«In­ves­ti­gan­do las plan­tas po­de­mos sa­ber có­mo se­rá nues­tra vi­da den­tro de dos­cien­tos años»

In­ten­ta re­pro­du­cir, en la­bo­ra­to­rio, qué le su­ce­de­rá a la na­tu­ra­le­za en las peo­res con­di­cio­nes a las que po­da­mos so­me­ter­la

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Actúa - ANA MON­TES

Con­sa­gra­da a la cien­cia, Ho­pe Jah­ren (Te­xas, 1969), con su bes­tse­ller es una de las re­pre­sen­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra del cam­bio cli­má­ti­co y una de las cien per­so­nas más in­flu­yen­tes del mun­do, se­gún la re­vis­ta Ti­me. que la ha ca­li­fi­ca­do co­mo «la Ma­da­me Cu­rie de la bo­tá­ni­ca». Es­ta bri­llan­te es­cri­to­ra e in­ves­ti­ga­do­ra tie­ne en su la­bo­ra­to­rio la Ca­ja de Pan­do­ra del cam­bio cli­má­ti­co, fe­nó­meno so­bre el que in­ves­ti­ga.

Es­ta geo­bió­lo­ga e in­ves­ti­ga­do­ra Ho­pe Jah­ren es, por cu­na, hi­ja de la cien­cia ya que tu­vo un pa­dre cien­tí­fi­co que en su la­bo­ra­to­rio e en­se­ñó du­ran­te cua­ren­ta y dos años «los ru­di­men­tos de la fí­si­ca y de las cien­cias de la tie­rra». Por eso en su men­te se for­jó crear el su­yo pro­pio ha­cien­do que el mo­tor de las plan­tas, una má­qui­na in­ven­ta­da ha­ce más de cua­tro­cien­tos mi­llo­nes de años y que para ella es el cen­tro del uni­ver­so, fue­ra tam­bién el mo­tor de su au­to­bio­gra­fía, que na­rra des­de el ta­len­to de una jo­ven bri­llan­te.

Sus aza­ro­sas con­tien­das con la ca­rre­ra cien­tí­fi­ca las cuen­ta ávi­da­men­te en La me­mo­ria se­cre­ta de las ho­jas (Pai­dós, 2017) li­bro del que la crí­ti­ca más te­naz di­ce ha he­cho por la bo­tá­ni­ca lo que los en­sa­yos de Oli­ver Sacks hi­cie­ron por la neu­ro­lo­gía y Step­hen Jay Gould por la pa­leon­to­lo­gía. Por eso es­ta Lab Girl (chi­ca de la­bo­ra­to­rio), tí­tu­lo que da nom­bre a su ver­sión ori­gi­nal, ha re­co­gi­do el Pre­mio Na­cio­nal del Círcu­lo de Crí­ti­cos del Li­bro en la ca­te­go­ría de au­to­bio­gra­fía, que se une a la lis­ta de los tres pre­mios Ful­bright en geo­bio­lo­gía y la Me­da­lla para Jó­ve­nes In­ves­ti­ga­do­res en Cien­cias de la Tie­rra sien­do la úni­ca mu­jer a la que se le ha otor­ga­do. Po­nien­do el dar­do en la palabra, Jah­ren de­nun­cia en sus me­mo­rias la pe­ri­fe­ria de la cien­cia co­mo el aco­so se­xis­ta que su­fren las cien­tí­fi­cas por sus co­le­gas, la ma­rea bu­ro­crá­ti­ca en la que se de­ba­te para sa­car a flo­te una nue­va in­ves­ti­ga­ción y el suel­do de sus com­pa­ñe­ros, o los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios que su­fren las ove­jas ne­gras de «la cien­cia del co­no­ci­mien­to y la cu­rio­si­dad» en la que ella se si­túa, la pa­leon­to­bio­lo­gía, en be­ne­fi­cio del las par­ti­das asig­na­das a la de­fen­sa o los di­no­sau­rios. Y por si es­to fue­ra po­co, otro de sus ca­ba­llos de ba­ta­lla es Trump y su ne­ga­cio­nis­mo del cam­bio cli­má­ti­co al cual com­ba­te des­de las re­des. Pe­ro ade­más Jah­ren ex­pli­ca des­de el la­bo­ra­to­rio de sus li­bros y su al­ma de geo­bió­lo­ga có­mo so­bre­vi­ven los cac­tus, có­mo las plan­tas se co­mu­ni­can sub­te­rrá­nea­men­te a tra­vés de sus raí­ces y por qué son mu­cho más que ali­men­tos, me­di­ci­nas y ma­de­ra. Por­que es­ta cien­tí­fi­ca com­pro­me­ti­da cree que ali­men­tan­do el sa­ber, nu­tri­mos el al­ma.

–¿Re­sul­ta di­fí­cil in­fluir para con­se­guir un mun­do más ver­de y sa­lu­da­ble?

—Es­tu­diar las in­fluen­cias que ten­drá el cam­bio cli­má­ti­co es al­go agra­da­ble por­que la gen­te sa­be que la agri­cul­tu­ra es im­por­tan­te. Las per­so­nas va­lo­ran tam­bién los bos­ques y tie­nen bue­nas sen­sa­cio­nes y sen­ti­mien­tos ha­cia la na­tu­ra­le­za por­que les recuerda por ejem­plo a las va­ca­cio­nes y su in­fan­cia por lo que no es di­fí­cil con­ven­cer­les de que la na­tu­ra­le­za es al­go de lo que de­be­mos ocu­par­nos. Mu­chos in­clu­so son en­tu­sias­tas del me­dio am­bien­te. Lo que es di­fí­cil co­mu­ni­car es que to­dos no­so­tros to­ma­mos de­ci­sio­nes que com­pro­me­ten la na­tu­ra­le­za y es com­pli­ca­do en­se­ñar­les que es­tas elec­cio­nes no

«To­dos to­ma­mos ma­las de­ci­sio­nes para el me­dio am­bien­te»

«Ca­da me­tro cua­dra­do que cul­ti­va­mos es una op­ción»

son ni co­rrec­tas ni in­co­rrec­tas.

—¿Y qué con­si­de­ra­cio­nes hay que te­ner en cuen­ta?

—Te­ne­mos que cul­ti­var la tie­rra para ob­te­ner ali­men­tos, pe­ro ¿es ne­ce­sa­rio cul­ti­var la tie­rra para ali­men­tar a los ani­ma­les y lue­go uti­li­zar a esos ani­ma­les para ali­men­tar a las per­so­nas? Cuan­do ta­la­mos ár­bo­les para cul­ti­var co­mi­da ¿real­men­te im­por­ta si esa co­mi­da es para ali­men­tar per­so­nas, para ali­men­tar ani­ma­les o para ali­men­tar un co­che? El da­ño es el mis­mo.

—Es­to es lo que es­tá pa­san­do aho­ra con los bio­com­bus­ti­bles

—Exac­to. Ca­da me­tro cua­dra­do que cul­ti­va­mos es una op­ción. Así que aun­que a las per­so­nas les gus­ta la na­tu­ra­le­za, la va­lo­ran y quie­ren pro­te­ger­la, ne­ce­si­tan ser cons­cien­tes de las de­ci­sio­nes y op­cio­nes que to­man y com­pro­me­ter­se a par­ti­ci­par en de­ba­tes di­fí­ci­les so­bre los pros y los con­tras. Pe­ro mien­tras so­lo ha­ya gen­te que se de­di­que a dar ser­mo­nes so­bre cuá­les son las op­cio­nes co­rrec­tas to­do se re­du­ci­rá a una lu­cha en­tre el bien y el mal, en­tre lo que es­tá bien y lo que es­tá mal, y eso nos se­gui­rá man­te­nien­do es­tan­ca­dos en es­tos te­mas. Por eso te­ne­mos que ser

ca­pa­ces de ser más ana­lí­ti­cos y con­si­de­rar to­da es­ta com­ple­ji­dad.

«Hay un dé­fi­citl de con­cien­cia so­cial ha­cia la na­tu­ra­le­za»

—¿Es­te gé­ne­ro li­te­ra­rio pre­ten­de más en­tre­te­ner o con­cien­ciar?

—Cuan­do la edu­ca­ción se pre­sen­ta de for­ma co­rrec­ta con­si­gue am­bas co­sas. Yo no quie­ro de­cir que en­tre­ten­ga ofre­cien­do una dis­trac­ción sin más sino que en­tre­ten­go con mi li­te­ra­tu­ra por­que ha­go sen­tir en el lec­tor que es­tá apren­dien­do al­go que no sa­bía an­tes y es­to le ha­ce cre­cer. Y yo in­ten­to en el li­bro ofre­cer am­bas co­sas: dar más in­for­ma­ción y al mis­mo tiem­po abrir el aba­ni­co de sen­ti­mien­tos res­pec­to a es­tos te­mas cien­tí­fi­cos y me­dioam­bien­ta­les.

—¿Has­ta qué pun­to se ha ol­vi­da­do el hom­bre de la Tie­rra y se ha des­co­nec­ta­do de ella?

—Creo que es­te pro­ce­so de sen­si­bi­li­za­ción del hom­bre so­bre el mun­do na­tu­ral for­ma par­te de los dé­fi­cits que tie­ne el sis­te­ma

Jah­ren cuen­ta sus aza­ro­sas con­tien­das con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.