A sal­vo de «ha­ters» en una red ga­lle­ga

«Vipp­ter» se con­sa­gra co­mo la re­vo­lu­ción en­tre los fa­mo­sos, los úni­cos que pue­den ge­ne­rar con­te­ni­do en es­ta red «ma­de in Ga­li­cia» a la que ya se ha su­ma­do Pa­ris Hil­ton

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - LAURA G. DEL VA­LLE

Las re­des so­cia­les eran, ha­ce al­gu­nos años, la zo­na de con­fort de ce­le­bri­da­des de to­da ín­do­le. En ellas los fa­mo­sos po­dían mos­trar su ca­ra más ama­ble y hu­ma­na, del to­do ale­ja­da de la que las te­le­vi­sio­nes y pu­bli­ca­cio­nes ama­ri­llis­tas trans­mi­tían día tras día. Has­ta que lle­ga­ron los ha­ters. Y to­do cam­bió. Aho­ra mu­chos fa­mo­sos te­men que ca­da palabra que di­gan sea cal­do de cul­ti­vo para aque­llos que por ra­zo­nes a ca­da cual más dis­par pue­dan dis­pa­rar sus dar­dos de ma­ne­ra in­dis­cri­mi­na­da. ¿Dón­de pue­den re­fu­giar­se en­ton­ces to­das es­tas ca­ras co­no­ci­das para se­guir pu­bli­can­do sus tos­ta­das de agua­ca­te ma­ña­ne­ras o in­for­mar del úl­ti­mo li­bro que se es­tán le­yen­do sin ser acri­bi­lla­dos por ello? La «red di­gi­tal» —co­mo les gus­ta lla­mar­la a sus crea­do­res— se lla­ma Vipp­ter, las pu­bli­ca­cio­nes es­tán restringidas para per­so­na­li­da­des re­le­van­tes y so­lo des­de enero acu­mu­la más de 300.000 des­car­gas. Por si es­to fue­ra po­co, es­ta nue­va op­ción de co­no­cer las úl­ti­mas no­ve­da­des en la vi­da de las ca­ras co­no­ci­das es ga­lle­ga, tie­ne su se­de en Olei­ros y ya ope­ra con ce­le­bri­da­des co­mo Pau­la Eche­va­rría, Ro­ber­to Vi­lar, Ta­ma­ra Fal­có, Luis Fi­go o las úl­ti­mas in­cor­po­ra­cio­nes: Br­yan Adams y Pa­ris Hil­ton.

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia de Vipp­ter con re­des ha­bi­tua­les ti­po Ins­ta­gram, Twit­ter o Snap­chat es que so­lo los VIP pue­den su­bir con­te­ni­dos, pe­ro to­dos los fans pue­den se­guir­los, es­cri­bir en su mu­ro y en­ta­blar con­ver­sa­ción con ellos. De es­ta ma­ne­ra, la app que, des­de la pro­pia com­pa­ñía de­fi­nen co­mo el ¡Ho­la! di­gi­tal y que tie­ne tra­ba­ja­do­res en Olei­ros, Madrid y Mé­xi­co, cu­bre las ex­pec­ta­ti­vas de los fa­mo­sos, «por­que los pro­te­ge­mos y ejer­ce­mos de po­ten­cia­do­res de su ima­gen», di­cen des­de la em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.