Una go­ta de agua es po­de­ro­sa

La ONU quie­re re­du­cir a la mi­tad el 80 % de las aguas re­si­dua­les sin tra­ta­mien­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Actúa - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Es ya un lu­gar co­mún afir­mar que es­te pla­ne­ta de­be­ría lla­mar­se Agua y no Tie­rra. De­no­mi­nar­lo el pla­ne­ta azul es otro tó­pi­co. Y uno y otro —en reali­dad, di­cen lo mis­mo— son ver­dad: el 71 % de la su­per­fi­cie es agua, de la cual tan so­lo el 2 % es po­ta­ble. Co­mo tam­bién cae en el te­rreno de la ver­dad que esas ma­sas de agua es­tán ame­na­za­das. Por la con­ta­mi­na­ción en ge­ne­ral en el ca­so de los ma­res (lo cual in­clu­ye las tris­te­men­te fa­mo­sas is­las de plás­ti­co) y por la so­bre­abun­dan­cia de aguas re­si­dua­les en tie­rra fir­me, que al fi­nal com­pli­can la vi­da en los océa­nos.

Un da­to per­mi­te co­no­cer la gra­ve­dad del pro­ble­ma: a es­ca­la mun­dial, el 80 % de las aguas re­si­dua­les no son tra­ta­das y se fil­tran has­ta con­ta­mi­nar las ca­pas freá­ti­cas o aca­ban em­pon­zo­ñan­do los ma­res. To­do ello se re­cor­dó el pa­sa­do miér­co­les 22 en los ac­tos or­ga­ni­za­dos con mo­ti­vo del Día Mun­dial del Agua.

Así que se ha ge­ne­ra­do un es­ce­na­rio de con­flic­to en al­gu­nas re­gio­nes y des­de ha­ce tiem­po. La in­ter­ven­ción de una for­ma u otra en ríos ha da­do lu­gar a más de un ges­tión di­plo­má­ti­ca no exen­ta de ro­ce en­tre Es­pa­ña y Por­tu­gal, por po­ner un ejem­plo cer­cano. Pe­ro tam­bién lle­vó al bor­de del con­flic­to a Is­rael y los paí­ses ve­ci­nos, en una zo­na don­de pren­der la me­cha de la bom­ba es ac­ti­vi­dad ca­si dia­ria.

Vol­vien­do a Es­pa­ña, lo cier­to es que de­be­rá in­ver­tir 5.000 mi­llo­nes en de­pu­ra­do­ras y sa­nea­mien­to de aguas con el fin de evi­tar po­si­bles san­cio­nes de Bru­se­las. En to­tal, 200 ac­cio­nes pen­dien­tes, de las cua­les cin­co de­ben te­ner lu­gar en Ga­li­cia, se­gún ad­ver­tía el pa­sa­do jue­ves el Fo­ro para la In­ge­nie­ría de Ex­ce­len­cia, reuni­do en Madrid. Al fi­nal, re­co­no­cer que Na­cio­nes Uni­das tie­ne ra­zón no es to­mar par­ti­do al­guno, sino que cons­ti­tu­ye un ac­to de jus­ti­cia. Al me­nos cuan­do di­cen «Una go­ta de agua es fle­xi­ble. Una go­ta de agua es po­de­ro­sa. Una go­ta de agua es más ne­ce­sa­ria que nun­ca». Por­que el pa­no­ra­ma no pin­ta de co­lor ro­sa: el ob­je­ti­vo, que se­me­ja ca­si ri­dícu­lo pe­ro que in­clu­so así pa­re­ce di­fí­cil de con­se­guir, es que de aquí al 2030 la ONU lo­gre re­du­cir a la mi­tad la can­ti­dad de aguas re­si­dua­les sin tra­tar en el pla­ne­ta. O sea, que acep­ta que si­gan fil­trán­do­se a los acuí­fe­ros y lle­gan­do a los océa­nos el 40 % de las aguas re­si­dua­les del mun­do en­te­ro. La pre­gun­ta se­rá en­ton­ces: ¿con­ti­nua­rá sien­do la Tie­rra el pla­ne­ta azul? El ac­tor Matt Da­mon, a tra­vés de la one­gé wa­ter.org de­fien­de el re­ci­cla­do de las aguas re­si­dua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.