van a ol­vi­dar tien­den a usar una con­tra­se­ña fá­cil de re­cor­dar y la mis­ma en mu­chas pá­gi­nas, uno de los pri­me­ros erro­res. Es ne­ce­sa­ria una com­bi­na­ción de le­tras, nú­me­ros, ma­yús­cu­las, mi­nús­cu­las y sím­bo­los para po­der di­fi­cul­tar el hac­keo. Es­tá com­pro­ba­do que en las po­co se­gu­ras, por ejem­plo 123456, el pro­me­dio de fa­ci­li­dad de hac­keo es de diez se­gun­dos, mien­tras que una com­pli­ca­da pue­de tar­dar años en ser hac­kea­da. La di­fe­ren­cia es tan pal­pa­ble y el es­fuer­zo tan pe­que­ño que no nos can­sa­mos de re­pe­tir­lo. —¿Aca­ba­rá im­plan­tán­do­se la ta­sa Goo­gle? —La ley de pro­pie­dad in­te­lec­tual se es­tá de­ba­tien­do en Bru­se­las y siem­pre he­mos di­cho que ya dis­po­ne­mos de he­rra­mien­tas para la pro­tec­ción de de­re­chos de au­tor, por ejem­plo Con­tent ID en Youtu­be. Con­si­de­ra­mos que es me­jor co­la­bo­rar en­tre la in­dus­tria de con­te­ni­dos y las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas y no va­mos a lle­var a ca­bo el pa­go de sub­si­dios. Por éti­ca de com­pa­ñía no va­mos a pa­gar por in­de­xar un con­te­ni­do que exis­te en la Red, la co­la­bo­ra­ción siem­pre es me­jor que la le­gis­la­ción o el pro­tec­cio­nis­mo. —¿Có­mo co­mu­ni­car en una cri­sis? —Lo pri­me­ro es no po­ner­se ner­vio­so, por­que las cri­sis pa­san siem­pre. Hay que co­mu­ni­car lo an­tes po­si­ble aun­que sea con un «lo es­ta­mos mi­ran­do». Y una vez ana­li­za­do, to­do lo que di­gas tie­ne que te­ner ve­ra­ci­dad, por­que si tie­nes que rec­ti­fi­car, en lu­gar de ata­jar­la la es­tás au­men­tan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.