Los bu­rros más lis­tos lle­van GPS

La Aso­cia­ción An­drea crea un pro­yec­to para mo­ni­to­rear el pas­to­reo y li­mi­tar los in­cen­dios

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Actúa - BLAN­CA HER­MI­DA

Tra­di­ción, me­dio am­bien­te y tec­no­lo­gía se dan la mano en Alla­riz en un ori­gi­nal pro­yec­to. El ayun­ta­mien­to oren­sano y la Aso­cia­ción An­drea se han uni­do para po­ner en mar­cha una ini­cia­ti­va me­dian­te la cual un gru­po de bu­rros que re­si­den en San Sal­va­dor de Os Pe­ne­dos in­cor­po­ran sis­te­mas de geo­lo­ca­li­za­ción (GPS) para mo­ni­to­ri­zar las zo­nas de pas­to­reo, con­tro­lar las áreas de trá­fi­co ro­da­do y co­no­cer en to­do mo­men­to don­de se en­cuen­tran.

Es­ta ini­cia­ti­va no­ve­do­sa, que aú­na las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les con las nue­vas tec­no­lo­gías, ha si­do pre­sen­ta­da es­ta ma­ña­na por los res­pon­sa­bles del con­sis­to­rio y la aso­cia­ción An­drea, que lle­va años de­di­cán­do­se al cui­da­do de los bu­rros y te­ra­pia asis­ti­da con es­tos ani­ma­les.

Una de las uti­li­da­des prin­ci­pa­les del pro­yec­to es con­tri­buir a pre­ser­var lim­pios los te­rre­nos y li­mi­tar así «la in­ci­den­cia de in­cen­dios», to­do ello, sin pe­li­gro de que se es­ca­pen los bu­rros, se­gún ex­pli­có el con­ce­jal de Me­dio Am­bien­te, Be­nar­do Va­re­la. «En cuan­to se sa­len de la va­lla ima- gi­na­ria mar­ca­da, sal­ta un avi­so para acu­dir al si­tio», ha in­di­ca­do Va­re­la. Otro de los ob­je­ti­vos de es­te sis­te­ma, se­gún ex­pli­can sus pro­mo­to­res, es sa­ber «qué zo­nas pas­to­rean más», han apun­ta­do.

Dos fa­ses

La idea de la aso­cia­ción An­drea co­men­zó con la re­cu­pe­ra­ción de los te­rre­nos de la­bra­do, y se com­ple­men­ta con es­ta se­gun­da fa­se, en la que se in­clu­ye la incorporación de GPS en los ani­ma­les. El pre­si­den­te de la aso­cia­ción, Da­vid Le­ma, ha ex­pli­ca­do que es­te sis­te­ma per­mi­te no so­lo con­tro­lar el pas­to­reo, «sino que a ni­vel pic­tó­ri­co es muy in­tere­san­te ya que por es­ta zo­na pa­san mu­chos sen­de­ris­tas» que no ocul­tan su sor­pre­sa al ver a los bu­rros en es­te há­bi­tat, ca­ta­lo­ga­do co­mo Re­ser­va de la Bios­fe­ra.

Las pro­ta­go­nis­tas del pro­yec­to, por el mo­men­to, son dos bu­rras, lí­de­res de la ma­na­da, que re­ci­ben el nom­bre de Blan­ca (de co­lor cla­ro) y Es­pe­ran­za, y son las en­car­ga­das de lle­var los dis­po­si­ti­vos. La co­mu­ni­dad de bu­rros que ha­bi­ta San Sal­va­dor es­tá con­for­ma­da por unos die­ci­sie­te, al­gu­nos de ellos res­ca­ta­dos y otros La aso­cia­ción rea­li­za en Alla­riz te­ra­pias para per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad

De mo­men­to los dis­po­si­ti­vos los lle­van dos bu­rras, «Es­pe­ran­za» y «Blan­ca», lí­de­res de la ma­na­da

que ya na­cie­ron en es­te lu­gar y que for­man par­te de una de las ra­zas más ame­na­za­das co­mo son las de las en­car­ta­cio­nes.

Una de las cu­rio­si­da­des del pro­yec­to es que es­ta zo­na ofre­ce óp­ti­mas con­di­cio­nes para es­tos ani­ma­les ya que ne­ce­si­tan «mu­cha can­ti­dad de lig­ni­na y ce­lu­lo­sa», pro­ce­den­te de ar­bus­tos, y que es fun­da­men­tal para que ha­ga bien «su di­ges­tión», se­gún ex­pli­can des­de la aso­cia­ción.. Otro da­to cu­rio­so es que la pre­sen­cia del ani­mal «no mo­di­fi­ca el en­torno», ya que el bu­rro no ti­ra los va­lla­dos ni pro­vo­ca des­tro­zos, co­mo su­ce­de con otros ani­ma­les, ha aña­di­do.

En es­ta lí­nea, el con­ce­jal ha des­ta­ca­do «la mul­ti­fun­cio­na­li­dad» de los bu­rros, que tie­nen otras mu­chas ta­reas ade­más de la que rea­li­zan al lle­var el GPS. En la ac­tua­li­dad, la aso­cia­ción rea­li­za ac­ti­vi­da­des de as­no­te­ra­pia di­ri­gi­das a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad (sín­dro­me de down, au­tis­mo o alz­héi­mer) y tam­bién se de­di­ca a la ela­bo­ra­ción de ja­bón con le­che de bu­rra.

Te­ra­pias múl­ti­ples

Los bu­rros son, se­gún los ex­per­tos, gran­des me­dia­do­res te­ra­péu­ti­cos que ha­cen aún más efec­ti­vos los pro­gra­mas de te­ra­pias para per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. «El ca­rác­ter tran­qui­lo y sen­ci­llo de los bu­rros, per­mi­te una in­ter­ac­ción cla­ra, sa­lu­da­ble con ellos. Nos per­mi­te tra­ba­jar los ob­je­ti­vos te­ra­péu­ti­cos de una for­ma ex­pe­rien­cial, con­tan­do con la mo­ti­va­ción de los usua­rios para la rea­li­za­ción de las ac­ti­vi­da­des».

Es una vir­tud más, «si a eso le aña­di­mos que es­tos ani­ma­les nos per­mi­ten man­te­ner su­per­fi­cies lim­pias des­de un pun­to de vis­ta res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te en zo­nas ade­más de in­te­rés me­dioam­bien­tal y ar­queo­ló­gi­co, po­co más po­de­mos aña­dir, ya que se cie­rra el círcu­lo», ase­gu­ra el con­ce­jal. Res­pec­to a las du­das a la ho­ra de apos­tar por el sec­tor pri­ma­rio, Va­re­la ha reivin­di­ca­do que es­te pro­yec­to es un buen ejem­plo de que se pue­den «au­nar las nue­vas tec­no­lo­gías con el apro­ve­cha­mien­to tra­di­cio­nal del es­pa­cio que te­ne­mos».

Por otra par­te, Le­ma ha reivin­di­ca­do el pas­to­reo de los mon­tes con bu­rros ya reha­bi­li­ta­dos, ini­cia­ti­va que ha la­men­ta­do que «a na­die le ha in­tere­sa­do» y que sí se es­tá em­pe­zan­do a apli­car «de for­ma ha­bi­tual» en otros paí­ses co­mo Fran­cia.

El lí­der de la ban­da me­xi­ca­na Ma­ná, Fher, par­ti­ci­pa en una suel­ta de tor­tu­gas en una pla­ya de Ca­na­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.