La ca­me­lia, en to­dos los sen­ti­dos

Las jor­na­das in­ter­na­cio­na­les que es­te fin de se­ma­na se ce­le­bra­ron en el pa­zo de Quin­tei­ro da Cruz re­ve­la­ron al­gu­nos de los mis­te­rios de es­ta her­mo­sa flor

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - RO­SA ESTÉVEZ

El jar­dín del pa­zo de Quin­tei­ro da Cruz (Ri­ba­du­mia) es un mu­seo vivo. Allí se guar­da, ce­lo­sa­men­te cui­da­da por sus pro­pie­ta­rios, una de las co­lec­cio­nes pri­va­das de ca­me­lios más im­por­tan­tes del mun­do. Una co­lec­ción que se pue­de vi­si­tar y que se de­be dis­fru­tar, ex­pli­ca Bea­triz Pi­ñei­ro, «con to­dos los sen­ti­dos». Por­que en­tre los de­li­ca­dos pé­ta­los de es­ta flor se es­con­den mu­chos se­cre­tos, mu­chas fór­mu­las ca­pa­ces de re­co­nec­tar a la hu­ma­ni­dad tec­no­ló­gi­ca del si­glo XXI con la na­tu­ra­le­za, con la tie­rra, con sus raí­ces. De to­do ello se ha ha­bla­do es­te fin de se­ma­na en Quin­tei­ro da Cruz, en el mar­co de unas jor­na­das in­ter­na­cio­na­les so­bre la ca­me­lia que han de­ja­do en sus or­ga­ni­za­do­res una ex­ce­len­te sen­sa­ción.

Du­ran­te to­do el fin de se­ma­na, al am­pa­ro de los ca­me­lios se han desa­rro­lla­do nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des en las que han en­tra­do en jue­go to­dos los sen­ti­dos. Y no so­lo los que nos per­mi­ten aprehen­der el mun­do que nos ro­dea: tam­bién se ha ex­plo­ra­do en Quin­tei­ro da Cruz el po­der de la ca­me­lia para ge­ne­rar, a su al­re­de­dor, co­rrien­tes y evo­ca­cio­nes que con­mue­ven el es­pí­ri­tu. Ex­pe­rien­cias que de­mues­tran lo que de­be­ría ser ob­vio: que las pe­que­ñas co­sas son las que dan sen­ti­do a la vi­da.

Las jor­na­das arran­ca­ron el sá­ba­do con una char­la téc­ni­ca, y apa­sio­na­da, so­bre la ca­me­lia. La im­par­tió uno de los an­fi­trio­nes, Pe­dro Pi­ñei­ro. Sus pa­la­bras sir­vie­ron de pró­lo­go a un fin de se- Mar­ti­na, una jo­ven es­tu­dian­te chi­na, y Bea­triz Pi­ñei­ro rea­li­za­ron el ri­tual de pre­pa­ra­ción del té. ma­na de ex­pe­rien­cias, en el que se re­vi­sa­ron al­gu­nos de los ca­mi­nos que se pue­den re­co­rrer gracias a es­ta flor, em­ble­ma ya de las Rías Bai­xas. Así que hu­bo se­duc­to­res ta­lle­res de bie­nes­tar, pin­tu­ra chi­na con el pro­fe­sor Yang, ri­tua­les de pre­pa­ra­ción del té, se­sión de gas­tro­se­xo­lo­gía de la mano de Mó­ni­ca Novas y más­ter gas­tro­nó­mi­co con Iña­ki Bre­tal, que pi­lo­tó una apa­sio­nan­te

ex­pe­rien­cia cu­li­na­ria con sa­bor a ca­me­lia.

Se pre­gun­ta­rán us­te­des có­mo lle­ga es­ta flor a co­lar­se en un pla­to. «Lle­vo mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do aquí, en ban­que­tes. Y si tra­ba­jas aquí, ro­dea­do de to­das es­tas flo­res, aca­bas dán­do­te cuen­ta de que tie­nes que ha­cer al­go con ellas», ex­pli­ca el chef. «La ver­dad es que es­ta­mos en­can­ta­dos con es­ta co­la­bo­ra­ción», con­fie­sa Bea­triz Pi­ñei­ro, que recuerda con re­go­ci­jo los días en que «sa­li­mos al jar­dín a pro­bar pé­ta­los de las flo­res» para dar con las más ade­cua­das para ca­da pla­to.

Las ca­me­lias, ya lo ven, es­tán lle­nas de po­si­bi­li­da­des. No es de ex­tra­ñar que es­ta flor ha­ya ge­ne­ra­do a su al­re­de­dor un cre­cien­te

mo­vi­mien­to de per­so­nas de­seo­sas de des­en­tra­ñar sus mis­te­rios (o al me­nos de in­ten­tar­lo). Así que Quin­tei­ro da Cruz se ha con­ver­ti­do en una de las pun­tas de lan­za del tu­ris­mo en Ri­ba­du­mia —y en O Sal­nés en ge­ne­ral—.

Un lu­jo

El Con­ce­llo, co­la­bo­ra­dor en las jor­na­das ce­le­bra­das en el pa­zo, es­tá dis­pues­to a apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que la flor les brin­da. Y no so­lo para ga­nar atrac­ti­vo para quie­nes lle­gan de fue­ra, sino tam­bién para es­po­lear el or­gu­llo lo­cal por un pa­tri­mo­nio ca­da vez más co­no­ci­do, ca­paz de atraer vi­si­tan­tes de to­dos los rin­co­nes de Eu­ro­pa. ¿Aca­so no es un lu­jo? La ba­tea fue avis­ta­da por los vi­gi­lan­tes de la is­la me­ca.

M. MISER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.