Las fal­sas en­fer­me­da­des de Eu­ro­pa

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RIVAS

En Eu­ro­pa siem­pre hi­cie­ron fu­ror las pe­lí­cu­las y tea­tros en los que, sien­do evi­den­te la con­tra­po­si­ción en­tre la des­gra­cia real y la in­fe­li­ci­dad ca­pri­cho­sa, to­do el pú­bli­co llo­ra por las prin­ce­sas y las chi­cas mi­ma­das, mien­tras ol­vi­da a la pas­to­ra sin ma­dre y sin es­cue­la que tie­ne a su car­go tres pe­que­ños y

un pa­dre bo­rra­cho. Así su­ce­de en Or­gu­llo y pre­jui­cio, La Tra­via­ta, Lo que el vien­to se

lle­vó o Sis­si em­pe­ra­triz, don­de las gran­des des­gra­cias son el no­vio dís­co­lo, los amo­res di­fí­ci­les, el ves­ti­do de la ri­val, o el apues­to ofi­cial que bai­la con otra. Lo que más afec­ta a la sen­si­bi­li­dad de «la gen­te» eu­ro­pea es que los ri­cos tam­bién llo­ran, sin que na­die re­pa­re en los en­tor­nos de gue­rra, es­cla­vi­tud, mi­se­ria e in­jus­ti­cia so­bre los que se re­sal­ta el gla­mur de los per­so­na­jes cen­tra­les.

Lo ma­lo es que la reali­dad po­lí­ti­ca de Eu­ro­pa se pa­re­ce a las pe­lí­cu­las. Y por eso ce­le­bra­mos el LX aniver­sa­rio del Tra­ta­do de Ro­ma en un es­pan­to­so con­tex­to de gue­rras, ham­bru­nas, dic­ta­du­ras, mi­gra­cio­nes y ban­di­da­je, mien­tras afir­ma­mos —con más ca­ra que es­pal­da— que los que es­ta­mos en cri­sis so­mos no­so­tros, que la UE ame­na­za rui­na, y que la año­ran­za de los reac­cio­na­rios ame­na­za nues­tra fe­li­ci­dad. En reali­dad he­mos ce­le­bra­do la in­men­sa fe­li­ci­dad del Tra­ta­do de Ro­ma co­mo si fue­se un fu­ne­ral: ha­blan­do de ma­los pre­sa­gios, y se­pa­ran­do a los go­ber­nan­tes del pue­blo que, in­dig­na­do, quie­re ti­rar­le los to­ma­tes que so­bran.

Pe­ro ¿cuá­les son de ver­dad los pro­ble­mas de Eu­ro­pa? ¿Qué ma­le­fi­cio nos ha­ce ver­ter lá­gri­mas de co­co­dri­lo? Pues lo mis­mo que ha­cía llo­rar a las jovencitas en los bri­llan­tes sa­lo­nes de Vie­na: que el es­co­te no era ade­cua­do, que el te­nien­te de dra­go­nes be­bía mu­cho y bai­la­ba po­co, o que la pri­ma del prín­ci­pe le te­nía co­mi­do el se­so. Por­que es­tos son los pro­ble­mas de Eu­ro­pa: que a los se­ño­ri­tos fran­ce­ses y ho­lan­de­ses les gus­tan los jue­gos de ries­go con sus ex­tre­mas de­re­chas; que a los se­ño­ri­tos es­pa­ño­les nos mo­la ha­cer ra­biar a la cas­ta con jó­ve­nes an­ti­sis­te­ma y blo­queos dis­pa­ra­ta­dos; que a los ita­lia­nos les po­ne de­rrum­bar los par­ti­dos tra­di­cio­na­les para po­ner de ár­bi­tro al pa­ya­so Bep­pe Gri­llo, al que la po­lí­ti­ca le abu­rre y el país le im­por­ta un ble­do; que mu­chos in­te­lec­tua­les aún creen que Tsi­pras y Va­ru­fa­kis, en vez de ser el pro­ble­ma, eran la so­lu­ción, o que el bre­xit es una res­pues­ta in­te­li­gen­te a la in­dig­na­ción, o que de­be­ría­mos ha­cer re­fe­ren­dos en ca­da pa­rro­quia has­ta con­ver­tir la UE en un mu­seo de irre­duc­ti­bles al­deas ga­las.

La opu­len­ta Eu­ro­pa de hoy es una ni­ña con­sen­ti­da y ca­pri­cho­sa que llo­ra y se sien­te des­gra­cia­da por cual­quier co­sa. Y que —mien­tras ma­má le da mi­mos, y los es­cla­vos tra­ba­jan las fin­cas, lim­pian la ca­sa y po­nen la me­sa— si­gue so­ñan­do con prín­ci­pes azu­les. Y así se en­tien­den nues­tras em­pe­ci­na­das des­ven­tu­ras. Por­que el que quie­re ser des­gra­cia­do ca­si siem­pre lo con­si­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.