Los ga­na­de­ros po­drán ven­der car­ne y le­che cru­da di­rec­ta­men­te al con­su­mi­dor fi­nal

El Gobierno ul­ti­ma la nor­ma­ti­va pa­ra re­gu­lar una prác­ti­ca co­mer­cial muy co­mún en el res­to de Eu­ro­pa

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - XOÁN RA­MÓN ALVITE

Si to­do va se­gún lo pre­vis­to, los ga­na­de­ros ga­lle­gos po­drán ven­der de for­ma di­rec­ta, sin in­ter­me­dia­rios, la car­ne y la le­che de sus ani­ma­les a pe­que­ños co­mer­cios e in­clu­so a los pro­pios con­su­mi­do­res. Esa pa­re­ce ser al me­nos la in­ten­ción del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Pes­ca, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te, que tra­ba­ja en la nor­ma­ti­va que re­gu­la­rá la pues­ta en mar­cha de una prác­ti­ca co­mer­cial que lle­va dé­ca­das desa­rro­llán­do­se con éxi­to en paí­ses co­mo Ita­lia, Ale­ma­nia o Fran­cia.

De he­cho, en es­te úl­ti­mo país es­tas transac­cio­nes es­tán to­tal­men­te ge­ne­ra­li­za­das, has­ta el pun­to de que el 87 % de los con­su­mi­do­res ga­los re­co­no­cen ha­ber ad­qui­ri­do di­rec­ta­men­te al pro­duc­tor al me­nos una vez, mien­tras que cua­tro de ca­da diez lo ha­cen de for­ma ha­bi­tual.

Las su­pues­tas ven­ta­jas de la ven­ta di­rec­ta —des­de la ca­li­dad del pro­duc­to a la me­jo­ra de la ren­ta­bi­li­dad pa­ra los ga­na­de­ros, pro­pi­cia­da por la au­sen­cia de in­ter­me­dia­rios— han pro­vo­ca­do un inusi­ta­do con­sen­so den­tro del sec­tor, que no so­lo apo­ya la pues­ta en mar­cha de es­ta me­di­da, sino que pi­de que su im­plan­ta­ción sea lo más rá­pi­da po­si­ble.

Des­de la pro­pia Con­se­lle­ría do Me­dio Ru­ral se re­cuer­da que ya en enero del 2014 se de­man­dó al mi­nis­te­rio la re­gu­la­ción de es­te ti­po de ven­tas y, pe­se a mos­trar su cau­te­la por­que «es­ta­mos a fa­lar dun bo­rra­dor que, po­lo tan­to, po­de va­riar», re­co­no­ce que re­sul­ta­rá be­ne­fi­cio­so pa­ra los pro­duc­to­res.

Opi­nión si­mi­lar ofre­cen las or­ga­ni­za­cio­nes pro­fe­sio­na­les agra­rias. «Aos con­su­mi­do­res, a com­pra di­rec­ta per­mi­ti­ra­lles ac­ce­der aos pro­du­tos máis fres­cos e de maior ca­li­da­de do mer­ca­do, pe­ro a un pre­zo non in­cre­men­ta­do po­las mar­xes que le­van os in­ter­me­dia­rios», apun­ta Ro­mán San­ta­lla, se­cre­ta­rio de Ga­na­de­ría de UPA, ma­triz es­ta­tal de Unións Agra­rias, una de las en­ti­da­des que más se es­tá mo­vi­li­zan­do pa­ra que es­ta nor­ma­ti­va vea la luz. «Evi­den­te­men­te, non é un­ha so­lu­ción aos pro­ble­mas es­tru­tu­rais do sec­tor

agro­gan­dei­ro, pe­ro si abre ex­pec­ta­ti­vas de vías de ne­go­cio de moi­tas gran­xas», re­co­no­ce. En esa lí­nea se ma­ni­fies­ta tam­bién Fran­cis­co Be­llo, vi­ce­pre­si­den­te de Asa­ja, que in­ci­de en la ne­ce­si­dad de rea­li­zar con­tro­les ex­haus­ti­vos pa­ra ga­ran­ti­zar que se cum­plen to­das las nor­ma­ti­vas sa­ni­ta­rias y de sa­lu­bri­dad ali­men­ta­ria. As­pec­tos am­bos a los que el bo­rra­dor mi­nis­te­rial, en cu­ya ela­bo­ra­ción par­ti­ci­pó la Agen­cia Es­pa­ño­la de Con­su­mo, Seguridad Ali­men­ta­ria y Nu­tri­ción (Ae­co­san), pres­ta es­pe­cial aten­ción.

Le­che sin tra­ta­mien­to tér­mi­co

La nue­va re­gla­men­ta­ción so­bre la ven­ta di­rec­ta tam­bién abre nue­vas po­si­bi­li­da­des pa­ra las ex­plo­ta­cio­nes le­che­ras ga­lle­gas, pues les per­mi­te la co­mer­cia­li­za­ción di­rec­ta de su pro­duc­ción sin nin­gún ti­po de tra­ta­mien­to tér­mi­co. Es de­cir, las gran­jas pue­den ven­der la le­che en cru­do siem­pre y cuan­do cum­plan con la nor­ma­ti­va sa­ni­ta­ria en re­la­ción con la ca­li­dad del pro­duc­to y su en­fria­mien­to tras el or­de­ño.

Los prin­ci­pa­les re­qui­si­tos que es­ta­ble­ce el bo­rra­dor del de­cre­to pa­san por la obli­ga­to­rie­dad de que la le­che sea en­va­sa­da pa­ra su ven­ta y que es­te pro­ce­so se lle­ve a ca­bo me­dian­te un dis­po­si­ti­vo de cie­rre que im­pi­da su con­ta­mi­na­ción. Tam­bién se exi­ge que en la eti­que­ta fi­gu­ren, jun­to a la fe­cha de en­va­sa­do, las in­di­ca­cio­nes de que, al tra­tar­se de le­che cru­da, es ne­ce­sa­rio her­vir­la an­tes de con­su­mir y que su con­ser­va­ción de­be rea­li­zar­se a una tem­pe­ra­tu­ra de en­tre 1 y 4 gra­dos cen­tí­gra­dos.

Sa­cri­fi­cios en las gran­jas

Una de las prin­ci­pa­les no­ve­da­des re­co­gi­das en el pro­yec­to nor­ma­ti­vo del mi­nis­te­rio es que per­mi­te a los pro­duc­to­res aví­co­las y cu­ní­co­las —es­tos úl­ti­mos de­be­rán te­ner me­nos de 50 ma­dres— rea­li­zar sa­cri­fi­cios de ani­ma­les, con des­tino a la ven­ta di­rec­ta, den­tro de su pro­pia ex­plo­ta­ción. Se es­ta­ble­ce, sin em­bar­go, un to­pe de 25.000 aves y de 15.600 co­ne­jos al año.

Del mis­mo mo­do, el bo­rra­dor plan­tea­do por la Sub­di­rec­ción Ge­ne­ral de Pro­mo­ción de la Seguridad Ali­men­ta­ria tam­bién abre la puer­ta al sa­cri­fi­cio de es­pe­cies co­mo la por­ci­na o la equi­na, si bien, por tra­tar­se de ani­ma­les sen­si­bles a la tri­qui­na, es ne­ce­sa­ria la rea­li­za­ción de aná­li­sis com­ple­men­ta­rios que des­car­ten la pre­sen­cia de es­te pa­rá­si­to.

El cer­do y el ca­ba­llo ten­drán más con­tro­les pa­ra pre­ve­nir la tri­qui­no­sis

AL­BER­TO LÓ­PEZ

La me­di­da abre nue­vas ex­pec­ta­ti­vas al sec­tor agro­ga­na­de­ro de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.