¿Sa­bes qué nu­be es­tás vien­do?

Las nu­bes fue­ron es­te año las pro­ta­go­nis­tas del Día Mun­dial de la Me­teo­ro­lo­gía

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Actúa - XA­VIER FON­SE­CA

En 1783 la erup­ción de dos vol­ca­nes, uno en Is­lan­dia y otro en Ja­pón, in­yec­ta­ron ae­ro­so­les en la at­mós­fe­ra que os­cu­re­cie­ron el cie­lo. La me­teo­ro­lo­gía du­ran­te los si­guien­tes años cau­só es­tra­gos en Eu­ro­pa y ter­mi­nó des­en­ca­de­nan­do con­flic­tos co­mo la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Du­ran­te la To­ma de Bas­ti­lla los fran­ce­ses pe­dían li­ber­tad pe­ro so­bre to­do pan por­que la se­quía ha­bía cor­ta­do el su­mi­nis­tro de co­mi­da del cam­po a la ciu­dad. Las par­tí­cu­las vol­cá­ni­cas tam­bién ge­ne­ra­ron unos atar­de­ce­res ro­ji­zos es­pec­ta­cu­la­res que des­per­ta­ron el in­te­rés de un ni­ño in­glés de 11 años, Lu­ke Ho­ward. De­ci­dió de­di­car su vi­da a la ob­ser­va­ción y aca­ba­ría des­cu­brien­do que las nu­bes pue­den te­ner mu­chas for­mas pe­ro que, en reali­dad, es po­si­ble in­cluir­las Mun­dial de la Me­teo­ro­lo­gía, una en un re­du­ci­do gru­po. En 1802 fe­cha en la que la or­ga­ni­za­ción pu­bli­có su obra So­bre la mo­di­fi­ca­ción me­teo­ro­ló­gi­ca re­co­no­ció do­ce de las nu­bes una cla­si­fi­ca­ción nue­vos ti­pos de nu­bes, tres de se­gún la al­tu­ra. Ho­ward ellas obra de la ac­ción hu­ma­na. op­tó por el la­tín para bau­ti­zar­las, Una ini­cia­ti­va que se ce­le­bra al­go que per­mi­tió ex­ten­der des­de 1950, para con­me­mo­rar su uso por mu­chos paí­ses. La la crea­ción de la Or­ga­ni­za­ción pro­pues­ta de Lu­ke Ho­ward si­gue Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial, un vi­gen­te en la ac­tua­li­dad y or­ga­nis­mo que cuen­ta con 189 ape­nas ha ex­pe­ri­men­ta­do mo­di­fi­ca­cio­nes. es­ta­dos miem­bros, so­lo cua­tro Las nu­bes fue­ron es­te me­nos que la ONU. La me­teo­ro­lo­gía año las pro­ta­go­nis­tas del Día es una cien­cia que une a

las na­cio­nes por­que se tra­ba­ja Las nu­bes ab­sor­ben la con la at­mós­fe­ra, la ca­pa de ga­ses que en­vuel­ve ra­dia­ción in­fra­rro­ja que

al pla­ne­ta y que no en­tien­de emi­te la Tie­rra de fron­te­ras. Las nu­bes son fun­da­men­ta­les para el ci­clo del agua que per­mi­te a la Tie­rra presentarse co­mo el úni­co mun­do ha­bi­ta­ble del Sis­te­ma So­lar. El Sol ca­lien­ta el agua de los océa­nos, que se eva­po­ra y se des­pla­za a tra­vés de los A pe­sar de las in­ves­ti­ga­cio­nes, las nu­bes son aún un gran mis­te­rio para la cien­cia vien­tos. En de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes ese va­por con­den­sa y crea nu­bes, for­ma­das por di­mi­nu­tas go­tas que pre­ci­pi­tan y que son re­co­lec­ta­das por la red de ríos que aca­ban de­vol­vién­do­las al mar.

Tie­nen ade­más gran re­le­van­cia en la pre­dic­ción del tiem­po. La pre­sen­cia de nu­bes anun­cia­rá, por ejem­plo, que las tem­pe­ra­tu­ras má­xi­mas des­cien­den y las mí­ni­mas as­cien­den. Las nu­bes re­fle­jan la ra­dia­ción so­lar y ab­sor­ben la in­fra­rro­ja que emi­te la Tie­rra cuan­do el gran as­tro de­ja de ca­len­tar la su­per­fi­cie. Por ello, una no­che con nu­bes siem­pre se­rá más cá­li­da que sin ellas. Pe­ro a pe­sar de que las te­ne­mos so­bre nues­tras ca­be­zas, en reali­dad, son un gran mis­te­rio para la cien­cia. La im­po­si­bi­li­dad de lle­var­las a un la­bo­ra­to­rio per­mi­te que exis­tan más pre­gun­tas que res­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.